Ven y Sígueme

     Si la confianza del corazón estuviera al comienzo de todo…

    La confianza en Dios, la fe, es una realidad muy sencilla, tan sencilla que todos pueden acogerla. Es  como un salto retomado al infinito.

    No lo olvides: Dios no se impone nunca como una voluntad amenazadora. Cristo no desea jamas el tormento para nadie. Si para ti el vivir de Dios significara tener miedo de Él, interrógate.

    Dios es solo Amor (1 Jn 4,8 y 16). La voluntad de su amor no es como una ley duramente esculpida en tablas de piedra. Por el Espiritu Santo ha sido grabada en lo íntimo del corazón humano (Jr 31,33 y 2 Cor 3,3).

    Un día comprendiste que, sin tú saberlo, un sí había sido grabado en lo más profundo de tu ser. Y elegiste avanzar en pos de Cristo.

    En silencio, en presencia de Cristo, has comprendido su palabra: “Ven y sígueme (Mc 10, 21), yo te daré donde descansar tu corazón”.

     Hete aquí empujado a la audacia de un sí hasta el último aliento.

 

Hno .  Roger, “Las Fuentes de Taizé”. Dios nos quiere felices. PPC, Madri, 2006, pp. 66

Esta entrada fue publicada en Meditaciones. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Ven y Sígueme

  1. Marcita dijo:

    Dios es sólo Amor, un Amor infinito, irremplazable, puro, único e inigualable…

    Me gusta

  2. Anónimo dijo:

    Dios es sólo Amor, un Amor interrogable, infinito, puro e irremplazable…

    Me gusta

  3. uno mas dijo:

    Es curioso Hº Gabriel Tú cita sobre el “SI”, va mas allá de la razón, de la conciencia; aparece en uno sin saber como, cierto que se le ha buscado, se le ha pedido, pero aparece de la noche a la mañana sín intervención propia y sin tocar el libre albedrio. De pronto se da uno cuenta que va siguiendo a Cristo.

    Me gusta

  4. ALEXIS dijo:

    AMÉN…

    Me gusta

  5. Bellísimo post! ¡Cuánta verdad en estas palabras! Lo tomo prestado para mi blog si me permitís.
    http://www.susanatopasso.blogspot.com

    Me gusta

  6. Anónimo dijo:

    me siento identificada con este mensaje. aunque seamos barro fragil El confib en nosotros.

    Me gusta

  7. olga dijo:

    gracias
    un Dios que es misericordia no quiere nada malo para mí, me quiere feliz no quiere nada malo para cada uno de nosotros, pero aveces no tenemos fe y cuando nos viene la desgracia entonces nos enojamos con nuestro creador porque no reconocemos su amor, cuando nos tomamos el tiempo para conocer nuestra fe y iglesia entonces comprendemos que el amor nunca puede desear nada malo, viniendo de DIOS todo es amor y misericordia. Jesús dijo ¿Acaso alguno de ustedes daría a su hijo una piedra cuando le pide pan?
    10. ¿O le daría una culebra cuando le pide un pescado? san mateo 7,9-10-11
    11. Pues si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡con cuánta mayor razón el Padre de ustedes, que está en el Cielo, dará cosas buenas a los que se las pidan!

    que amor tan grade tiene DIOS para con cada uno de nosotros.
    amen
    gracias hermanos por estos textos

    Me gusta

  8. carlos dijo:

    continuamente intento seguir y ser fiel al Señor…pero
    debo pedirle a cada instante el don de la fe y que cambie
    mi corazon de piedra

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s