La adoración Eucarística

             La adoración eucarística es un camino hacia la contemplación, hacia la unión mística, pues la espiritualidad eucarística nos ayuda a comprender la verdadera naturaleza de la contemplación cristiana, que no puede reducirse a una pura admiración estética o estática, sino que es siempre coparticipación dialogal. Cristo es el Amén del Padre, la última palabra que, además de dar sentido cumplido a todo el proceso salvífico precedente, se convierte en criterio de interpretación de todo. El silencio de Cristo en la presencia eucarística interpela, pues Él es una palabra pronunciada que incita a la persona a dar una respuesta de asentimiento  o rechazo. Además, es una propuesta salvífica que uno debe profundizar en todo su contenido, pues al aceptarla en la comunión con Cristo, debe explicitarla en cada momento y en cada lugar.

             El silencio eucarístico de Cristo lo podemos considerar también a la lógica de la cruz e invitación a entrar nosotros en este misterio. El tema de la pobreza en la Iglesia encuentra en la eucaristía su significado más profundo. Acostumbrados a escuchar al Salvador silencioso, la Iglesia, más aún que en la pobreza de riquezas o de medios, expresa su pobreza en la capacidad de escucha de toda invocación humana, aun la más débil. Lo primero que podemos ofrecer a los demás es darles la posibilidad liberadora de ser escuchados. El testimonio de nuestra vida se realiza, antes de hablar, en escuchar, en aceptar y acoger a los demás como camino para la amistad.

             Cuando la amistad del Señor llega a lo más intimo del ser amado, el Espíritu derrama un amor que abre el ánimo con impulso de amistad hacia todos los demás. “Os doy mi mandamiento, dice Jesús: amaos unos a otros como yo os he amado” (Jn l5,12; 13,34). Cuanto más penetra la efusión del Espíritu en nuestro interior, más sabemos abrazar a los otros con amor de amistad. De hecho se nos capacita para ser “hijos del Padre celestial, que hace salir el sol sobre buenos y malos, y llover sobre justos e injustos” (Mt 5,45; 1Jn 4,11).

[…]

José Luis Vázquez Borau, El camino espiritual de Carlos de Foucauld. San Pablo. Madrid, 2008,  pp. 142-143

Esta entrada fue publicada en Meditaciones. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a La adoración Eucarística

  1. Lydia Fernandez dijo:

    Con el silencio de acogida, es donde El Señor me interpela y activa hacia adentro y luego hacia fura con su amorosa presencia Eucarística. Bendito y alabado seas por siempre Señor!!

    Me gusta

  2. Olga dijo:

    la adoración eucarística es lo mas hermoso que hay, es estar en su presencia, yo le hablo y Él me escucha, Él me habla y yo lo escucho es una contemplación al señor y la paz que te da, estar con Él en su presencia en adoración, alabanza te amo mi señor.
    LES PIDO UN FAVOR ORACIÓN POR UN JOVEN QUE FUE ASALTADO ESTA GRAVE TIENE 2 BEBES POR FAVOR
    GRACIAS

    Me gusta

  3. Horacio de Jesus Crucificado dijo:

    Cristo es amor. Cristo Eucaristia es el pan vivo bajado del cielo. Es Dios con nosotros. Eucaristia es participar del amor insondable del Mesias, del Hijo del Padre, del crucificado, muerto y sepultado. Gran misterio de amor es el haberse quedado con nosotros en cuerpo, sangre, alma y divinidad, bajo las especies del pan y del vino. Maestro divino, no me abandones jamas.

    Me gusta

  4. claudio pini dijo:

    La presencia de nuestro Señor en la Eucaristia, es uno de los mas grandes misterios de la humanidad, porque es misterio de union, de transformación, de sacrificio , de amor, de cruz, muerte y resurrección, es la sintesis mas perfecta de todos los misterios de la naturaleza y de la gracia, supera todas las expectativas humanas y asombra creo hasta el Padre, que vive en el Hijo que al verlo admira en El la propia esencia divina y hace mas cercano al Espiritu Santo, que con sus dones nos predispone mejor a vivir la experiencia de Dios en nosotros. La Santisima Trinidad quiso entablar una relación de amistad eterna con el hombre a través del Hombre que nos anima a lo inesperado, nos hace saber que esperamos, hacia donde vamos y a donde llegaremos en especial de la mano de la Santisima Virgen, que ya vive en el centro del amor de Dios. Que Dios y la Virgen los bendigan, los protejan y los libren de todo mal. Paz y bien.

    Me gusta

  5. hno. manuel dijo:

    yo tengo que volver a la adoración al santísimo, aun cuando digan por estos lados que es evadirse de la realidad y que quien reza encubre su vida falsa por este medio de escape, yo deseo volver a la oración porque se que a través de ella se logra el conocimiento de si y la paz interior que tanto se anhela.

    Me gusta

  6. soledad dijo:

    No se que decir sólo se que necesito estar más a los pies del sagrario para poder crecer en esa profudidad del conocimiento de ese gran Silencio Eucarístico, gracias,

    Me gusta

  7. Alabanzas y gracias sean dadas en todo momento al Santísimo Sacramento!

    Me gusta

  8. Antonio dijo:

    El que no cabe en el universo,por nosotros se hace pequeño…particula…por amor nuestro…ADOROTE DEVOTE…El que es la Palabra…el Verbo creador de Dios se hace silencio para escuchar nuestros gemidos…VEN SPIRITU SANTO.
    Cuanto me has amado.!!
    La Vida es muerta en la cruz, pero…resurge…resucita a la vida inmortal.
    Ten misericordia de nosotros y llevanos al Cielo.

    Me gusta

  9. mirta jimenez martin dijo:

    Jesús Eucaristía es la muestra de amor y sencullez más grande, se hizo pequeñito para estar en todos los Tabernáculos del mundo, Él nos espera siempre, en silencio, con amor,nos acoge, solo debemos decir ” aqui estoy Señor”

    Me gusta

  10. uno mas dijo:

    Me gusta eso de que La Iglesia no nos expresamos ni por la falta de riqueza ni por la excased de medios, asi que como <rico y con un buen Patrimonio lo unico que tengo que hacer es la escuchacion (Jimenez Diaz) ASI NOS VA HERMAN@S

    Me gusta

    • Hno. Gabriel de Santa Maria fmv dijo:

      Hermano, creo que no has leído bien el texto, que no dice qué tienes que hacer “si eres rico y con buen patrimonio”, (para esto basta acoger el evangelio “no podéis servir a Dios y al dinero”, “donde este tu tesoro estará tu corazón”, “bienaventurados los pobres…” “dadles vosotros de comer…” etc.), sino que la pobreza es primero que nada una actitud de escucha; deja claro que no es sólo eso, sino que es la primera expresión de nuestra pobreza, no la única ni la exclusiva.

      Un abrazo invocando el Santo Nombre

      Me gusta

  11. Juan José Ruscalleda Camprobí dijo:

    El silencio activo, silencio de acogida. Qué gran verdad!! Gracias por ayudarme a crecer. Un abrazo.
    JUAN JOSE

    Me gusta

  12. rosa de María dijo:

    Les comparto que mi conversión fue a través de estar frecuentemente ante el Santísimo Sacramento, yo que me iba a cambiar de religión fui invitada a estar cada sábado media hora ante el Santísimo expuesto meditando el Kerygma y al paso del tiempo no me cambié de religión y ahora soy más eucarística. Ahora tengo la experiencia palpable de que JESUS está realmente VIVO Y PRESENTE, y como decimos en México, EN PERSONA en el Santísimo Sacramento. Jamás me imaginé que mi vida daría un cambio de 180 grados, tan sólo por estar delante del Santísimo, Él hizo los cambios en lo secreto de mi alma y en silencio, jamás pude darme cuenta cómo o dónde, pero fueron cambios grandísimos.
    VIVA JESUS SACRAMENTADO!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s