Vela ante el Santísimo sacramento

 

HIMNO

Aquella noche santa,

te nos quedaste nuestro,

con angustia tu vida,

sin heridas tu cuerpo.

Te nos quedaste vivo,

porque ibas a ser muerto;

porque iban a romperte,

te nos quedaste entero.

Aquella noche santa,

te nos quedaste nuestro.

Te nos quedaste todo:

amor y sacramento,

ternura prodigiosa,

todo en ti, tierra y cielo.

Te quedaste conciso,

te escondiste concreto,

nada para el sentido,

todo para el misterio.

Aquella noche santa,

te  nos quedaste nuestro.

Vino de sed herida,

trigo de pan hambriento,

toda tu hambre cercana,

tú, blancura de fuego.

     Te adoro, Cristo oculto

     te adoro, trigo tierno. Amén.

(Liturgia de la Solemne Vigilia Conmemorativa del Sagrado Cuerpo y Sangre de Cristo. Adoración Nocturna  Femenina Española)

Esta entrada fue publicada en Poesia religiosa. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Vela ante el Santísimo sacramento

  1. Rosa Eva Yurcic dijo:

    Oh, Jesús Sacramentado, Tú Eres Luz en el Camino de la Vida,Tú nuestro Alimento Santo, ,Tú Nuestra Alegría y Consuelo en la Soledad de la oscura noche de los que ansiamos que Te Amen y Te Reconozcan…

    Me gusta

  2. Hno Horacio de Jesús Crucificado FMV dijo:

    !Oh señor Jesús, quédate para siempre conmigo en mi interior. Que tu alma, cuerpo, humanidad y divinidad permanezca por siempre conmigo, allá en el interior de mi alma. No me abandones nunca. Cuando te ofenda con mi pecado, perdóname Señor, y asi podrás estar dentro de mi corazón. Dios mio, te necesito por siempre.

    Me gusta

  3. Anónimo dijo:

    HOSTIA DIVINA HOSTIA SANTA PURIFICA MI CORAZÓN QUE ME FALTE TODO MENOS TÚ

    Me gusta

  4. Rosa A. dijo:

    Creo Senor que estas ahi, pero aumenta mi Fe y la de mi familia y humanidad entera.

    Me gusta

  5. Anónimo dijo:

    Oh Jesús, sacia mi sed y mi hambre con Tu Cuerpo y con Tu Sangre…Deus Benedcite!!

    Me gusta

  6. Hno Horacio de Jesús Crucificado F del S N dijo:

    Hermanos:

    Quiero compartir con ustedes, en este día del Cuerpo y la sangre de Cristo, unos apuntes que hicera el Pbro. Emilio Betancur sobre el tema.

    Espero que les sirva para su crecimiento espiritual.

    “La totalidad de Jesús aparece manifestada en su cuerpo. Todos los sacramentos están enraizados en nuestra vida corporal, nacimiento, muerte, comida, enfermedad, pecado. Para ser creyentes participamos en el cuerpo de un Cuerpo, el de Jesús. El cuerpo es lo que Jesús le ofrece a los discípulos y ellos experimentan su intimidad, pero también su vulnerabilidad.

    El Pan y el Vino pasan por la muerte antes de llegar a la consagración, para convertirse en el pan, los granos son molidos, lo mismo pasa con los racimos. Este pan y este vino frutos de la tierra y del trabajo del hombre, están destinados a ser compartidos: “Tomad y comed, tomad y bebed”.

    Compartir, comulgar con el cuerpo de Jesús es de igual importancia que la presencia real en la Eucaristía. El pan es dado a los discípulos y el cáliz de su sangre es derramada por muchos; ambos nos reúnen en Asamblea litúrgica para ser enviados; así la Eucaristía no toma el nombre de la “Comunión” sino de la “Dispersión”. “Itte Missa est”: Fue el Crucificado quien quiso que Pablo perteneciera más a la dispersión, que a la comunión.

    Demos con Pablo, gracias a Dios por la Cruz, cuyo memorial es la Eucaristía y su extensión la
    Solidaridad (2Cor8, 1ss).

    Esta es la sangre de la alianza que hace el Señor con vosotros

    Alzaré la copa de la salvación, invocando el nombre del Señor.

    ¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? Alzaré la copa de la salvación, invocando su nombre.

    Mucho le cuesta al Señor la muerte de sus fieles. Señor, yo soy tu siervo, hijo de tu esclava; rompiste mis cadenas.

    Te ofreceré un sacrificio de alabanza, invocando tu nombre, Señor. Cumpliré al Señor mis votos
    en presencia de todo el pueblo.

    La sangre de Cristo podrá purificar nuestra conciencia

    Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo – dice el Señor- el que coma de este pan vivirá para siempre.

    Esto es mi cuerpo. Ésta es mi sangre

    Esta es la sangre de la alianza que hace el Señor con vosotros

    “Mientras comían, Jesús tomó un pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio, diciendo:
    «Tomad, esto es mi cuerpo.» Cogiendo una copa, pronunció la acción de gracias, se la dio, y todos bebieron. Y les dijo: – «Esta es mi sangre, sangre de la alianza, derramada por todos. Os aseguro que no volveré a beber del fruto de la vid hasta el día que beba el vino nuevo en el reino de Dios.»

    Me gusta

  7. Hno Horacio de Jesús Crucificado FMV dijo:

    Oh mi buen Jesús. te quedaste para siempre con nosotros en ese hermosos misterio de la Eucaristía. No te vayas nunca de mi vida mi Buen Jesús. Permanece por siempre a mi lado.. Quiero amarte todos los días de mi vida. Perdona siempre mis infidelidades y no alejes tu santo rostro de mi presencia. Quiero que seas siempre el Dios de mi vida.. Eucaristía, milagro de amor. Pan y vino consagrados, cuerpo, alma, humanidad, divinidad, y presencia eterna del Dios Hijo con nosotros.. Que alegría la que siento cuando te recibo dentro de mi al comulgar. Te amo Señor.

    Me gusta

  8. Rosa María dijo:

    Oh, Cuerpo y Sangre! precioso alimento. Locura de amor y ternura únicos. Gracias.

    Me gusta

  9. mirta jimenez martin dijo:

    Una gran verdad para tener siempre presente, muy lindo, gracias

    Me gusta

  10. uno mas dijo:

    Pos Hº Gabriel si eres Tu el autor es fenomenal y sino tambien; y muy digna de meditacion

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s