Mística

            Hubo un tiempo en que los místicos eran tenidos por personas extrañas cuyos escritos eran especialmente irrelevantes para las preocupaciones y las necesidades de nuestro mundo. Hoy se ha invertido esa tendencia. Un número cada vez mayor de personas leen actualmente a los místicos, tanto occidentales como orientales, los estudian en sus contextos históricos, publican ediciones críticas de sus escritos y descubren que tienen mucho que decir a nuestras inseguridades e incertidumbres posmodernas7. Las obras de místicos medievales como Meister Eckhart, Hildegarda de Bingen, Juliana de Norwich, Catalina de Siena, el autor anónimo de La nube del no saber y los famosos místicos españoles Teresa de Jesús, Juan de la Cruz e Ignacio de Loyola, por nombrar sólo a unos pocos, se encuentran en los estantes de nuestras librerías junto a las obras de místicos modernos como Thomas Merton y Thich Nhat Hanh.

 

            Los místicos no son personas extraordinarias que realizan hazañas sobrehumanas y se ven arrebatadas en extrañas y milagrosas experiencias. Los místicos son apreciados actualmente como personas que toman a Dios en serio. No sólo creen en la existencia de Dios o de lo divino, sino que afirman que han experimentado la presencia de Dios en su vida y en el mundo. La finalidad y el propósito de la mística es la unión con Dios, una unicidad con lo divino que es completa y total. Para los místicos, todo lo demás procede de ahí. Cuando la misteriosa presencia de Dios llena su conciencia en formas imposibles de describir, sus vidas quedan transformadas. Se vuelven felices, alegres, confiados, humildes, amables, libres y seguros. El hambre de espiritualidad es precisamente hambre de estas cosas.

 

            Una de las características de la experiencia mística de unión con Dios es que siempre incluye una experiencia de unicidad con todos los seres humanos y con todo el universo. Francisco de Asís, por ejemplo, se sintió completamente unido a todos sus hermanos y hermanas, y también al Hermano sol y a la Hermana luna. Las personas se sienten hoy fascinadas y profundamente conmovidas por la experiencia mística de unicidad. Pero lo que atrae la atención por encima de todo lo demás es la afirmación de que la unión mística es más una experiencia religiosa que un dogma religioso.

 

            El movimiento que va de las ideas y los pensamientos a la experiencia, del conocimiento intelectual al conocimiento sentido, ha sido durante mucho tiempo parte de la historia humana. En el posmodernismo ha alcanzado un clímax sin precedentes. Lo que se demanda es experiencia, no grandes ideas. Y los místicos han sido siempre los grandes defensores de la experiencia religiosa profunda.

      _______________________________________

(7). Véase, por ejemplo, Don CUPITT, Mysticism after Modernity,

Blackwell, Malden (MA) – Oxford 1998, pp. 3-6 et passim.

Jesús, hoy. Albert Nolan, o.p.  Sal Terrae. Santander, 2007. P. 34-35

Esta entrada fue publicada en Meditaciones y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Mística

  1. Rodolfo Plata dijo:

    Santa Teresa decía que los místicos cristianos se imaginaban su camino hacia el éxtasis o experiencia de trascendencia como una escalera al cielo que debía remontar paso a paso. Esta escala de la perfección, tenía tres estados principales; el primero se llamaba la vida purgativa, el segundo la vida iluminativa y el tercero la vida unitiva, que representaba el estado de la perfecta contemplación. La vida purgativa necesita lógicamente una autodisciplina o ascetismo, ya que requiere del aislamiento de las cosas de este mundo para interiorizarse y auscultarse, haciendo un examen de conciencia identificando nuestros defectos o rasgos negativos que son la causa de nuestros pecados, para extinguirlos practicando las virtudes opuestas a nuestros defectos.

    Me gusta

  2. olga moreno dijo:

    Que bello texto
    los místicos ese gran amor por DIOS………Él es el centro de sus vidas no hay nadie que ocupe un lugar mas que nuestro señor…….es su amado……….no hay tristezas en sus vidas todo es gozo y paz………….viven una vida centrada en su amado……….su cara resplandece de una luz hermosa al estar tan cerca de DIOS……………..y su total confianza en ÉL…………cuando yo hago oración, voy a un retiro, siento un gozo enorme estoy totalmente feliz………me imagino que alegría tan enorme sienten los místicos si la mía la siento grande y la disfruto…………..que no sentirían estos místicos…………grandes santos…………..que amor tan profundo por nuestro señor……..amen
    hna MARÍA
    Mi clave no funciona que debo hacer hermana mía
    mil gracias

    Me gusta

  3. Un muy buen texto el que has puesto aquí Gabriel. Sitúa perfectamente el tema en su contexto y lleva a lo esencial de la mística: “Cuando la misteriosa presencia de Dios llena su conciencia en formas imposibles de describir, sus vidas quedan transformadas. Se vuelven felices, alegres, confiados, humildes, amables, libres y seguros”. La mística puede dar respuestas al hombre de hoy y de todos los tiempos, que no pueden alcanzarse de otro modo. Un saludo fraterno, invocando a Cristo.

    Me gusta

  4. un pecador dijo:

    caramba hermano has dado en el clavo esto es lo que yo busco en mi vida que dios lo llene todo como decia un libro que se llama portadores de fuego ser deificados o san pablo vivo yo pero nosoy yo es cristo que vive en mi bendiciones

    Me gusta

  5. También parece por lo poco que conozco que los y las grandes místicos , además de los consuelos y alegría de su unión con Dios aquí en la tierra , han sufrido mucho de varias maneras ,no depende de nosotros hacernos místicos , Dios lo da a quien quiere y Él sabe por que y a quien como dice un pedazo del texto :Cuando la misteriosa presencia de Dios llena su conciencia en formas imposibles de describir, sus vidas quedan transformadas. Se vuelven felices, alegres, confiados, humildes, amables, libres y seguros. El hambre de espiritualidad es precisamente hambre de estas cosas

    Me gusta

  6. Maria Gabriela dijo:

    Gracias hno Gabriel por estas reflexiones y todas, son de gran enriquecimiento espirituall, en este caso sobre los misticos, que no es otra cosa que la experiencia de union con Dios, que va transformando cada vez mas la vida personal de la persona, provocando ese amor mayor por Dios, manifestado en el projimo. Bendiciones

    Me gusta

  7. rec1946 dijo:

    Gracias y bendiciones!

    Me gusta

  8. Anónimo dijo:

    Hermosìsmo post. Gracias hermanos por todo los aportes. Los comparto siempre con mis amigos y algunos, con vuestro permiso, me los llevo a mi blog pues son para compartir con todo el mundo. Gracias. Dios les bendiga siempre.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s