Meditación silenciosa

     La meditación no es una actividad mental semejante a la reflexión sobre Dios o sobre Jesús. La meditación, al menos tal como esta palabra suele entenderse hoy, es un ejercicio para calmar la mente y el corazón… y el cuerpo. Es una manera de llegar al silencio interior.

     Nuestras mentes y nuestros cuerpos están inquietos. Nuestras cabezas están abarrotadas de sentimientos: recuerdos, planes, miedos, preocupaciones, deseos, ira, frustración. Repetimos en nuestra cabeza lo que ha sucedido recientemente: lo que hemos dicho, lo que nos han dicho, lo que deberíamos haber dicho y lo que diremos la próxima vez. Nuestra mente y nuestro corazón están siempre muy ocupados. De hecho, incluso cuando conseguimos tener un rato de tranquilidad, el ruido y la actividad frenética de nuestra vida entran apresuradamente en nuestra mente y en nuestro corazón. Hay silencio exterior, pero no silencio interior.

     Lo peor es que no parece que tengamos control sobre este caos de pensamientos y sentimientos. De hecho, nuestros pensamientos nos controlan y dirigen. Somos como un corcho que aparece y desaparece sacudido por un mar tempestuoso. Cuanto más tratamos de permanecer tranquilos o de quitarnos algo de la cabeza, tanto más se presenta de nuevo y ocupa nuestra atención. Nuestros pensamientos y sentimientos caóticos nos impulsan a hacer cosas que realmente no queremos hacer y a decir cosas que sabemos perfectamente que no deberíamos decir.

     La meditación es una manera de poner cierto orden y paz en este caos vaciando nuestra mente de todos los pensamientos y sentimientos. Esto no es tan imposible como podría parecer. Hay una manera de hacerlo que se ha usado con mucho éxito a lo largo de los siglos en el cristianismo y en las religiones orientales.

     Los primeros eremitas cristianos en Egipto y en Siria se retiraban al desierto, como había hecho Jesús, en busca de Dios. Para ellos el primer paso era la hesychia, o silencio del corazón. Lo hacían sobre todo por medio de la repetición de lo que se llamaba la “Oración de Jesús”: ¡Señor Jesús, ten misericordia de mí!. Asociada a veces al ritmo de la respiración, la finalidad de esta práctica era calmar el corazón y la mente. Como ejercicio espiritual, la hesychia se ha practicado en el cristianismo ortodoxo hasta nuestros días. Algunos místicos occidentales la adoptaron y la adaptaron, especialmente Juan Casiano, escritor del siglo IV que ejerció una gran influencia en la espiritualidad occidental.

     El monje benedictino John Main, que murió en 1984, popularizó una forma similar de meditación usando una o dos palabras repetidas que él llamaba mantra (una palabra sánscrita usada en las religiones orientales). A muchos de nosotros esto nos ha resultado muy eficaz para acallar la mente y apaciguar el corazón.

        Otros muchos cristianos han encontrado la paz de la mente siguiendo la práctica conocida como “oración centrante”. En este caso la expresión repetida es llamada palabra sagrada personal, pero la práctica es en gran medida idéntica.

     […]”En la meditación de las grandes religiones”, escribe Willian Johnston, “la persona progresa cuando va más allá del pensamiento, de los conceptos, de las imágenes, del razonamiento, y entra así en un estado de conciencia más profundo o en un modo de percepción más intenso, caracterizado por un profundo silencio” (*) .   

  Thomas Merton escribió: “La contemplación es esencialmente escuchar en el silencio” (*). Ya el profeta Elías descubrió en la cueva de la montaña que Dios no estaba en el viento ni en el terremoto ni en el fuego, sino en el silencio de una suave brisa (I R 19, 11-13). Y, en palabras de Meister Eckhart, “nada se parece más a Dios que el silencio” (*).

     (*) Notas y fuente del texto en: Albert Nolan. Jesús, hoy. Una espiritualidad de libertad radical. Presencia Teológica, 157. Ed. Sal Terrae. Santander, 2011 -6ª edición- pp. 132-134

Esta entrada fue publicada en Meditación diaria. Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a Meditación silenciosa

  1. César Augusto dijo:

    GRACIAS por todas estas bellas reflexiones.he empezado apracticar la oracion y en realidad son muchas las distracciones que se presentan.Dios los bendiga a todo@s.

    Me gusta

  2. CUANDO MEDITAMOS CONTEMPLATIVAMENTE EN LA BUSQUEDA DE LA ESPIRITUALIZACION SANTIFICANTE, Y HACEMOS SILENCIO INTERIOR EN UN SILENCIO EXTERIOR, ESTE SILENCIO SE CONVIERTE EN SANTO, SAGRADO Y BENDITO, PUES ESTE SANTO SILENCIO SE CONVIERTE EN LA LA VOZ DE DIOS, Y LO MISMO OCURRE SI ESTAMOS EN SOLEDAD INTERIOR Y EXTERIOR, JUNTO AL SANTO SILENCIO, ESTA SOLEDAD SE CONVIERTE EN SANTA, SAGRADA Y BENDITA, Y POR LO TANTO EN LA PRESENCIA DE DIOS, MUY INTERIORMENTE EN NUESTRO CUERPO, ASI COMO SU VOZ, RECORDEMOS QUE NUESTRO CUERPO, ES UN TEMPLO O SAGRARIO EN DONDE MORA DIOS, LO DICE LA SANTA BIBLIA, PALABRA DE DIOS.-PAZ Y BIEN PARA TODAS Y TODOS LOS QUE BUSCAN LA VIDA EREMTICA SEGLAR URBANA O RURAL, Y ALABADO SEA< NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, DIOS Y HOMBRE VERDADERO.-FRANCISCANO PROFESO SEGLAR DE VOTOS PERPETUOS Y EREMITA SEGLAR URBANO.-

    Me gusta

  3. Anónimo dijo:

    Hola Amigos: rezen por mi , gran tribulacion y purificacion, oracion de Jesus permanente me da mas paz a este atribulado corazon

    Me gusta

    • EN MIS POBRES ORACIONES CRISTIANAS, FRANCISCANAS Y EREMTICAS SEGLARES URBANAS, LO TENDRE A USTED PRESENTE.-DIOS LO HA DE DE BENDECIR A USTED ETERNAMENTE, ASI COMO A TODOS LOS HIJOS DE DIOS, QUE SUFREN EN ESTE VALLE DE LAGRIMAS,,A DONDE VENIMOS DESTERRADOS A GEMIR Y LLORAR, PERO ALGUN DIA NO MUY LEJANO, ALCANZAREMOS LA GLORIA ETERNA CELESTIAL, EN DONDE ES UN GOZO ETERNO INDESCRIPTIBLE, EN DONDE NO HAY DOLOR NI MUERTE JAMAS, AL LADO DE TODOS LOS HIJOS DE DIOS Y DE TODOS NUESTROS ANTEPASADOS, QUE SON MILLONES Y MILLONES DE MUCHISIMOS MILLONES DE SERES ESPIRITUALES, QUE NOS ESPERARAN CON LOS BRAZOS ESPIRITULES MUY ABIERTOS, DE SANTO REGOCIJO, SOLO TENEMOS QUE HACER SOL.AMENTE EN ESTA SANTA TIERRA, OBRA CREADORA DE NUESTRO DIOS, PASAR DEL EVANGELIO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, DIOS Y HOMBRE VER
      DADERO A NUESTRA VIDA ,Y DE NUESTRA VIDA, A SU EVANGELIO, Y CONVERTIRFNOS EN EVANGELIO VIVIENTE.-PAZ Y BIEN PARA USTED Y TODOS LOS SUYOS, Y QUIENES NO LO SON SUYOS TAMBIEN, Y ALABADO SEA NUESTRRO SEÑOR JESUCRISTO,DIOS Y HOMBRE VERDADERO.-MI DIRECCION POSTAL ES: CALLE 03 NUMERO 24, URBANIZACION SUCRE,BARRIO SUCRE,PARROQUIA PEDRO MARIA MORANTES, SAN CRISTOBAL, ESTADO TACHIRA, LOS ANDES, VENEZUELA, SUR AMERICA, TELEFONOS 0276-3533073 Y CELULAR 0414-9329296.-FRANCISCANO SEGLAR PROFESO PERPETUO Y EREMITA SEGLAR URBANO.—

      I

      Me gusta

  4. jeanne batzou dijo:

    Unos versículos sobre el silencio sacados del libro extraordinario el Mensaje Reencontrado de Louis Cattiaux:

    “Permanezcamos silenciosos y solitarios,
    escrutemos atentamente la naturaleza
    movediza, roguemos a Dios
    con amor y exceso, así llegaremos fácilmente
    a la luz que engendra al Universo”. III,6

    “Dios se manifiesta al hombre
    cuando es deseado, amado y reconocido
    por éste, en el silencio de la
    unión: «Allí donde el vacío del espíritu
    engendra la plenitud del alma»”. VIII, 58

    Me gusta

  5. alfredo jiménez correa dijo:

    Me siento más que afortunado de ser llamado a este camino nada fácil, pero el mismo que recorrió Jesús para unirse a su Padre. Gracias Señor por escogerme a ser uno contigo teniéndote en el corazón día y noche. Bendito sea el nombre de Jesucristo, Amén.

    Me gusta

  6. olga moreno dijo:

    gracias, por todos estos textos tan bonitos
    donde mas se conecta uno a DIOS es en el santísimo sacramento, que silencio y que contemplación siente el estar en su presencia,
    pero de textos aprenderé a silenciar ruidos interiores y ruidos exteriores.
    que afortunado el profeta Elías.
    hermanos dios les bendiga
    gracias

    Me gusta

  7. Rosa María dijo:

    Es maravilloso el espacio de silencio. Uno se da cuenta de esto cuando te invade el ruido y deseas con ansiedad, a veces, de lograr el silencio físico. Hace un tiempo, estoy intentando cada día un rato del silencio interior, por que no siempre tienes el exterior. Bendiciones.

    Me gusta

  8. Juan de Santa María dijo:

    Santa Tersita cuenta en su historia de un alma, que también tenía distracciones en la oración mental, pero hacía de esos pensamientos oración…es decir, lo que imaginamos, lo que pensamos, los que viene a nuestra mente en la oración, debe ser objeto de ella, así se apacigua el corazón y la mente y volvemos al estado de profundo recogimiento en que el alma está a solas con “Aquel que sabemos nos ama” como dice Santa Teresa. Con mi abrazo fraterno. Juan de Santa María.

    Me gusta

  9. Anónimo dijo:

    EL SILENCIO ES LA PUERTA DE ENTRADA PARA LA COMUNICACIÓN CON EL AMADO,SILENCIO EXTERIOR E INTERIOR DANDO FACILIDAD PARA QUE EL ALMA LLEGUE A ESA UNIÓN DE AMOR CON NUESTRO CREADOR.

    Me gusta

  10. Loreto dijo:

    En el silencio contemplativo empezamos a hacer ausencia de nuestro yo, y se presenta solo en el silencio ,la conciencia de la presencia de DIOS mismo en nosotros , abriendo una realidad (divina, que para algunos es ensonación ) ,que contemplando la naturaleza recrea un estado de elevación que me envuelve en sintonía con EL CREADOR. La Gracia llega poniendo imagenes pajaritos , aromas,acciones, pensamientos,evoca situaciones biblicas. Perdón no puedo explicarlo en su totalidad ,sentido de felicidad .

    Me gusta

  11. Sor Anette del Divino Redentor dijo:

    “La contemplación es esencialmente escuchar en el silencio”. Que dificil aprender a acallar los sentidos y a mantener atada a “la loca de la casa” como decía Santa Teresa de Avila, pero vale la pena recorrer el camino para encontrar el manatial del cual fluye el abundante alimento para nuestra alma, la fortaleza para reemprender el camino a la meta prometida. Gracias hermano por su compartir con nosotros.

    Me gusta

  12. marcelo dijo:

    La quietud nos introduce al silencio interior, tan falto en este mundo bullante y sonoro. La palabra de Jesus sana y salva

    Me gusta

  13. Manuel Sepulveda dijo:

    el silencio orante es la mejor manera de encontrar al Dios de la vida y para ello cualquier momento es bueno, incluso de camino en el bus o en el transporte siempre que exista el deseo de ir al interior del corazón yo encuntro a mi Señor.

    Me gusta

  14. Muy buen texto Gabriel, sintetiza en pocas palabras mucha historia. ¡Es tan elocuente el silencio! Un abrazo invocando a Cristo.

    Me gusta

  15. CUANDO ESTAMOS EN ORACION CONTEMPLATIVA,
    TODO DESAPARECE NO HAY RUIDO, TIEMPO NI PENSAMIENTO, Y SOLO ESTAMOS ANTE EL, CON EL Y EN EL.

    Me gusta

  16. uno mas dijo:

    Y EN EL SILÉNCIO APARECE LA CONTEMPLACION QUE SI TIENE PERIODOS DE INTERRUPCION SON LLENADOS POR LA ORACION DE JESUS

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s