Aprender a rezar con nuestra debilidad

APRENDER A REZAR CON NUESTRA DEBILIDAD

 TEXTOS (I)

“Yo he venido a ti porque tú eres el hombre de las predilecciones”.

(Dan. 9, 23).

 “Me decís que no hacéis nada en “oración”. Pero ¿qué es lo que queréis “hacer” en oración, sino lo que hacéis, o sea presentar una y otra vez vuestra miseria a Dios? Cuando los mendigos exponen su miseria y necesidad, es la mejor llamada que nos pueden dirigir. Pero, según lo que decís, muchas veces no hacéis nada de esto, sino que “permanecéis allí como una sombra o una estatua”. Se ponen estatuas en los palacios solamente para alagar los ojos de los príncipes. Contentaos en estar allí en presencia de Dios; él dará vida a la estatua cuando le plazca”.

SAN FRANCISCO DE SALES

“Cuando Dios borra, es que quiere escribir alguna cosa”.

                                                                                               BOSSUET

             “El santo ruega con su experiencia y el pecador con su pecado.

            El trabajo que Dios hace en nosotros raramente es el que nosotros esperamos. Casi siempre el Espíritu Santo parece actuar a contrapelo, perder el tiempo. Si el trozo de hierro pudiera pensar en la lima que lo raspa lentamente, ¡qué fastidio y qué rabia! Así es como Dios obra en nosotros”.

            G. BERNANOS, Bajo el sol de Satán. Madrid. 1961

            “Así como va a Dios, así se sale, porque lleva las manos embarazadas y no puede tomar lo que Dios le daba”.

             SAN JUAN DE LA CRUZ.  Subida del Monte Carmelo,                               Obras completas. BAC, Madrid 1950, 1304

            “El ciego, sino es bien ciego, no se deja bien guiar del mozo de ciego, sino que por un poco que ve, piensa que por cualquier parte es mejor ir, porque no ve otras mejores; y así puede hacer errar al que le guía y ve más que él; porque en fin puede mandar más que el mozo de ciego. Y así el alma, si estriba en algún saber suyo, gustar o sentir de Dios, como quiera que todo esto aunque más sea, sea muy poco y disímil de lo que es Dios, para ir por este camino, fácilmente yerra o se detiene, por no se quedar ciega en fe, que es su verdadera guía”.

SAN JUAN DE LA CRUZ. Subida del Monte Carmelo, Obras completas. BAC, Madrid 1950, 608

            “Debería causarme pena el dormirme, desde hace siete años, durante la oración y la acción de gracias. Y, sin embargo, nada de eso me da pena… Pienso que los niñitos agradan lo mismo a sus padres dormidos que despiertos. Pienso que para hacer sus operaciones los médicos duermen a los enfermos. Pienso, en fin, que “el Señor conoce nuestra fragilidad y se acuerda de que no somos más que polvo”.

SANTA TERESA DEL NIÑO JESÚS, Historia de un alma. Monte Carmelo, Burgos 1958, 202

          “Y como yo le rogase que me enseñase a hacer oración, de lo que mi alma sentía tanta hambre, ella no quiso creer que, habiendo venido a la religión a la edad de veintitrés años, no la supiese hacer; y después de habérselo asegurado, ella me dijo por primera vez: “Id a poneros ante el Señor como una tela extendida ante un pintor”.

            Pero yo hubiera querido que me explicase mejor lo que quería decir; mas no la entendí ni me atreví a decírselo. Y él me dijo: “Ven, que yo te enseñaré”. Y apenas me puse en oración, mi soberano maestro me hizo ver que mi alma era esa tela extendida, sobre la cual pintaría esa impresión después de haberla purificado de todas las manchas que le quedaban…”

SANTA MARGARITA MARIA, Autobiografía, n. 36

     “Un hermano que había renunciado al mundo y distribuido sus bienes entre los pobres, reservándose un poco para sí mismo, acudió al Abad Antonio. Habiéndolo sabido éste, le dijo: “Si quieres ser monje, vete a la ciudad, compra carne y ponla alrededor de tu cuerpo totalmente desnudo, y luego ven de ese modo”. Habiéndolo hecho así, los perros y los pájaros le desgarraban el cuerpo. Cuando se presentó ante el anciano, este le preguntó si había observado sus consejos. Y al mostrarle su cuerpo desgarrado, san Antonio le dijo: “Los que han renunciado al mundo, pero quieren conservar sus riquezas son de esta misma forma atacados y despedazados por los demonios.

APOTEGMAS DE LOS PADRES, El Abad Antonio

  “Una cosa es un largo discurso, y otra un largo amor”.

SAN AGUSTIN

 “Dios no mira lo que se da, si no lo que se reserva uno”

SAN AMBROSIO

            “Unas veces, apenas te hayas aplicado a la oración, rezarás bien; otras, después de largos esfuerzos, no alcanzarás tu propósito. Es para que busques más todavía y para que tu conquista sea inviolable”.

EVAGRIO PÓNTICO, Tratado de la Oración

 

[Fuente: BERNARD BRO, Enséñanos a Orar,  SÍGUEME. Salamanca. 1962, 91ss.]

Esta entrada fue publicada en Meditaciones. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Aprender a rezar con nuestra debilidad

  1. Sofía Canales Chávez dijo:

    Presentarse “como una tela ante el pintor” ¡imposible si no nos asiste la Gracia!

    Me gusta

  2. sergio dijo:

    Gracias por compartir todo esto.

    Me gusta

  3. derme dijo:

    gracias

    Me gusta

  4. Claudia dijo:

    realmente me siento como paciente a quien el médico duerme para operar… El es el mejor Médico que puedo encontrar… gracias por estas reflexiones y adelante Santa Teresita del NIÑO JESÚS!

    Me gusta

  5. Armando dijo:

    Gracias,bendiciones.

    Me gusta

  6. Hermoso!!!! desprenderse de todo, para seguir al Señor.

    Me gusta

  7. María dijo:

    Gracias, hermanos… Siempre tengo presente la expresión de Teresa de Jesús que Él sólo espera que le miremos, que aguarda una sola de nuestras miradas… Eso espero poder alcanzar en la oración… Estar mirándolo…. y que me mire…. Nada más… Bendiciones…

    Me gusta

  8. alfredo jiménez correa dijo:

    Que Dios nos de a todos la convicción de que buscarlo a El es ya orar; quedarse dormido en la oración también. El es el de la iniciativa, quien elige y quien tiene poder de hacer con nosotros lo que sea. Nosotros sólo vamos como los niños tiernos buscando la teta de su madre.,. En el santo nombre de Jesus.

    Me gusta

  9. Lydia Fernandez dijo:

    Verdaderamente lo que nos dice San Francisco de Sales, es grande aceptar nuestra realidad , y presentarla una y otra ves ( mis limitaciones ) hasta que nos dejamos obrar por Dios

    Me gusta

  10. ribamar dijo:

    ¡Gracias hermanos, no saben como los leo , todos los dias aprendo de ustedes , Dios los bendiga !

    Me gusta

  11. Hilda dijo:

    Realmente cuantas gracias perdemos al querer ser nosotros quienes dirigimos nuestra oración
    no dejando actuar al verdadero Artífice. Con Sta. Teresa “como una tela extendida ante el pintor.”
    El trabajo que Dios hace en nosotros raramente es el que nosotros esperamos, Confiar como dice el texto en que “en presencia de Dios; él dará vida a la estatua cuando le plazca”. Muchas gracias. Hilda

    Me gusta

  12. HNO. BETOCUA dijo:

    PAZ Y BIEN, EXCELENTES MAXIMAS PARA ANIMAR A LA ORACION CONSTANTE, BENDICIONES

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s