El secreto del Rey

Y mi Hijo tuvo para elles una caridad tan enorme! Mi Hijo su hermano, les tuvo tanto amor!

Y mi Hijo tuvo para elles una caridad tan enorme! Mi Hijo su hermano, les tuvo tanto amor!

Para dedicarse a un arte…, para profundizar en una ciencia, el espíritu necesita soledad y aislamiento, necesita recogimiento y silencio. Ahora bien, para el alma enamorada de Dios, para el alma que ya no ve más arte ni más ciencia que la vida de Jesús, para el hombre que ha encontrado en la tierra el tesoro escondido (Mt 13,44), el silencio no le basta, ni su recogimiento en soledad. Le es necesario ocultarse a todos, le es necesario ocultarse con Cristo, buscar un rincón de la tierra donde no lleguen las profanas miradas del mundo, y allí estarse a solas con su Dios.

El secreto del Rey (Tb 12,7) se mancha y pierde brillo al publicarse. Ese secreto del Rey es el que hay que ocultar para que nadie lo vea. Ese secreto que muchos creerán son comunicaciones divinas y consuelos sobrenaturales… ese secreto del Rey que envidiamos en los Santos, se reduce muchas veces a una Cruz.

No pongamos la luz bajo el celemín, nos dice Jesús (Mt 5,15)… Publiquemos a los cuatro vientos nuestra fe, llenemos el mundo de gritos de entusiasmo por tener un Dios tan bueno. No nos cansemos de predicar su Evangelio y decir a todo el que nos quiera oir, que Cristo murió amando a los hombres, clavado en un madero… que murió por mí, por ti, por aquel… Y si nosotros de veras le amamos, no le ocultemos… no pongamos la luz que puede alumbrar a otros, debajo de un celemín.

Más en cambio, bendito Jesús, llevemos allá adentro y sin que nadie se entere, ese divino secreto… ese secreto que Tú das a las almas que más te quieren… esa partecica de tu Cruz, de tu sed, de tus espinas. Ocultemos en el último rincón de la tierra nuestras lágrimas, nuestras penas y nuestros desconsuelos… Ocultémonos con Cristo para sólo a El hacerle partícipe de lo que, mirándolo bien, sólo es suyo: el secreto de la Cruz. Aprendamos de una vez, meditando su vida, en su Pasión y en su muerte, que sólo hay un camino para llegar a El…, el camino de la santa Cruz.

San Rafael Arnáiz Barón,  
Escritos espirituales, 14/12/1936

Esta entrada fue publicada en Meditaciones. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El secreto del Rey

  1. Agueda Acevedo dijo:

    Enséñame,Señor el Secreto de La Cruz,no se hacer una evaluación de que acabo de leer,solo pido conocer el secreto para acompañar a Cristo.

    Me gusta

  2. Anónimo dijo:

    gracias, profundamente sencillo, en una palabra inmenso…

    Me gusta

  3. carmen lopez dijo:

    Me parece destacable que las almas más nobles amen la cruz, mí me cuesta tanto que poco a poco mi cruz está siendo el deseo de llegar a amarla. Lean a Simone Weil, es maravillosa

    Me gusta

  4. Mar dijo:

    Que lindas meditaciones de San Rafael, por favor sigan subiendolas y así vamos enriqueciendonos más sobre sus escritos. gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s