El Deseo Esencial

 

Aminetu%20Haidar%201

Nos descubrimos atravesados de deseos, con un anhelo permanente de algo más. Deseos de toda forma y especie: luminosos y oscuros, alcanzables e imposibles, ágiles y obsesivos, permitidos y prohibidos, siempre nuevos y siempre antiguos. Deseos que, en su aparente dispersión, son expresión de una única pasión: vivir.

 Esta vida que vive y se desvive en cada uno proviene de un origen todavía más fontal: de Dios mismo, el Ser primordial que está más allá y más acá de todo lo que es, y del que toda criatura es noticia por el mero hecho de existir.

 Procedemos de la única Vida, la vida de Dios, de ese Fondo abierto y libre, uno y simple. De Él brota una potencia que, saliendo de sí misma, engendra. Engendrando, da forma y aparecen los seres. Esta potencia en la que Dios se halla –y ella en Dios– está en el interior de cada criatura. Esta noble potencia que surge de Dios y que está en los seres como resonancia y nostalgia de su origen es lo que llamamos e identificamos como el Deseo esencial.

 No hablamos de retornar a Dios, porque a Dios no lo hemos dejado jamás. Dios no puede ser dejado, porque en Él «vivimos, nos movemos y existimos », según las palabras inspiradas de Pablo en el Areópago de Atenas.

 Así, somos deseo de Dios en un doble sentido: desde el punto de vista nuestro, tenemos deseo de Dios, anhelo de reunificarnos con el Origen, que nos hace participar de Él por medio de la existencia; desde el punto de vista de Dios, somos su Deseo.

 Javier Melloni – El Deseo Esencial. Santander: Sal Terrae, 2011.

Esta entrada fue publicada en Meditaciones. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a El Deseo Esencial

  1. Fray Ricardo Villarreal Acosta OP dijo:

    Brillante. Nosotros somos Su Deseo.
    Y comparto esta visión espiritual: el deseo es innato, lo que deseamos es aprendido.
    En la Iglesia aprendemos a desear al Padre, Jesús es el Maestro del deseo y su Espíritu hace que ardamos en el deseo de su Amor, que una vez experimentado siempre se desea más.
    Gracias por compartir los deseos de vida divina.

    Me gusta

    • angel ling dijo:

      Nostalgia de lo perdido…tristeza
      Esperanza de lo prometido…alegria
      Nostalgia esperanzada
      Tristeza alegrada
      Dos riendas del carruaje que llamamos fe…
      Momentos de certeza….
      Impulso de la gracia….
      Consolacion en rafaga…
      Alegria en brisa….

      Me gusta

  2. carlos alberto masin dijo:

    CUANDO DIOS NOS TOMA, TODO LO DEMAS ES PRESCINDIBLE…

    Me gusta

  3. virginia alejandra dijo:

    me estoy iniciando y estoy aprendiendo !DIOS LOS BENDIGA! !AMEN!

    Me gusta

  4. carlos alberto masin dijo:

    Que bueno, que bueno es saber que Dios nunca pos ha dejado ni podemos salir de El. Amen

    Me gusta

  5. Loreto dijo:

    Somos imagen y semejanza de Dios-Padre, sólo por que Él así lo quizo, lo anheló , …¿qué es el hombre para que te acuerdes de él?… .Dios es AMOR, toda nuestra vida es de Él, nos falta vida para agradecerle ésta,por eso nos llama a trascender esos deseos de amarlo para siempre, por toda la eternidad y estar en inhabitación con y para Él, con el eterno Amor, que es el cielo, la Eucaristía eterna.

    Me gusta

  6. Congratulações.Belíssimo!
    abraço do URBANO MEDEIROS – PARÁ DE MNAS – MG – BRASIL

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s