Tiempo de Adviento – Palabras de Esperanza

Inmersos en este tiempo de gracia y esperanza que es el Adviento, compartimos con tod@s los hermanos el comentario a este II Domingo, un librito que contiene meditaciones y el resto de lecturas de todo el tiempo litúgico y un enlace sobre el “Adviento en Internet”, para aquellos que quieran navegar por otras fuentes, materiales e iniciativas de preparación e información. Santo y Bendito Adviento  para tod@s.

Tiempo de Adviento – Palabras de Esperanza

II Domingo de Adviento: (Is 11,  1-10; Sal 71; Rom 15,  4-9; Mt 3,  1-12)

Convivencia

“Habitará el lobo con el cordero,

La pantera se tumbará con el cabrito,

el novillo y el león pacerán juntos: un muchacho pequeño los pastorea.

La vaca pastará con el oso, sus crías se tumbarán juntas;

el león comerá paja con el buey.

El niño jugará en la hura del áspid,

la criatura meterá la mano

en el escondrijo de la serpiente.

No hará daño ni estrago por todo mi monte santo:

porque está lleno el país de ciencia del Señor, como las aguas colman el mar”.

Recepción de la Palabra

Parece como si el profeta no fuera de este mundo, como si no tuviera experiencia de la sociedad, y viviera en un universo idílico. Y sin embargo, su visión adelanta lo que después dirá San Pablo: “Revestíos del hombre nuevo, que se va renovando hasta alcanzar un conocimiento perfecto, según la imagen de su Creador, donde no hay griego y judío; circuncisión e incircuncisión; bárbaro, escita, esclavo, libre, sino que Cristo es todo y en todos. Revestíos, pues, como elegidos de Dios, santos y amados, de entrañas de misericordia, de bondad, humildad, mansedumbre, paciencia, soportándoos unos a otros y perdonándoos mutuamente, si alguno tiene queja contra otro. Como el Señor os perdonó, perdonaos también vosotros” (Col  3, 10-13).

La convivencia se goza por el perdón mutuo, por el ejercicio constante de la humildad, pero sobre todo, por la memoria de haber sido perdonado por Dios. Así, cuando se da una circunstancia que pudiera justificar la violencia, el recuerdo de la paciencia que Él ha tenido conmigo ayuda a serenar el ánimo y a ofrecer algo de lo que Dios ha derrochado sobre mí sin que yo lo mereciera.

El Evangelio de este domingo llama a la conversión, y no hay mejor síntoma de que se intenta procurarla, que el fruto de la paz, la convivencia y la comunión.

Puede parecer algo imposible, y sin embargo, estamos llamados a formar todos el mismo cuerpo de Cristo. El apóstol tiene un razonamiento: “Que Dios, fuente de toda paciencia y consuelo, os conceda estar de acuerdo entre vosotros, según Jesucristo, para que unánimes, a una voz, alabéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo. En una palabra, acogeos mutuamente, como Cristo os acogió para gloria de Dios”.

Y en otro lugar dice: “Así como nuestro cuerpo, en su unidad, posee muchos miembros, y no desempeñan todos los miembros la misma función, así también nosotros, siendo muchos, no formamos más que un solo cuerpo en Cristo, siendo cada uno por su parte  los unos miembros de los otros” (Rom 12, 4-5).

 

La Navidad llama a la reunión familiar, a la visita de los amigos, a compartir la mesa, a recordar a los más débiles y enfermos, a convivir en armonía.

Ángel Moreno, Buenafuente del Sistal

******************

 Descarga Librito .pdf “Tiempo de Adviento. (Edición Parroquia San Roque de Silla, Valencia, España).

El Adviento en Internet (Elaborado por el Blog Herramientas Pastorales)

Esta entrada fue publicada en Aportes de los miembros, Celebraciones litúrgicas, Meditacion de la Palabra. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Tiempo de Adviento – Palabras de Esperanza

  1. elina dijo:

    gracias hnos.es providencial este envìo , saludos, bendiciones, desde Argentina. Buen camino a Belèn! como nos deseò Papa Francisco.

    Me gusta

  2. Horacio de Jesús Crucificado dijo:

    Adviento, tiempo de espera gozosa en el cual conmemoramos la venida espiritual de Jesús a nuestros corazones. Espera inefable del Mesías que vendrá para reinar en nuestras vidas. Espera ansiosa del Enmanuel, del Dios en nosotros y con nosotros. Señor Jesús, no tardes en venir para seguir habitando en nuestro interior, para no alejarte jamás de nuestro lado. Oh mi buen Jesús ven pronto que te necesito urgentemente como mi compañero de viaje. Llega pronto a mi corazón para que habites allí por siempre. ” Ven que ya María previene sus manos” para abrazarte y acariciarte.

    Me gusta

  3. rec1946 dijo:

    Muchas gracias Hermanos/ y bendiciones para todos/as.
    Gracias por todo lo que nos dan, que es nuestro alimento y compañia de todos los dias, donde y como nos encontremos.
    Felicidades

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s