Sobre la vida activa y la vida contemplativa

El hombre, cuerpo y alma, esta llamado a seguir un doble camino: el de la acción y el de la contemplación.

El camino activo comprende: el ayuno, la abstinencia, las vigilias, las genuflexiones, la oración:  “Es estrecha la puerta, y angosta la vía que conduce a la vida, y son pocos los que la encuentran” (Mt 7, 14)

La vida contemplativa consiste en la elevación del espíritu hacia Dios, la atención interior, la oración pura y, a través de estos ejercicios, la contemplación de las cosas espirituales.

El que aspira a la vida contemplativa ha de comenzar por la vida activa… porque es imposible llegar a la vida contemplativa sin pasar antes por la activa.

La vida activa sirve para purificarnos de nuestra pasiones pecaminosas… ya que sólo los que ha sido purificados pueden introducirse en la via contemplativa… San Gregorio el Teólogo dice: “La contemplación sólo está exenta de peligro para los perfectamente experimentados”.

Es preciso entrar en la vida contemplativa con temor y respeto, con un corazón humilde y contrito, después de haber consultado largamente las Sagradas Escrituras y, preferiblemente, bajo la dirección de un director espiritual -staretz- experimentado, y no temerariamente y con una voluntad caprichosa.

Si has abandonado la propia voluntad en una cosa, pero te la has guardado en otra, esto quiere decir que también te la has guardado allí donde creías que la habías abandonado.

Es necesario no abandonar la vida activa, incluso tras haber pasado, a través de ella, a la contemplativa, ya que es una aportación para la vida contemplativa y la ayuda para su elevación.

Sant Serafía de Sarov.

Instrucciones Espirituales.

Irina Gorainoff. Publicacions de l´Abadía de Montserrat. 1987. Pag. 181-182. (Traduccción del catalán por la Fraternidad).

+  +  +

Sobre el  monje y el fin de la vida monástica por el Padre Dionisio del Monte Athos.

 

Esta entrada fue publicada en El Monje interior, Espiritualidad, formación monástica, Vida en Cristo. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Sobre la vida activa y la vida contemplativa

  1. Blanki dijo:

    Señor mandame esa luz para iluminarme y decirme donde está mi vocación…Amen

    Me gusta

  2. Graciela dijo:

    La vida activa es como el motor que nos va llevando a descubrir oculto en ella las experiencias espirituales que nos revelan la Divina Presencia y en todo…. Y así caminamos y sin buscar, hacia una vida espiritual y contemplativa que cada vez va siendo más permanente. Y creo que la actitud fundamental es la de VIGILAR…estar ATENTO…estar DISPONIBLE para Dios…pero siempre en actitud HUMILDE para que ÉL nos Revele. Algo asi como la actitud de un niño que llegando a un parque nuevo y desconocido, fuera de su propio alcance, está abierto a la experiencia, a descubrirlo, sin saber ni como ni cuando, solo con la capacidad de ADMIRAR…y dejarse impactar y penetrar por lo que la experiencia mueve internamente. Cualquier intención de “apropiarse” de esas experiencias no está libre de complicaciones. Cuando disponibles y ABIERTOS de corazón nos dejamos tocar por las experiencias de la vida activa estas mismas nos van llevando al TEMOR y el RESPETO que merece la vida de Contemplación, lo cual a su vez va llevando a reconocer y a transitar verdaderamente el camino de la Humildad.

    Me gusta

  3. Roberto dijo:

    Excelente la reflexión de San Serafín de Sarov…aclara muy bien algo en lo que muchas veces nos enredamos…aunque èsto es màs espècìfico para la vida retirada…también sirve como base para lo espiritual en los que llevan vida apostólica….

    Me gusta

  4. Hno.Horacio de Jesús Crucificado. F. M. V. dijo:

    Señor, dame una vida de silencio interior para encontrarme allí, en el fondo de mi corazón, con la inmensidad de tu amor. Oh Padre eterno, ven siempre a mi vida, acompáñame durante este camino que me permites seguir para llegar a gozar el día de mañana de tu eterna presencia en ese cielo que Cristo Jesús prometió darme al finalizar mi vida. Dame la serenidad que necesito para comprender todo aquello que tu me dices en tu santa palabra, dame la inteligencia para entender el misterio de tu entrega incondicional al ser humano, e ilumina el camino de soledad, silencio, oración, ayuno, oración, y contemplación que me permites recorrer para llegar a ti.

    Me gusta

  5. uno-mas dijo:

    El major maestro que tenemos a mano que nos acompaña dia y noche es “la Santisima trinidad”, aunque no soy quien para aconsejar a un Hermano os recomiendo dejaros llevar por su inspiraacion, unas veces sera otro herman@ , otras veces sera alguna criatura de la creación.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s