SAN BENITO: EL SILENCIO, UNA ACTITUD DEL CORAZÓN

 

 

 

S. Benito se hace eco fiel de la tradición monástica en la valoración del silencio. No se trata de un desprecio de la palabra; ¡sino todo lo contrario! Es como la expresión de un gran respeto y agradecimiento por el don de la palabra, y un medio para usarla sin frivolidad, preservándola de las desviaciones que puedan degradarla hasta convertirla en un instrumento de pecado. El silencio del que habla S. Benito –taciturnitas— no es una ausencia meramente material del hablar, sino una actitud del corazón que se encuentra disponible para escuchar a Dios y prestar atención al hermano.
El silencio del monje no es mutismo orgulloso y agresivo, sino disponibilidad total para la palabra de dios y atención humilde a los otros; por eso es un silencio que acepta se interrumpido cuando lo reclama la caridad. En el silencio hay una fuerza de purificación, de clarificación y de comprensión de lo esencial: por eso el silencio es fecundo. De él surge la palabra madura para comunicar a los otros lo mejor de nosotros mismos. Es también respeto a la intimidad el otro, y colaboración para crear espacios de serenidad y paz en la vida comunitaria.
Es una actitud fundamental del monje: S. Benito la reclama desde el comienzo del Prólogo: “Escucha, hijo… inclina el oído de tu corazón” (Pról. 1), y más adelante: “Escuchemos atónitos lo que cada día nos advierte la voz de Dios” (Pról. 9).
En el capitulo 4 –de la regla – encontramos una secuencia de instrumentos de arte espiritual que es muy clarificadora:

“Abstenerse de palabras malas y deshonestas.
No ser amigo de hablar mucho.
No decir palabras vanas o que provoquen la risa.
No gustar de reir mucho o ruidosamente.
Escuchar con gusto las lecturas santas.
Postrarse con frecuencia para orar (4, 51-56).

En realidad los cuatro primeros “instrumentos” están en la fundación de los dos últimos, que hacen que se comprenda mejor su alcance e importancia para la vidad del monje.

Abad Cassià M. Just

Consulta la Regla de S. Benito aquí

 

Esta entrada fue publicada en Aportes de los miembros, Clásicos monásticos, El Monje interior, Espiritualidad, formación monástica, Sobre monasterios y carismas. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a SAN BENITO: EL SILENCIO, UNA ACTITUD DEL CORAZÓN

  1. maria palmira figueiredo dijo:

    San Benito por tu protección estoy inmensamente feliz de conocerte,sos para mi Mi Santo
    protector que intercede por nuestro Señor alejando de mi hogar todo lo que no sea de Dios.gracias.

    Me gusta

  2. HNO. BETOCUA dijo:

    PAZ Y BIEN, EL SILENCIO, UNA ACTITUD QUE NOS TRAE MUCHOS BENEFICIOS, ANIMO

    Me gusta

  3. María Nancy dijo:

    Buenos días, es una regla que deberíamos seguir todos…hay muchas veces que son tan inútiles las palabras…y el silencio, que necesario es callar por amor, por caridad, por respeto…
    Feliz día de San Benito, gracias por elevar nuestro espíritu al Señor siempre,bendiciones.

    Me gusta

  4. hno victor de San José dijo:

    Ave María…muchas gracias hno Gabriel de Sta María

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s