Llamados a la santidad – Solemnidad de Todos los Santos – (Ap 7, 2-4. 9-14; Sal 23; 1Jn 3, 1-3; Mt 5, 1-12a)

Llamados a la santidade

“Dios nos libre, hermanas, cuando algo hiciéremos no perfecto decir: «no somos ángeles», «no somos santas». Mirad que, aunque no lo somos, es gran bien pensar, si nos esforzamos, lo podríamos ser, dándonos Dios la mano; y no hayáis miedo que quede por El, si no queda por nosotras” (C. de Perfección 16, 11).

Como veía los martirios que por Dios las santas pasaban, parecíame compraban muy barato el ir a gozar de Dios y deseaba yo mucho morir así, no por amor que yo entendiese tenerle, sino por gozar tan en breve de los grandes bienes que leía haber en el cielo” (Vida 1, 4).

“Pongámonos en sus manos, para que sea hecha su voluntad en nosotras, y no podemos errar, si con determinada voluntad nos estamos siempre en esto. Y habéis de advertir, que por recibir muchas mercedes de éstas no se merece más gloria” (Moradas VI, 9, 16).

“Así que, hermanas mías, para esto y otras muchas cosas que se ofrece a un alma que ya el Señor la tiene en este punto, es menester ánimo; y a mi parecer, para esto postrero más que para nada, si hay humildad” (Moradas VI, 5, 6).

“Todo lo que pudiereis sin ofensa de Dios procurad ser afables y entender de manera con todas las personas que os trataren, que amen vuestra conversación y deseen vuestra manera de vivir y tratar y no se atemoricen y amedrenten de la virtud” (C. de Perfección 41, 7).

Hija, que a quien mi Padre más ama, da mayores trabajos, y a éstos responde el amor. ¿En qué te le puedo más mostrar que querer para ti lo que quise para Mí? Mira estas llagas, que nunca llegaron aquí tus dolores” (Las Relaciones 36, 1).

 Recomendación

“Sólo quiero que estéis advertidas que, para aprovechar mucho en este camino y subir a las moradas que deseamos, no está la cosa en pensar mucho, sino en amar mucho; y así lo que más os despertare a amar, eso haced. Quizá no sabemos qué es amar, y no me espantaré mucho; porque no está en el mayor gusto, sino en la mayor determinación de desear contentar en todo a Dios y procurar, en cuanto pudiéremos, no le ofender” (Moradas IV, 1, 7).

Esta entrada fue publicada en Meditaciones. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Llamados a la santidad – Solemnidad de Todos los Santos – (Ap 7, 2-4. 9-14; Sal 23; 1Jn 3, 1-3; Mt 5, 1-12a)

  1. Hno. Horacio de Jesús Crucificado. F. M. V. y del Santo Nombre dijo:

    Señor, ilumina mi vida con la luz de tu amor. Dame la fortaleza para ser santo. Propicia en mi interior el deseo de llegar a la Jerusalén Celestial que me tienes prometida. No me abandones en el recorrido que hago para llegar a Ti.

    Me gusta

  2. Gabriel de Santa Maria dijo:

    Reblogueó esto en Camino en la fe.

    Me gusta

  3. Hermanos, humildemente les pido sus oraciones por mi, para en mi caminar con Cristo, aprenda a Contemplar en sus Llagas su Infinito Amor por mi y toda la Humanidad. Ese es el Precio Pagado ya, para no tener miedo y esforzarme en hacer y aceptar su Voluntad. En el Santo Nombre de Jesús,

    Me gusta

  4. Héctor de Dios dijo:

    ¡ Cómo deseo amar como lo pide Cristo y aspirar así a las moradas eternas¡…Señor: que mediante el amor inmenso que tu me pides ofrecer y dar a diario a mi prójimo,pueda yo amarte como es grato para tí. Y que este amor que redime por tu misericordia,sea entregado como prenda por tu inmenso sacrificio por mí y por toda la humanidad.Amén

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s