Semblanza del amor

“¡Oh noche que guiaste¡ Oh noche amable más que la alborada! Oh noche que juntaste amado con amada, amada en el amado transformada”.

“¡Quedéme y olvidéme, el rostro recliné sobre el amado, cesó todo y déjeme, dejando mi cuidado entre las azucenas olvidado¡”

Así le canta al amor el poeta místico san Juan de la Cruz y así les cantamos nosotros hoy a nuestros hermanos de fraternidad.

En base al amor gira la vida del ser humano. Si las personas no tienen amor sus vidas no tienen sentido.

El amor  es el motor que mueve a las personas a hacer lo que desean. Las personas tienen necesidad de amar. Amar es ver a la otra persona tal cual es, no como nosotros queremos que sea. Cuando comprendemos nuestros deberes y nos desprendemos de nuestros apegos, atracciones y predilecciones, surge el verdadero amor. Cuando los corazones están limpios y puros el resultado es el amor.

El amor implica comunión y esa comunión exige que los amantes se amen siempre. El amado es semejante al amante al dar su amor por cuanto ve en el otro su propia imagen.

La comunión en el amor requiere comunidad en la bondad y en el apoyo mutuo y no exige la perdida de la identidad propia de los que se aman.

El amor es paciencia. Amante y amado comparten valores comunes. El amor, al darse y entregarse el uno al otro, es creador porque complementa la personalidad de los amantes. En la medida en que amo al otro, creo amor en mí mismo.

El amor es recíproco, no mío ni tuyo, es de ambos. El amor significa que mi ser brille en el tuyo y el tuyo en el mío. Amor significa amar y ser amado. El amor ha de ser entrega total, todo o nada, porque de lo contrario amaremos más o menos pero nunca amaremos perfectamente.

“El tiempo es demasiado largo para aquellos que esperan; es demasiado rápido para aquellos que le temen; es demasiado largo para quienes sufren; demasiado corto para quienes celebran; pero para aquellos que se aman, el tiempo es eterno”, dijo alguien. También dijo: “El amor es un acto permanente e interminable de perdón y una mirada tierna que se convierte en hábito”

Neruda nos dice que “conocer el amor de los que amamos es el fuego que alimenta nuestras vidas”, y que “el amor nace del recuerdo, vive de la inteligencia y muere por el olvido”.

Anduvimos errantes muchos años hasta encontrar el amor verdadero, por ello para nosotros la definición perfecta del amor es Dios y para Dios la definición perfecta del amor somos nosotros.

  Hno. Horacio de Jesús Crucificado.

Esta entrada fue publicada en Aportes de los miembros, Clásicos monásticos, Contemplación, El Monje interior, Espiritualidad, Meditaciones. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Semblanza del amor

  1. En la medida en que amo al otro, creo amor en mi mismo.
    Hermoso.
    Gracias por esto y bendiciones para todos los hermanos/nas.
    Un saludo en el Señor

    Me gusta

  2. HNO BETOCUA dijo:

    PAZ Y BIEN, VIENTOS POR ESTE COMENTARIO DE HNO HORACIO BENDICIONES

    Me gusta

  3. Horacio de San Juan dijo:

    Gracias hermano por tan bella y profunda reflexión sobre el amor. Gracias por todo!!!

    Me gusta

  4. ELENA MARIA dijo:

    HOLA HNO.GRACIAS POR RECORDARNOS ESTE HERMOSO TEXTO DE JUAN DE LA CRUZ.ME HACE MUCHO BIEN ESTE OTRO “OLVIDO DE LO CRIADO MEMORIA DEL CRIADOR,ATENCION A LO INTERIOR Y ESTARSE AMANDO AL AMADO.hna.Elena Maria

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s