Orar con San Ignacio de Loyola…

capture-20150724-105513La Oración Ignaciana
Una manera de proceder en la historia

La oración es una disposición interna para descubrir la presencia del Espíritu en nuestra vida y dejarnos conducir por Él, sabiendo que Dios nos guía hacia la vida plena desde la historia.

La oración hace uso de todos nuestros sentidos para descubrir y experimentar ese Amor presente en todas las cosas. A través de lo que vemos, oímos, olemos, tocamos y sentimos es como Dios se hace presente en nuestro corazón y mueve nuestra voluntad. No es un trabajo racional sino intelectual, es decir, de “leer dentro” cómo Dios mueve nuestra memoria, afecto y voluntad.

Para Ignacio de Loyola Dios es como un trabajador que se esmera en construir un hogar digno para sus hijos e hijas. Dios es alguien que “labora por mí en todas la cosas creadas” y la oración ignaciana se dirige a disponernos internamente para descubrir y experimentar el Amor del Padre que trabaja por mi plenitud.

Ignacio de Loyola propone una oración formal con tiempos específicos para alcanzar los frutos que se proponen y el examen de conciencia para atrapar los secretos que Dios nos entrega día con día, ambas propuesta buscan construir una actitud orante en toda nuestra vida que nos ayude a descubrir esa presencia del Espíritu y son apoyos para dejarnos conducir por Él.

Algunas características de la oración ignaciana:

• La oración ignaciana une fe y vida.
• Incluye nuestra historia personal y social a las reflexiones.
• No es abstracta ni ajena a lo que sucede en nuestro país.
• Pretende sensibilizarnos para descubrir a Dios en todas las cosas.
• La persona define el fruto a lograr en la oración, el fruto tiene que ver con el crecimiento interior para alcanzar libertad y un proceso de humanización desde el seguimiento de Jesús.
• Cada persona hace uso de las técnicas o modos que más le ayudan a lograr el fruto.
• Busca ordenar los afectos para descubrir y hallar la voluntad de Dios. Ordenando los afectos es como podemos descubrir lo que más nos conduce a la vida plena.
• Genera experiencias donde la persona se de cuenta por sí misma de lo que más ayuda a su vida plena.
Partes principales de la oración ignaciana:
Preparación. Tiempo para tranquilizar, disponer el corazón y clarificar el fruto a lograr.
Desarrollo. Son los puntos de meditación, en este caso con el arte.
Examen. Verificar si se logró o no el fruto buscado.

El método ignaciano
Pasos para orar al modo de Ignacio de Loyola

I. PREPARACIÓN
Me pongo por entero ante la presencia divina, me ubico en el lugar y ambiente donde estoy. Me tranquilizo y me pregunto, ¿cómo estoy? Leo un texto bíblico o inspirador, hago una breve oración o signo externo para disponerme a realizar un encuentro con Dios. Pienso un momento y le digo lo que realmente deseo hablar con Él aquí y ahora. Me preparo para escucharlo a través de esta oración.

II. DESARROLLO
Para realizar la oración existen distintos métodos y necesito escoger el que más me acomode o me ayude para el momento en que me encuentro. Algunos métodos son los siguientes:

Contemplación de la palabra: al escuchar una música, leer un texto o entablar un diálogo me fijo en la palabra que más resonó en mi interior y me pregunto: ¿qué significa para mí esta palabra? ¿qué me quiere decir Dios a través de esta palabra?
Sentir a Dios en la respiración: vamos repasando una oración al ritmo de nuestra respiración, cada palabra después de un respiro, tratamos de identificarnos con Dios y disfrutar la paz que podamos recibir.

Meditación: aquí hacemos uso de la razón para reflexionar una palabra, un texto o una imagen. Tratamos de comprender lo que sucede entre los personajes o en la realidad ahí mostrada y lo que Dios nos muestra a través de ellos.

Contemplación: hacemos uso de la imaginación para recrear nuevamente la escena del pasaje que vamos a meditar. Nos imaginamos a las personas, las vestimentas, los paisajes y nos colocamos en la escena como un “esclavo indigno”, como alguien que está atento a las necesidades de los demás.
Aplicación de los sentidos: a la contemplación aplicamos los sentidos para vera las personas, escuchar lo que dicen, oler y gustar la profundidad de aquella escena y tocar aquello que Jesús toca.

Repetición: hago un repaso de la oración para profundizar en los frutos alcanzados o corregir distracciones.

III. EXAMEN DE LA ORACIÓN

Siguiendo el consejo de San Ignacio de Loyola, considero cómo me fue en la oración y escribo los frutos alcanzados, es decir, las principales claridades, invitaciones, deseos profundos que me acercan a Jesús, sentimientos que animan a vivir, a levantarme o salir al encuentro de otros. Si hubo distracciones también pienso en porqué sucedieron y lo escribo.

¿Cómo saber si lo que se mueve en mí viene de Dios?
Diría Ignacio [EE314ss]:

 Concuerda con el proyecto de amor fraterno inaugurado por Jesús, es para bien de todos, especialmente de los más pobres, pequeños y marginados de nuestra sociedad o dentro de nosotros mismos. (Aumento de Amor)

 Es realista, me ayuda a ver con claridad y las maneras de hacerlo realidad. (Aumento de Esperanza)

 Me da el ánimo necesario para arriesgarme a hacerlo. (Aumento de Fe)

 No se agarra a la mala de mis heridas o mis virtudes, ni me engaña en el proceso.
Además:

“Huele a nuevo”: aunque ya lo sabía, cuando me lo dice Dios me suena a la primera vez. Un descubrimiento.

“Densidad vital”: Tiene peso, sentido y actualidad para mi vida, no es algo que se le dice a cualquiera en cualquier momento, sino que es algo importante para mí aquí y ahora.

 La comunidad cristiana y tus amig@s te pueden ayudar a distinguir. Pregúntales y déjate confrontar.

 Cuando lo apliques, los frutos hablarán por sí mismos y aprenderás.

[* Si quieres descargar  el texto clic en  Título  o aquí:  Fuente: Método de oración ignaciana (Jorge Ochoa) ]

*Si quieres proundizar con un texto del P. Arrupe, La oración ignaciana. clic aqui.]

Esta entrada fue publicada en Aportes de los miembros, Contemplación, formación monástica, Meditaciones, Oración. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s