El Rostro del Resucitado. Encuentro con el Esposo (II)


[…]  Como en el Viernes y en el Sábado Santo, la Iglesia permanece en la contemplación de este rostro ensangrentado, en el cual se esconde la vida de Dios y se ofrece la salvación del mundo. Pero esta contemplación del rostro de Cristo no puede reducirse a su imagen de crucificado.

¡Él es el Resucitado! Si no fuese así, vana sería nuestra predicación y vana nuestra fe (cf. 1 Co 15,14).

La resurrección fue la respuesta del Padre a la obediencia de Cristo, como recuerda la Carta a los Hebreos: « El cual, habiendo ofrecido en los días de su vida mortal ruegos y súplicas con poderoso clamor y lágrimas al que podía salvarle de la muerte, fue escuchado por su actitud reverente, y aun siendo Hijo, con lo que padeció experimentó la obediencia; y llegado a la perfección, se convirtió en causa de salvación eterna para todos los que le obedecen » (5,7‑9).

La Iglesia mira ahora a Cristo resucitado. Lo hace siguiendo los pasos de Pedro, que lloró por haberle renegado y retomó su camino confesando, con comprensible temor, su amor a Cristo: « Tú sabes que te quiero » (Jn 21,15.17).

Lo hace unida a Pablo, que lo encontró en el camino de Damasco y quedó impactado por él: « Para mí la vida es Cristo, y la muerte, una ganancia » (Flp 1,21).

Después de dos mil años de estos acontecimientos, la Iglesia los vive como si hubieran sucedido hoy.

En el rostro de Cristo ella, su Esposa, contempla su tesoro y su alegría. « Dulcis Iesu memoria, dans vera cordis gaudia »: ¡cuán dulce es el recuerdo de Jesús, fuente de verdadera alegría del corazón!

La Iglesia, animada por esta experiencia, retoma hoy su camino para anunciar a Cristo al mundo, al inicio del tercer milenio: Él « es el mismo ayer, hoy y siempre » (Hb 13,8).

Novo Milenio Ineunte, 28; J.P. II

FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN,

HERMANOS/AS

 [Imagen, Rezar con los Iconos.]

Esta entrada fue publicada en Celebraciones litúrgicas, El Monje interior, Meditaciones, Vida en Cristo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El Rostro del Resucitado. Encuentro con el Esposo (II)

  1. Ivan Belmar Bahamonde dijo:

    Porque hay tan pocas imagenes de Jesus resucitado , cuando es el momento mas hermoso, de alegria y de triunfo.

    Me gusta

  2. Ivan Belmar Bahamonde dijo:

    Porque hay tan pocas imagenes de Jesús resucitado? Cuando justamente es la imagen del Jesus en alegria y triunfo me imagino que deben ser las imagenes mas bellas momentos en que se percibe en el aire y en toda la tierra una alegria indescriptible me imagino que seria hermoso tener una imagen de Jesus resucitado por toda la eternidad.
    un abrazo fraterno alabado sea el Senor.

    Me gusta

  3. Elina dijo:

    FELIZ PASCUA DE RESURRECCION !!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s