SOLEMNIDAD DE SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS. CANTO A LA MISERICORDIA DIVINA

13335882_10209786452400950_8595943993226512338_n

La misericordia no es la puerta falsa por la que pasar para evadirse del peso de la conciencia, sino el abrazo entrañable que libera de la sombra más oscura en el alma.

La misericordia no es un mensaje blando, para atraer a los alejados, sino la esencia del Dios revelado, de la que disfrutan los que dan fe a la Palabra y sienten que creen en Alguien que les ama.

La misericordia no es la palabra moderna, que a modo de eslogan se repite como propaganda de una nueva marca, sino la identidad de Quien desde el principio lo creó todo bueno y por amor, mantiene todas las cosas con el mismo amor y espera siempre pacientemente a que lo reconozcamos.

La misericordia tiene lenguaje entrañable, paternal y maternal a la vez; amigo e íntimo, de perdón y de celebración. Gracias a la misericordia, todos nos podemos sentir invitados a vestir el traje de fiesta y a sentarnos en el banquete de bodas. Posibilidad que se nos brinda especialmente en el sacramento del perdón y de la Eucaristía.

La misericordia es el modo con el que Dios desea mostrarse, y para ello toma tanto la imagen de pastor, como de samaritano, de padre olvidadizo, de mujer nerviosa, con tal de atraer a todos hacia Sí. Él se pone a la altura de cada persona, le habla en su lenguaje, la atrae con la estrategia del amor, por el que se hace todo a todos.

La misericordia divina es razón para levantarse siempre, para confiar en la Providencia, para volver a casa sin miedo al rechazo, para dejarse perdonar, para no perecer en el resentimiento ni en la memoria oscura.

La misericordia divina es creadora, y sale al encuentro del que la necesita en la forma y figura que más se acomoda a su precariedad. Se hace pan, agua, consuelo, abrazo, diálogo, perdón, hasta restaurar toda la indigencia de la que es víctima cada persona, aunque sea por culpa propia.

Gracias a la misericordia, contamos siempre con el Dios que se hace pan, manantial, túnica, anfitrión, compañero, maestro de oración, se ofrece como medicina saludable, y como hospedero.

Gracias a la misericordia, contamos con el Consejero interior, con Quien nos dicta a la conciencia lo bueno y lo mejor, y nos corrige con la falta de paz cuando nos apartamos del camino verdadero.

Gracias a la misericordia, contamos siempre con quien sabe consolarnos y ofrecernos el mejor puerto al que retornar de nuestras singladuras independientes, sin sufrir el sonrojo de nuestras acciones clandestinas.

P. Ángel Moreno, Buenfuente del Sistal

+ + +

Esta entrada fue publicada en Adoración, Aportes de los miembros, Celebraciones litúrgicas, Contemplación, El Monje interior, Jubileo Miseridordia, Oración. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a SOLEMNIDAD DE SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS. CANTO A LA MISERICORDIA DIVINA

  1. Guillermo Roman dijo:

    En el día de la fecha descubrí este maravilloso blog. Gracias .
    Guillermo . Buenos Aires.

    Me gusta

  2. Ivan Belmar Bahamonde dijo:

    Bellisimo la misericordia es increible.

    Me gusta

  3. Ivan Belmar Bahamonde dijo:

    Bellisimo la misericordia del Senor es increible, sus milagros , sus santos, su amor , todo esto y mucho mas es de una sublime belleza . La Paz del Senor nos acompane

    tiempo atras estube en contacto con algunos hermanos , pero no siguieron comunicandose conmigo no se que pasó, espero con mucha fé poder comunicarnos de nuevo .

    Me gusta

  4. HNO.BETOCUA dijo:

    PAZ Y BIEN, SEÑOR JESUS TEN MISERICORDIA DE MI QUE SOY UN PECADOR, BENDICIONES HNAS Y HNOS

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s