Cristo transfigurado

(…)

El anuncio de la pasión sumergió a los discípulos en una profunda crisis. Ellos se encontraban en medio de los pobres, pero en sus cabezas todo era confusión, perdidos como estaban en la propaganda del gobierno y en la religión oficial de la época (Mc 8,15).

La religión oficial enseñaba que el Mesías sería glorioso y victorioso. Y es por esto por lo que Pedro reacciona con mucha fuerza contra la cruz (Mc. 8-32) Un condenado a la muerte de cruz no podía ser el Mesías, al contrario, según la Ley de Dios, debía ser considerado como un “maldito de Dios” (Dt 21,22-23).

Ante esto, la experiencia de la Transfiguración de Jesús podía ayudar a los discípulos a superar el trauma de la Cruz. En efecto, en la Transfiguración, Jesús aparece en la gloria, y habla con Moisés y con Elías de su Pasión y Muerte (Lc 9,31). El camino de la gloria pasa por tanto por la cruz.

En los años 70, cuando Marcos escribe su evangelio, la cruz constituía un gran impedimento para la aceptación de Jesús como Mesías por parte de los judíos. ¿Cómo podía ser que un crucificado, muerto como un marginado, pudiese ser el gran Mesías esperado por siglos de los pueblos? La cruz era un impedimento para creer en Jesús. “La cruz es un escándalo” decían (1Cor 1,23).

Las comunidades no sabían cómo responder a las preguntas críticas de los judíos. Uno de los mayores esfuerzos de los primeros cristianos consistía en ayudar a las personas a comprender que la cruz no era un escándalo, ni locura, antes bien, era la expresión del poder y de la sabiduría de Dios (1Cor 1,22-31).

El evangelio de Marcos contribuye a este esfuerzo. Se sirve de textos del Viejo Testamento para describir la escena de la Transfiguración. Ilumina los hechos de la vida de Jesús y muestra que en Jesús se ven realizadas las profecías y que la Cruz es el camino que conduce a la gloria. ¡Y no sólo la cruz de Jesús era un problema!.

En los años 70 la cruz de la persecución formaba parte de la vida de los cristianos. En efecto, poco tiempo antes, Nerón había desencadenado la persecución y hubo muchos muertos.

Hasta hoy, muchas personas sufren porque son cristianos y porque viven el evangelio.

¿Cómo afrontar la cruz? ¿Qué significado tiene?

Con estas preguntas en la mente meditemos y comentemos el texto de la Transfiguración.

Evangelio según san Lucas (9,28b-36)

[Basado en Lectio Divina: Transfiguración del Señor. Orden de los Carmelitas]

Esta entrada fue publicada en Celebraciones litúrgicas, Meditaciones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Cristo transfigurado

  1. Sebastián dijo:

    El amor a la Cruz de Jesucristo es el camino hacia nuestra salvación que nos conduce al Padre Eterno.

    Me gusta

  2. HNO. BETOCUA dijo:

    PAZ Y BIEN, el camino de Dios es la cruz de cada día, porque nadie ha alcanzado el Cielo entre comodidades. Bien sabemos en dónde termina el camino de la holgura, pero el que se sumerge completamente en Dios no debe distraerse. Debe procurar mantenerse siempre en la Verdad.

    Me gusta

  3. Ivan Belmar Bahamonde dijo:

    Todos sabemos que no estamos en un jardín de rosas, estamos pasando por el valle de las lagrimas , y en esa realidad, se hace muy verdadero el camino de la cruz que experimento El Senor.

    Me gusta

  4. La transfiguración del Señor, manifestación de su gloria divina, es también promesa y certeza de la vida que anhelamos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s