Los frutos de la oración

   

  “Toda regla de oración, fielmente observada, produce como primicias la atención y una cálida ternura del corazón; pero esos sentimientos nacen muy especialmente de la Oración de Jesús, que está en un nivel más elevado que la salmodia y las otras formas de oración. La atención da nacimiento a la cálida ternura del corazón, y ésta, a su vez, aumenta la atención. Juntas ganan en poder, se sostienen mutuamente. Dan profundidad a la oración, estimulan poco a poco al corazón, alejan la distracción y los pensamientos alocados; otorgan a la oración su pureza. La verdadera oración es un don de Dios, del mismo modo lo son tambien la atención y la cálida ternura del corazón.

     […]Nuestra tarea es el arte de la Oración de Jesús. Debemos esforzarnos por cumplirla con toda simplicidad, con un corazón atento, manteniendo siempre el recuerdo de Dios. Esto lleva por sí mismo sus propios frutos: el recogimiento del intelecto, la devoción y el temor de Dios, el recuerdo de la muerte, el apaciguamiento de los pensamientos y un cierto calor del corazón. Esos son  frutos  naturales de la oración y no fruto de la gracia. Es necesario tener esto en el espíritu, de lo contrario se fanfarronea ante sí y ante los demás, y se cae en el orgullo.

     Nuestra oración sólo adquiere verdadero valor cuando la gracia interviene. Mientras no recojamos los frutos naturales de la oración, lo que estamos haciento carece de valor, tanto en sí como según el juicio de Dios. Pues la llegada a nosotros de la gracia prueba que Dios nos ha mirao en su misericordia.

     Yo no puedo deciros cómo se manifiesta esta acción de la gracia, pero lo cierto es que la gracia no puede venir antes de que hayan aparecido los frutos naturales de la oracion.”

Extracto de “Arte de la oración”. Compilacion por el Higumeno Charton de Valamo. Ed. Lumen, Bs. As., 1990, pp 111.112

Guardar

Guardar

Guardar

Esta entrada fue publicada en Aportes de los miembros, Clásicos monásticos, El Monje interior, Oración, Vida Consagrada, Vida en Cristo. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Los frutos de la oración

  1. HERNAN GARATE dijo:

    hnos de la fraternidad monastica tengo un nuevo correo esposible que me puedan enviar la informacion correo:hgarate mori@gamail.com desde ya muchas gracias hernan garate

    Me gusta

  2. Ivan Belmar Bahamonde dijo:

    Muy hermoso. Cariños, que el Senor los acompane

    Me gusta

  3. “Nuestra oración sólo adquiere verdadero valor cuando la gracia interviene.” Muchas veces pensamos que la oración consiste en nuestras palabras o en nuestros pensamientos, inclusive en nuestra intención. Y, aunque estos aspectos hacen a la oración, su valor proviene del Espíritu que clama junto con nuestro espíritu.

    Me gusta

  4. Fernando Ocampo dijo:

    Estoy leyendo la Filokalia, y aprendiendo la Oración de Jesús…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s