PEQUEÑO TRATADO DE MEDITACIÓN

Resultado de imagen de cristo orante

PEQUEÑO TRATADO DE MEDITACIÓN U ORACIÓN CONTEMPLATIVA PARA BUSCADORES SOLITARIOS DE DIOS

Según la Inspiración del Espíritu y la experiencia personal de un Ermitaño Anónimo

ALGUNOS CONSEJOS SOBRE LA ORACIÓN

En la oración no se trata de pedir cosas a Aquel que todo conoce. La oración no es para decirle a Dios lo que quieres sino para escuchar lo que El quiere para ti y que no es otra cosa que compartir lo que El es: Tranquilidad profunda, Beatitud, Paz, Bondad, Belleza, Amor …

No se trata de pedir cosas sino de comprender que no necesitas nada más que la presencia de Dios y descansar en esa morada llena de sus cualidades.

Antes de orar debes de comprender que detrás de todos tus deseos de objetos o de situaciones del mundo, solo hay un deseo: la paz profunda. Y ese deseo último que tanto anhelas y que proyectas en los objetos y situaciones del mundo solo lo puedes obtener en la interioridad. La tranquilidad y la plenitud solo están en tu espíritu que es el espíritu de Dios.

Una persona se pone a orar cuando ha comprendido claramente la futilidad y la relatividad de todos los objetivos convencionales humanos que, aun teniendo su importancia relativa, no pueden darle la paz profunda, la plenitud que todo ser humano anhela con nostalgia. Es comprendiendo claramente esto bien sea por la propia inteligencia, o movido por las constantes dificultades de la vida, cuando uno se acerca a la Paz, la Belleza, la Bondad, la Plenitud y la Alegría que proporciona el contacto con lo Absoluto y con lo Sagrado a través de la oración en su calidad más contemplativa.

Sumergirse en el “acto orante” es el síntoma más claro de que se ha llegado al discernimiento (entre lo verdadero y lo falso), al desapego (de las cosas del mundo), a la sumisión (a la presencia de Dios), a la humildad (respecto a nuestra capacidad humana), a la sabiduría (habiendo comprendido donde está la plenitud y el gozo verdaderos), a la caridad (al abrazar en nuestra oración a toda la creación), y a todas las demás virtudes… Todas las virtudes están contenidas en la oración.

Orar es un acto simple de colocación ante la presencia de lo Sagrado.

No te compliques con rituales ni con palabrería o con lecturas excesivas. Orar es muy sencillo, no hace falta que te leas todos los libros que hay sobre el tema. Se trata de orar, no de leer sobre ello. Vale más un minuto de presencia en lo Sagrado que un año de lecturas sobre la oración.

El rato de oración es un paréntesis de tranquilidad en tu vida. Nunca tengas prisa. La prisa, la ansiedad, la complicación y la dispersión son los mayores enemigos del espíritu. Mantenlos a raya cueste lo que cueste. Nunca te dejes llevar por ellos. Mantente todo el tiempo que haga falta hasta que reconozcas la presencia de lo Sagrado. Esto puede llevarte desde unos pocos minutos hasta horas. Ten paciencia y espera.

Evita hacerlo de manera mecánica y rutinaria; hazlo no por obligación sino por devoción. Eso te coloca en una actitud y en una atmósfera totalmente diferente.

El pensamiento racional puede llegar a ser un gran enemigo del espíritu. No pienses, razones ni elucubres sobre lo que haces. Simplemente hazlo; simplemente reza. Entra en esa atmósfera, no pienses sobre ella. El pensamiento no entiende esos estados y antes, durante o después de la oración, pondrá todo tipo de impedimentos y de razonamientos haciéndote ver lo absurdo de la práctica. El pensamiento empleará todo tipo de argumentos de lo más convincentes e ingeniosos ¡No hagas caso al pensamiento! Diga lo que diga la mente, tú continúa con tu práctica de oración.

Ten en cuenta que esto te sucederá incluso después de muchos años de práctica y de frecuentación de esos “lugares del Espíritu”. Muchos son los testimonios de personas de oración y de vida interior que así lo confirman. Nunca hagas caso a esos pensamientos. La mente pensante, hiperdesarrollada en las personas actuales, no puede abarcar ciertas moradas y se resiste con todas sus fuerzas poniendo una barrera que debemos vencer con perseverancia e inspiración.

Enciende una vela delante del Oratorio y siéntate en el suelo, con las piernas cruzadas, sobre los talones o en un banquillo, según prefieras. Puedes permanecer así desde unos minutos…. hasta el día entero. No hay límite para la adoración. Acuérdate del consejo evangélico de «permanecer en oración constante».

Sigue leyendo…

[Haz Clic  para leer o descargar texto completo. Dios te bendiga]

Esta entrada fue publicada en Contemplación, El Monje interior, Espiritualidad, Meditaciones, Oración, Oracion de Jesús, Vida en Cristo, Vida Eremítica. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a PEQUEÑO TRATADO DE MEDITACIÓN

  1. Alenairamrv dijo:

    Hola. No sé cómo me contactaste. Dios te bendiga

    Me gusta

  2. lavsdeo dijo:

    Reblogueó esto en Laus Deo.

    Me gusta

  3. Paola dijo:

    Santo Día del Señor, hermanos!

    Gracias por compartir esta experiencia.

    Me gusta

  4. DianaGarzon dijo:

    Muy bella la reflexión, y es una manera diferente de ver la meditación, más profunda y en unión con Dios.

    Le gusta a 1 persona

  5. P. Juan Cardona dijo:

    Gracias!!! la oración es simplicidad…en comunión de oraciones ante el Sagrario. P. Juan Cardona

    Le gusta a 1 persona

  6. HNO BETOCUA dijo:

    PAZ Y BIEN, excelente compendio sustantivo de la oración contemplativa, bendiciones

    Me gusta

  7. José A. dijo:

    gracias por esta buena aportacion. Es un regalo y un poco de luz.. Acompañar o incentivar la oración continua es algo que nunca se podrá agradecer del todo.

    Le gusta a 1 persona

  8. rodrigo andres sanz rojas dijo:

    SALUDOS DESDE CHILE, COMUNA DE PUERTO MONTT, ES GRATO ESCRIBIRLES, HERMANOS EL MOTIVO DE ESTE CORREO, PODER ESTABLECER COMUNICACION CON USTEDES, SERA POSIBLE, ESPERANDO SABER DE USTEDES, RODRIGO SANZ ROJAS

    Me gusta

  9. Anónimo dijo:

    Amada Fraternidad Monástica Virtual,
    Sólo agradecerles sus correos, sus contenidos especialmente contemplativos que me refuerzan y reafirman mi sentir profundo ante lo Sagrado, ante Cristo y ante Dios
    El Espñiritu Santo realmente nos eleva, nos lleva , acerca y nos incluye en la Presencia del Padre, cuando nos rendimos, disponemos y ofrecemos con toda nuestra oscuridad y Luz.
    Un fraternal abrazo, Hermanos en Cristo Jesús
    M.Carmen Piña
    ________________________________

    Le gusta a 2 personas

  10. Fraternidad contemplativa secular dijo:

    Muy bueno.Muchas gracias .
    Aquí comunidad contemplativa de varones en Argentina.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s