3 respuestas a La oración llama, el ayuno intercede, la misericordia recibe

  1. Pingback: Revístanse del amor – El Santo Nombre

  2. María dijo:

    Siempre me gustó este sermón, es muy ilustrativo.
    Creo que en esta triada que nos propone el evangelio y la Iglesia recoge se ven claramente las tres dimensiones de relación que tenemos como seres humanos.
    En relación con uno mismo, el ayuno y la sobriedad, nos capacitan para saber que mi yo más pleno está por encima de mis necesidades meramente corporales; la limosna o misericordia nos habla de nuestra relación con los otros, saber de verdad que valor le damos al otro, a sus necesidades, antes que pensar en las propias; y por último, la oración, nuestra relación con Dios, ¿qué lugar le damos en nuestra vida? ¿es simplemente algo más sin que verdaderamente sea lo central de nuestra existencia?
    Bueno, esto es algo de lo que pienso de esto.
    Que el Señor Jesús nos conceda relaciones sean de verdad cristianas y por ello plenamente humanas.
    Un saludo invocando e Santo Nombre de Jesús.

    Le gusta a 1 persona

  3. José A. dijo:

    Muy bien, no se pueden separar la oración, la misericordia y el ayuno. han de ir unidos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s