Homilía del Padre José

4° Domingo de Cuaresma – Ciclo A –

La mirada de Dios y la nuestra son distintas. En la primera lectura tomada de 1Samuel 16,1b.4ª.6-7.10-13ª, Dios escoge al más pequeño de los hermanos. El detalle de elegir al pequeño aparece con frecuencia en la Historia de la salvación. Dios ama a los pequeños y a los pobres y los elige para llevar adelante su plan salvífico.

La segunda lectura de Efesios 5,8-14 hace referencia a la luz en clara alusión al bautismo, sacramento de la iluminación, por el que pasamos a ser hijos de la luz, es decir miembros de Cristo, luz del mundo. Las obras realizadas en su nombre, serán luz que penetra las tinieblas para transformarlas.

El Evangelio de Juan 9, 1-41, nos presenta a Jesús curando al ciego de nacimiento; toda una catequesis bautismal, pues no olvidemos que la cuaresma era la preparación de los que se iban a bautizar en la noche de Pascua.

En aquel tiempo, el sufrimiento estaba vinculado al pecado. Jesús afirma claramente que la ceguera (sufrimiento) es la situación del hombre que está enfermo (pensemos en la situación que estamos viviendo de alarma por el coronavirus) y que él es el médico que toma la iniciativa de curar al ciego con sus gestos y palabras, que nos recuerdan la creación (barro aplicado a los ojos). El ciego es curado y cree en Jesús, disponiéndose a seguirlo y dando así gloria a Dios.

El autor nos muestra asimismo el camino de la fe que el neófito o catecúmeno deberá recorrer.

1º El encuentro con Jesús que vivió reamente entre nosotros.

2º Un hombre que habla en nombre de Dios y transmite su Palabra que denuncia, anuncia y consuela.

3º Jesús como nuevo Moises, viene de Dios y realiza las obras de Dios.

4º Confesar que Jesús era el verdadero Mesías suponía ser expulsado de la sinagoga, lo que equivalía a quedarse en una situación de indefensión total jurídica y socialmente hablando.

5º La meta es el reconocimiento de que el hombre llamado Jesús es el Señor (Dios volcándose en la salvación de los hombres). El Señor de la historia y el que da sentido pleno al ser humano abriéndole el camino de la trascendencia a partir de la humanidad.

Que podamos hacer un acto de fe como el de Tomás al final del Evangelio: ¡Señor mío y Dios mío!

Haz click aquí para descargar la homilía

Padre José es sacerdote de la Orden de Predicadores y nos asiste desde la casa natalicia de San Vicente Ferrer, en Valencia, España. Es miembro activo de nuestra Fraternidad monástica virtual

Acerca de blog del Santo Nombre

"…Porque en realidad, Él no está lejos de cada uno de nosotros. En efecto, en Él vivimos, nos movemos y existimos..." (Hechos de los Apóstoles 17, 27-28) La espiritualidad que difundimos puede encuadrarse en la línea del hesicasmo católico. Consideramos a La oración de Jesús como un camino espiritual integral que nos lleva a vivir en la presencia de Dios y nos prepara a la contemplación silente del misterio de Cristo en el corazón. Nuestras referencias principales son los Santos Evangelios; la Filocalía, especialmente Nicéforo el Monje, Gregorio Sinaíta y Calixto e Ignacio; los relatos de un peregrino ruso, las cartas de la oración de Jesús de Esteban de Emaús y el libro "La práctica de la presencia de Dios" del hermano Lorenzo. Mi nombre es Mario Héctor Rovetto, vivo en Córdoba, Argentina. En 2009 inicié el "Hesiquía blog" que hoy permanece como blog subsidiario de elsantonombre.org - Junto a Lourdes León que me ayuda de manera estable desde principios de 2020 llevamos adelante varias páginas como "Fraternidad monástica virtual", "Vidas místicas" y otras. Nuestras actividades principales son brindar el curso de Filocalía, el curso de Fenomenología de Psiqué y la escritura de posts que luego agrupamos en formato libro para su publicación. Ejemplos de ello son "Desde la ermita" o "Dios habla en la soledad" que se hallan en el blog elsantonombre.org o en Amazon. En el primer semestre de 2012 intentamos formar una pequeña comunidad monástica laica llamada "Fraternidad del Santo Nombre" que duró unos pocos meses en la localidad de Unquillo, Pcia. de Córdoba. Un proyecto similar aún alienta en nuestro corazón y esperamos reiniciarlo pronto. Aquí la página de entonces con esbozos de la regla de vida: http://elsantonombre.blogspot.com/ Un abrazo fraterno para todos, invocando el Santo Nombre de Jesús.
Esta entrada fue publicada en Espiritualidad, Eucaristía, Homilías del Padre José y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Homilía del Padre José

  1. Juan Carlos Solera Nieto dijo:

    ¿No se podrían hacer grupos presenciales para animarnos en la espiritualidad del Santo Nombre tanto en Epaña (vivo en Madrid) como en otros lugares?

    Tal vez sería una propuesta a la responderían hermanos que necesitasen de estas reuniones son de los propone.

    Un saludo en el Señor.

    Me gusta

    • Hola Juan Carlos. En ello estamos. Creo que podrías responder a este deseo que surge en ti, haciendo aquello que propones. Si quieres organizar una reunión para practicantes de la oración de Jesús, le daremos toda la difusión posible en los blogs y podemos apoyarte cuanto necesites en base a nuestra experiencia. Creo que sería muy bueno, crear pequeños grupos de la oración de Jesús, ámbitos de intercambio para apoyarse en las dificultades que ese camino ofrece. Un abrazo en Cristo.

      Me gusta

  2. Pingback: Homilías – Contemplata allis tradere

  3. Hoy me tocó especialmente la Lectura de S.Juan, 9. Tomar conciencia de nuestra pequeñez y fragilidad para ser salvados, sanados. Y creo es una de las enseñanzas de esta pandemia. Siento que nos llama a ser convertidos al Señor de todo corazón, dejando a un lado nuestra autosuficiencia. De todo sufrimiento ya sea percibido como castigo, justicia, prueba o crecimiento, podemos aprender… a revisar nuestra conversión. Abrir los ojos para discernir esas señales de los tiempos, de ahora, pero abrirlos al Amor de Dios siempre presente.
    Como el ciego que recobró la vista por Jesús, la vista física y la de los Ojos del Alma y del Corazón, cuando limpió ese barro ensalivado por Jesús en sus ojos en las aguas de Siloé, volver de nuevo a ser limpiados por Sus Aguas, las Bautismales, las de la fe y de la reconciliación.
    Jesús nos salva y nos ama, Dios nos salva en su Amor.
    Encontrémosle vivo y presente en la Palabra, en los Sacramentos, pero especialmente en lo más hondo de nosotros: nuestra Alma y nuestro Corazón, en lo más íntimo de nuestra intimidad.
    Seamos esa lámpara y Luz del Resucitado, vivo en cada uno y una, que desde la eternidad brilla en nuestra humanidad y Espíritu para todos.
    Jesús, sabemos dónde estás, que podamos abrir más los ojos a tu Misterio y reconocerte como el Señor y Rey de nuestras vidas!

    M.Carmen Piña

    Le gusta a 1 persona

  4. Pingback: mayor conciencia – El Santo Nombre

  5. Pingback: Análisis del mundo moderno | Hesiquía blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s