Vida de María

San Máximo, El Confesor

Fragmentos, el texto completo al final del post.

Después de un tiempo, cuando cumplía doce años, había una señal de su anunciación. Estaba completamente adornada con sabiduría y justicia, en ayuno y oraciones, humildad, paz, amor con temor de Dios. Un día, a la medianoche, se encontró entre las puertas del altar, rezando oraciones a Dios haciendo peticiones con el corazón quebrantado y santo. Y aquí hay una cosa grande y aterradora para nuestro entendimiento, una gran luz brillaba en el Templo con tal brillo que quedaba muy poco para sombrear la luz del sol. Y se oyó una voz del altar que decía: “¡María, Mi Hijo nacerá de ti!” Cuando la Santísima María oyó esto, no tembló ni temió por su infancia, ni se enorgulleció con demasiada alegría por la maravilla que le fue anunciada, tampoco se lo dijo a los demás, pero solo se maravilló de cómo sucedió esta palabra.

Ocultó en su corazón este gran misterio desconocido incluso a los ángeles, hasta que vio el cumplimiento de los misterios de la declaración divina con respecto al nacimiento del Hijo de Dios hasta que el rey Jesucristo nació de ella, cumpliendo así el plan de vivir entre los hombres, padeció crucificado y resucitó el tercer día de los muertos y ascendió al cielo.

Después, la Virgen Santa pasando la edad de doce años, cumplía la edad para el matrimonio según la ley. Pero los sacerdotes no se atrevían expresar su opinión para sacarla del Templo a aquella que había sido dedicada a Dios, y les parecían terrible entregarla al yugo del matrimonio a la Purísima Virgen que estaba destinada a Servir solo bajo el yugo de Dios. Según la Ley de Moisés no se permitía a una niña teniendo la
edad de formar matrimonio, permanecer en el Templo. Debido a estas limitaciones, hubo un gran consejo entre ellos para ver qué era lo mejor.

Así que Dios envió un pensamiento en sus corazones, y se estableció por una parte cumplir el mandamiento de la Ley pero por otra parte dejando el matrimonio al mismo tiempo, y decidió entregarla solo en un compromiso, y no en un matrimonio, a un hombre que no sería apto para el matrimonio, sino viejo, pero que logró a adquirir virtud, porque de hecho el comprometido se ha convertido en el guardián de su virginidad.

Pero por orden del Señor, su Dios y su Maestro, los apóstoles llevaron el cuerpo santo y justo de su emperatriz de Sion a Getsemaní, y lo depositaron en la tumba como una vez José y Nicodemo hizo con el cuerpo de Jesús. Y así como el Señor de la gloria se levantó al tercer día, también al tercer día el cuerpo de la Santa Madre ya no fue encontrado en la tumba, sino que subió al cielo así como Su Hijo quería. Fue enterrada con su cuerpo muerto de acuerdo con la ordenanza de la naturaleza, pero fue movida como la Madre de Dios para fortalecer y hacer que la resurrección de su Hijo, el Señor, sea digna de creer, y tomar la naturaleza que Él la había morado en Ella, fortaleciendo nuestra propia exaltación y nuestra verdadera resurrección.

Así como su nacimiento se hizo en pureza, su muerte también fue maravilloso. Como su nacimiento fue más alto que la palabra y la naturaleza, también lo fue su ascensión más profunda que lo natural de la época. Y fue asombro, porque así como su alma ascendió al cielo sin cuerpo, así su cuerpo ascendió sin alma. Ella le mostró a su Hijo y a Sus siervos su comunión y su separación. Ella ascendió al cielo por gracia y bajo la guía de su Hijo antes de la resurrección común de todos, haciéndonos esperar en la resurrección venidera. Fue exaltada por completo: primero se distinguió con su alma sagrada, cuando lo quiso el Señor, y luego también con el cuerpo sin mancha como el Señor pretendía. Por lo tanto, confesamos la conciencia humana de la Bienaventurada Virgen y la gracia gloriosa con la que su Hijo la glorificó. Así es como se honra toda esta maravillosa fiesta, honrada por los ángeles y las personas, y adornada con la gracia de la Santa Madre de Dios.

Texto completo Aquí

Homilía del Padre José, Fiesta de la Asunción de María

Acerca de blog del Santo Nombre

"…Porque en realidad, Él no está lejos de cada uno de nosotros. En efecto, en Él vivimos, nos movemos y existimos..." (Hechos de los Apóstoles 17, 27-28) La espiritualidad que difundimos puede encuadrarse en la línea del hesicasmo católico. Consideramos a La oración de Jesús como un camino espiritual integral que nos lleva a vivir en la presencia de Dios y nos prepara a la contemplación silente del misterio de Cristo en el corazón. Nuestras referencias principales son los Santos Evangelios; la Filocalía, especialmente Nicéforo el Monje, Gregorio Sinaíta y Calixto e Ignacio; los relatos de un peregrino ruso, las cartas de la oración de Jesús de Esteban de Emaús y el libro "La práctica de la presencia de Dios" del hermano Lorenzo. Mi nombre es Mario Héctor Rovetto, vivo en Córdoba, Argentina. En 2009 inicié el "Hesiquía blog" que hoy permanece como blog subsidiario de elsantonombre.org - Junto a Lourdes León que me ayuda de manera estable desde principios de 2020 llevamos adelante varias páginas como "Fraternidad monástica virtual", "Vidas místicas" y otras. Nuestras actividades principales son brindar el curso de Filocalía, el curso de Fenomenología de Psiqué y la escritura de posts que luego agrupamos en formato libro para su publicación. Ejemplos de ello son "Desde la ermita" o "Dios habla en la soledad" que se hallan en el blog elsantonombre.org o en Amazon. En el primer semestre de 2012 intentamos formar una pequeña comunidad monástica laica llamada "Fraternidad del Santo Nombre" que duró unos pocos meses en la localidad de Unquillo, Pcia. de Córdoba. Un proyecto similar aún alienta en nuestro corazón y esperamos reiniciarlo pronto. Aquí la página de entonces con esbozos de la regla de vida: http://elsantonombre.blogspot.com/ Un abrazo fraterno para todos, invocando el Santo Nombre de Jesús.
Esta entrada fue publicada en Adoración, Celebraciones litúrgicas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Vida de María

  1. Raymundo Villanueva dijo:

    Escritos apócrifos. Por qué se publican?

    Me gusta

    • Hola Hermano, Cristo le cuide. Bueno, no es apócrifo en el sentido que entiendo usted lo dice. San Máximo ha sido aceptado ya en occidente desde hace tiempo, como una autoridad espiritual de envergadura. Este pequeño libro de la vida de María, tiene facetas de mucho interés. No debemos olvidar el contexto en que fue escrito, las necesidades apologéticas del momento y las influencias que Máximo vivía entonces. Fue un gran defensor de la fe. Y se basó en testimonios que en la época resultaban veraces. Dígame usted, si luego de leer el texto completo, este monje a faltado el respeto a María, la madre de Jesús, en algún sentido. Yo no he detectado eso. Por favor avíseme. Un saludo fraterno y gracias por participar en este día de la Asunción.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s