La propia porción de dolor

A cada instante tengo un dilema que resolver: o estoy aquí, donde de hecho estoy, o me voy a otra parte. Siempre estoy deseando quedarme conmigo o partir y alejarme de mí. Desde que hago meditación, elijo más veces permanecer en casa, no huir. Perder la conciencia y viajar quién sabe adónde tendrían que resultarme mucho más fatigoso que mantenerme alerta; pero para mí no es así todavía: la atención me parece un trabajo, y la distracción, en cambio, un descanso. Todas estas resistencias por mi parte son absurdas y tienen una causa muy clara: la necia creencia de que , perdiendo mis fantasmas, terminaré por perderme yo. Pero mis fantasmas no soy yo; ellos son precisamente lo menos yo mismo que hay en mí.

Este descubrimiento me ha llevado años de práctica de meditación. Pero hoy sé, y lo digo con tanto orgullo como humildad, que conectar con el propio dolo y con el dolor del mundo es la única forma, demostrable, para derrocar principal de los ídolos , que no es otro que el bienestar. Par lograr tal conexión con el dolor es preciso hacer exactamente lo contrario a lo que nos han enseñado: no correr, sino parar; no esforzarse, sino abandonarse; no proponerse metas, sino simplemente esta ahí.

Tras todo lo dicho bien cabe afirmar que el dolo es nuestro principal maestro. La lección de la realidad -que es la única digna de ser escuchada- no la aprendemos sin dolor. La meditación no tiene para mí nada que ver con un hipotético estado de placidez, como hay tantos que la entienden. Más bien se trata de un dejarse trabajar por el dolor, de un lidiar pacíficamente con él. La meditación es, por ello, el arte de la rendición. En el combate que supone toda sentada, vence quien se rinde a la realidad. Si en el mundo se nos enseña a cerrarnos al dolor, en la meditación se enseña a abrirnos a él. La meditación es una escuela de apertura a la realidad.

Por lo que acabo de escribir, no es de extrañar que la meditación silenciosa y en quietud haya sido acusada de sofisticado masoquismo; y es que se llega a un punto en que uno desea sentarse a diario con la propia porción de dolor: frecuentarlo, conocerlo, domesticarlo… Sin dejar de ser tal, el dolor va cambiando de signo conforme se lo frecuenta. Y es así como se aprende a estar con uno mismo.

(Extracto, N. 20) PABLO D`ORS:

BIOGRAFÍA DEL SILENCIO.

Breve ensayo sobre meditación. Siruela, Ed. 2017. pp 51 ss.

Links de hoy:

Homilía dominical del Padre José OP

Espiritualidad Ecológica

Esta entrada fue publicada en Aportes de los miembros, Homilías del Padre José y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La propia porción de dolor

  1. Hno Betocua dijo:

    Paz y bien hn@s: Domesticar el vacio espiritual, tiene su lado destructivo que da miedo y un lado constructivo que nos hace crecer y nos convierte en seres humanos plenamente serenos y pacificados. Bendiciones

    Me gusta

  2. Jose Antonio dijo:

    Conectar con el propio dolor y con el de los demás es lo que nos humaniza y por tanto nos abre al misterio de Dios en nosotros, apartándonos así de ese ídolo que como afirma el autor es el bienestar buscado en sí mismo y por sí mismo. la meditación nos ayuda a entrar por esa puerta estrecha pero que lleva a la vida, pues nos muestra la realidad y el dolor una vez domesticado, nos permite estar con nosotros mismos sin sobresaltos. Si en el mundo se nos enseña encerrarnos al dolor, en la meditación se nos enseña a abrirnos a él. Para ello solo necesitamos estar ahí, sin demasiadas prisas y con una actitud de abandono. Creo que esta escuela ademas de ser básica es para todos.

    Me gusta

  3. Alexis dijo:

    El dolor es parte de la vida…

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s