Vivir el abandono

“Vamos a ejercitarnos en esta actitud para llegar a la paz, se trata de abandonar nuestros miedos, todo lo que nos paraliza y todo lo que nos impide entregarnos con paz y con serenidad al ejercicio más importante que tenemos entre manos y a la vocación primera a la que Dios nos ha llamado, la vocación de vivir. En una palabra: necesitamos aprender a orar para aprender a vivir mas y mejor. Nuestra esperanza es que la oración se transforme en vida y sea escuela de vida.

Evidentemente que para adentrarnos en la senda del abandono es preciso que nos situemos dentro de un contexto de fe.

Por abandono podemos entender muchas cosas y puede resultarnos algo confuso. A primera vista suena a pasividad, fatalismo, resignación, cruzarse de brazos. Pero en el fondo es todo lo contrario: coloca a la persona en su máximo nivel de eficacia y productividad. Si lo que abandonamos es lo más negativo del corazón entonces el resultado será eminentemente positivo.

Abandonamos pues lo negativo, es decir los impulsos más negativos del corazón. Bien sea la venganza contra este que me ofendió, o al resentimiento porque todo me sale mal en la vida o a la vergüenza por ser yo tan poca cosa o a la lástima porque hubiese sucedido eso. A todo esto decimos: no

Pero nos abrimos en cambio a lo positivo, es decir a lo que Dios quiso, permitió o dispuso. A todo ello diremos: sí, Padre, en tus manos extiendo mi vida como un cheque en blanco. ¡Hágase tu voluntad!”…

Vivir el abandono (Texto completo)

Enlaces de hoy:

Homilía del Domingo

La ley, la Gracia y el Espíritu Santo

Acerca de Blog El Santo Nombre

...Porque en realidad, él no está lejos de cada uno de nosotros. En efecto, en Él vivimos, nos movemos y existimos... (Hechos de los Apóstoles 17, 27-28)
Esta entrada fue publicada en Aportes de los miembros, Contemplación y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Vivir el abandono

  1. Hno Betocua dijo:

    Paz y bien hn@s: A mi el tema me recuerda al Hno Charles de Foucauld, y este interesante texto , se puede resumir en la Oración compuesta por El. Bendiciones

    Me gusta

  2. Jose Antonio dijo:

    Hola, hermana: efectivamente el es el que inspiró en su día en mi esta actitud de abandono y este deseo de entenderlo correctamente. En sus charlas y libros está ampliamente expuesto. Con esto quisiera manifestarle mi homenaje y mi recuerdo, sobre todo, siendo que nos dejó hace ya algunos años.

    Me gusta

  3. Si lo que abandonamos es lo más negativo del corazón entonces el resultado será eminentemente positivo.

    Esto es clave, vaciarnos de todo lo q impide la obra de la gracia en el corazón. Gracias por aportar estos textos de los ejercicios que realizas, son muy útiles si se los lee con atención. Un abrazo fraterno en Cristo Jesús, Padre José.

    Me gusta

  4. María dijo:

    Muy interesante, P. José A. me recuerda este escrito mucho las ideas del P. Ignacio Larrañaga. El también habla en repetidas ocasiones en sus libros de esa actitud de abandono.
    Ojalá todo lo que vamos viendo nos acerque más al Señor y logremos esa paz de corazón a la que todos aspiramos en medio de las vicisitudes de este mundo.
    Unidos en la Invocación del Santo Nombre

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s