Homilía del Padre José

Domingo 28° del Tiempo Ordinario – Ciclo A

En la tradición bíblica primitiva se imaginaba la felicidad del reino como la vuelta al paraíso donde el hombre disfrutaría de toda clase de bienes materiales.

La primera lectura de Isaías 25,6-10ª, nos presenta la imagen del banquete para transmitirnos la sugerente realidad de la promesa que se cumplirá. El profeta traslada esta imagen con todo su sentido simbólico a un orden nuevo de esperanza abierta a todos los pueblos. La salvación, en su realización definitiva será universal, sin fronteras, ni distinción de razas y pueblos…

Continúa leyendo en “Contemplar y Proclamar”

Enlaces de hoy:

Listado de clases del curso de Liderazgo cristiano

El silencio de Dios

Acerca de Blog El Santo Nombre

...Porque en realidad, él no está lejos de cada uno de nosotros. En efecto, en Él vivimos, nos movemos y existimos... (Hechos de los Apóstoles 17, 27-28)
Esta entrada fue publicada en Espiritualidad, Homilías del Padre José y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s