Vida Plena

Meditación decimocuarta

A la vida plena del hombre pertenece un entendimiento del ser, que ante las últimas instancias de su vida no cierra los ojos. La expectativa de la muerte nos debe conducir y ayudar a entender las verdades de nuestro propio ser. Vida propia, vida verdadera, significa realizar las propias posibilidades y corresponder a las exigencias de cada momento y a los respectivos condicionamientos de la vida.

Lo principal es que en la oración permanezcamos unidos y que, a la vez, nos encontremos mutuamente bajo la luz eterna. El anhelo crece tanto más, cuanto más se ve adentrarse en esto a otros.

Creer en un santo, no significa otra cosa que sentir en él la presencia de Dios.

Santa Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein)

Imagen extraída de La Mirada Contemplativa

Haz click aquí para dejar tu comentario

Textos de Hoy:

El latido de tu Nombre

Vigilancia espiritual

Acerca de Yoga y Crianza

Me sumé a participar del blog El Santo Nombre a finales de 2019. He buscado a Dios y a la Verdad toda mi vida. Conociéndome a mí misma, conociendo el mundo, tal como el Maestro nos indicó, sigo los latidos del Corazón.
Esta entrada fue publicada en Ejercicios espiritules, Meditación diaria y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Vida Plena

  1. Cada vez me gusta más esta santa. Profundizar sus textos ayuda mucho. Gracias Lourdes. Cristo te cuide.

    Me gusta

  2. Esteban Tucumán dijo:

    Vivir la unión con Cristo en el constante presente y en lo posible consciente.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s