Vivencia de Vida

Texto para reflexionar

Photo by James Finch on Pexels.com

El primer fundamento de la fe religiosa es la vivencia de vida. Todo ser humano lleva en sí un atisbo de la trascendencia, un anhelo de Dios y un presentimiento de que hay vida después de la muerte. Si la persona encuentra un expreso mensaje de Dios en su camino, este vislumbre vibrará en su interior.

La fe viene a ser una especie de resonancia en respuesta al mensaje. Cuanto más importante e intensa es la experiencia vital, tanto más fácil será que el ser humano halle su camino hacia Dios. También es posible que tome conciencia de que ya tenía un atisbo de Dios con anterioridad, pero en su diario trajinar no le había prestado suficiente atención. No hay fe posible sin una experiencia de vida. Es un factor determinante en el despertar de la fe en Dios.

Extraído de El camino de la contemplación de Francisco Jalics, SJ

Dale aquí para comentar

Enlaces recomendados:

Felices ustedes…

San Antonio Abad

Acerca de Hermana Lourdes

Me sumé a participar del blog El Santo Nombre a finales de 2019. He buscado a Dios y a la Verdad toda mi vida. Conociéndome a mí misma, conociendo el mundo, tal como el Maestro nos indicó, sigo los latidos del Corazón.
Esta entrada fue publicada en Contemplación, Discernimiento, Santo Nombre y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Vivencia de Vida

  1. Hno Betocua dijo:

    Paz y bien hn@s: Hay una frase que me gusta mucho del Papa emérito S.S. Benedicto XVI al respecto = ” El vinculo entre la fe y la esperanza es la confianza”, bendiciones

    Me gusta

  2. Jose A. dijo:

    Decimos del Espíritu que es Señor y dador de vida. Por tanto, Dios es fuente de vida. No podemos afirmar a Dios y afirmar la muerte. Ciertamente, la muerte no es querida por Dios.

    Me gusta

  3. Rosângela Souza Cavalcanti de Oliveira dijo:

    Tenho muita vontade de viver uma vida monástica, aqui onde estou, na minha casa sinto um anseio muito forte de me dedicar mais a Deus.

    Me gusta

    • Hermana Lourdes dijo:

      Hermana Rosângela;
      Muchas gracias por su valioso compartir.
      Ese impulso verdadero del que nos hablá de vivir y para Dios, podemos vivirla vida monástica en la vida cotidiana, simplemente retirando los sentidos del mundo y centrándonos en la paz del Corazón. Aquí y desde aquí encontramos el verdadero retiro y la vida monacal de la que nos habla. Esto no implica debamos abandonar nuestras responsabilidades familiares y del mundo, solo que las vivimos en una constante entrega a nuestro Señor, invocando su Santo Nombre en el Corazón. Bendiciones hermana. ( Espero me entienda, no hablo portugués).

      Me gusta

  4. Anónimo dijo:

    Me quedo con la impresión de no saber a qué experiencia de vida se refiere. Vida de fé, esperanza y amor. La vida que se vive cuando se siente la presencia del Señor.

    Me gusta

    • Hermana Lourdes dijo:

      Disculpe no haberle respondido antes herman@;
      Yo lo que siento es que se refiere a ese “un atisbo de la trascendencia”, a ese “un anhelo de Dios”. O como bien usted ha definido esa certeza de sentir la presencia del Señor que, por la misma, nos impulsa a esa constante búsqueda de unirnos y fusionarnos con Él.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s