De la meditación a la contemplación

Texto para reflexión

Photo by Balog Krisztina on Pexels.com

Sin embargo, llega un momento en que el orante «ya no puede meditar… ni gusta de ello como antes». Parece que la meditación ha agotado sus posibilidades pues si bien «ya se ve que de necesidad no ha de gustar el alma en este tiempo de otras imágenes diferentes, que son del mundo», lo cierto es que el alma está empachada de pensamientos, imágenes y formas. Tal vez, de alguna manera, intuye que para recibir «esta noticia general amorosa» hay que tener el espíritu «callado y desarrimado de sabores y noticias discursivas».

San Juan de la Cruz explica que la noche oscura de los sentidos tiene una finalidad en el itinerario espiritual; «queriendo llevarlos adelante», Dios «oscuréceles de toda esta luz y ciérrales la puerta y manantial de la dulce agua espiritual…, y los deja tan a oscuras… que no sólo no hallan juego y gusto en las cosas espirituales y buenos ejercicios en que solían ellos hallar sus deleites y gustos; mas en lugar de esto hallan, por el contrario, sinsabor y amargura en las dichas cosas; porque…, sintiéndolos ya Dios aquí algo crecidillos, para que se fortalezcan y salgan de mantillas, les desarrima del dulce pecho y abajándolos de sus brazos, los acostumbra a andar por sus pies, en lo cual sienten ellos gran novedad, porque se les ha vuelto todo al revés».

Al superar ese obstáculo, el hombre se reafirma en su convicción de la nadidad del mundo y «adquiere libertad de ánimo, claridad en la razón… Adquiere más gozo y recreación en las criaturas con el desapropio de ellas, el cual (el hombre) no se puede gozar en ellas si las mira con asimiento de propiedad, porque éste (el asimiento)… ata al espíritu en la tierra y no le deja anchura de corazón» .

Por supuesto que no toda persona atraviesa la noche oscura del sentido con la misma intensidad ni padece los mismos síntomas. Por eso, san Juan de la Cruz enumera algunas de las señales más significativas para identificar el momento en que el orante debe iniciarse en la práctica de la contemplación: Imposibilidad de meditar, desgana afectiva generalizada que no encuentra consuelo en las cosas de Dios, deseo de estar a solas con Dios, etc. . Es entonces cuando el principiante debe dejar la meditación y entregarse a la contemplación pues «Aquí comienza Dios a comunicársele, no ya por el sentido, como antes hacía por medio del discurso…, sino por el espíritu puro». Se inicia la vía del espíritu, la ciencia de la contemplación propia de los aprovechantes y de los aprovechados.

Extraído de Historia de la Meditación No-dual de Javier Alvarado (pag.558-59)

Dale aquí para comentar

Enlace recomendados:

Eres tú magnífico en las alturas

Felices los que piensan antes de actuar

Acerca de Hermana Lourdes

Me sumé a participar del blog El Santo Nombre a finales de 2019. He buscado a Dios y a la Verdad toda mi vida. Conociéndome a mí misma, conociendo el mundo, tal como el Maestro nos indicó, sigo los latidos del Corazón.
Esta entrada fue publicada en Contemplación, Discernimiento y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a De la meditación a la contemplación

  1. Hna. María Clara dijo:

    La vía del espíritu, una profunda experiencia con Dios. Paz y Bien!

    Me gusta

  2. José A. dijo:

    Dios, siempre queriéndonos llevar adelante y pasar del Sentido al Espíritu. Dichoso el que se deja llevar por él.

    Me gusta

  3. Hno Betocua dijo:

    Paz y bien Hn@s: ” la noche oscura de los sentidos tiene una finalidad en el itinerario espiritual; «queriendo llevarlos adelante” bendiciones

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s