A su imagen y semejanza.

Texto para reflexionar

Como el hombre está hecho a imagen y semejanza de Dios, posee en su interior una indeleble y sutil huella dejada por el Creador a modo de «hoja de ruta» que indica el correcto itinerario espiritual; «Dios en todas las almas mora secreto y encubierto en la sustancia de ellas». Esta “huella” tira del hombre hacia dentro y le impulsa constantemente a escudriñar la causa de su existencia y la finalidad de la vida.

El hombre sospecha que puede naturalmente «ser igual a Dios por amor» y dar fin a la angustiosa sensación de soledad y separación de su espiritual origen. El hombre se sabe “divino”, pero se encuentra arrojado del Paraíso y exiliado en el reino de la de semejanza de modo que pugna por regresar a la unidad o unión primigenia, y
«hasta llegar a esto no está el alma contenta». Por ignorancia, el alma tiende a buscar a Dios hacia el exterior, sin darse cuenta de que, por naturaleza, Dios mora dentro de uno mismo. Para ello hay que proceder «de lo menos a lo más y de lo más exterior hasta lo más interior, hasta llegar al intimo recogimiento donde el alma se une con Dios».

De ahí que la vía mística consista en el desasimiento y pérdida del interés por las cosas exteriores y el progresivo adentramiento hasta llegar al «más profundo centro» del alma en donde, producida la unión por semejanza o participación, se conoce y gusta a Dios. «El centro del alma es Dios, al cual cuando ella hubiere llegado según toda la capacidad de su ser y según la fuerza de su operación e inclinación habrá llegado al último y más profundo centro suyo en Dios, que será cuando con todas sus fuerzas entienda, ame y goce a Dios». Ese centro donde Dios se hallaba como dormido, ese
«seno donde secretamente mora», ese «fondo» hace referencia a la parte del alma más interior y espiritual en donde tiene lugar la unión con la divinidad; aunque el propio san Juan advierte que no se trata más que de metáforas, dado que, en rigor, el alma no tiene partes. En suma, el primer paso del alma es conocerse a sí misma.

(pag. 542-43)

Texto extraído de Historia de la meditación no-dual de Javier Alvarado

Imagen extraída de vocacionesbarnabitas.blogspot.com

Deja aquí tu comentario

Enlaces recomendados:

Conoce a los testigos del amor

Oremos por las vocaciones

Acerca de Hermana Lourdes

Me sumé a participar del blog El Santo Nombre a finales de 2019. He buscado a Dios y a la Verdad toda mi vida. Conociéndome a mí misma, conociendo el mundo, tal como el Maestro nos indicó, sigo los latidos del Corazón.
Esta entrada fue publicada en Contemplación, Discernimiento, Santo Nombre y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a A su imagen y semejanza.

  1. Rosa dijo:

    Como se conoce el alma?

    Me gusta

    • Hermana Lourdes dijo:

      Hermana Rosa; en el texto nos da una pauta…
      “en el desasimiento y pérdida del interés por las cosas exteriores y el progresivo adentramiento hasta llegar al «más profundo centro» del alma en donde, producida la unión por semejanza o participación, se conoce y gusta a Dios. «El centro del alma es Dios, …”

      Paz y bien en su corazón

      Me gusta

  2. Hno Betocua dijo:

    Paz y bien hn@s: San Agustin dice: ” ESTAS MÁS CERCA DEL ALMA QUE ELLA DE SI MISMA” Bendiciones

    Me gusta

  3. José A. dijo:

    Conocer nuestra alma, nuestra interioridad, la imagen de Dios que somos, he ahí un buen objetivo posiblemente el mas grande de todos los que tengamos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s