El desierto en casa

Tiempo de Cuaresma

Existe una tradición en el libro del Éxodo, escondida entre líneas de los textos que han dominado la redacción del libro, que habla de la salida de Egipto como una expulsión del pueblo de Israel de la tierra de Egipto al desierto. Me gustaría utilizarla para reflexionar sobre el sentido que podemos dar a la cuaresma este año. 

La razón es que antes de que pensemos en la imagen del desierto como un lugar donde ir para encontrar lo esencial de nosotros mismos, este nos ha invadido en múltiples formas, dejando nuestras vidas llenas de pobreza, dolor, incertidumbre… en una situación cuaresmal existencial. Es como si el COVID nos hubiera expulsado al desierto metiendo las arenas del desierto en nuestra propia casa obligándonos a atravesar a todos, de diferentes maneras, pero a todos, una estepa existencial que requiere fuerza y confianza.

En esta perspectiva la cuaresma litúrgica puede ser una invitación a reconocer los gestos, situaciones, realidades con los que Dios acompañó al pueblo de Israel e identificar con él los lugares de su presencia alentadora entre nosotros. 

Así se vio Israel, en el desierto y sin marcha atrás. No podía volver a su antigua situación y lo que veía en su presente era un camino difícil que no mostraba apenas indicadores de vida.

Puedes contemplar la imagen y explicitar ante el Señor tu situación concreta. Tus pérdidas, tus miedos, tus inseguridades, tu malestar, tu enfado con la situación… y ponerla en sus manos, como si quisieras que el Señor la conociera de primera mano, por tu boca. Hazlo con confianza incluso si tienes que mostrarle por momentos tu rabia.

Termina recitando el salmo 77 despacio, recordando que Israel fue conducido y salvado finalmente por Dios:

Alzo mi voz a Dios gritando, alzo mi voz a Dios para que me oiga.

En mi angustia busco a Dios; de noche extiendo las manos sin descanso,

y mi alma rehúsa el consuelo.

Cuando me acuerdo de Dios gimo, y meditando me siento desfallecer.

Sujetas los párpados de mis ojos, y la agitación no me deja hablar.

Repaso los días antiguos, recuerdo los años remotos;

de noche lo pienso en mis adentros, y meditándolo me pregunto:

«¿Es que el Señor nos rechaza para siempre y ya no volverá a favorecernos?

¿Se ha agotado ya su misericordia, se ha terminado para siempre su promesa?

¿Es que Dios se ha olvidado de su bondad, | o la cólera cierra sus entrañas?».

Y me digo: «¡Qué pena la mía! ¡Se ha cambiado la diestra del Altísimo!».

Recuerdo las proezas del Señor; sí, recuerdo tus antiguos portentos,

medito todas tus obras y considero tus hazañas.

Dios mío, tus caminos son santos: ¿Qué dios es grande como nuestro Dios?

Tú, oh Dios, haciendo maravillas, mostraste tu poder a los pueblos;

con tu brazo rescataste a tu pueblo, a los hijos de Jacob y de José.

Te vio el mar, oh Dios, te vio el mar y tembló,

los abismos se estremecieron. Las nubes descargaban sus aguas,

retumbaban los nubarrones, tus saetas zigzagueaban.

Rodaba el estruendo de tu trueno, los relámpagos deslumbraban el orbe,

la tierra retembló estremecida. Tú te abriste camino por las aguas,

un vado por las aguas caudalosas, y no quedaba rastro de tus huellas.

Mientras guiabas a tu pueblo, como a un rebaño, por la mano de Moisés y de Aarón.

Mientras guiabas a tu pueblo…

Mientras guiabas a tu pueblo…

Mientras guiabas a tu pueblo…

Extraído del blog caminante-caminar

Imagen extraída de yogaymedicinaoriental.blogspot.com

Dale aquí para comentar

Enlaces recomendados:

Vídeo “Un agran Amor abrazado al corazón

Audio Macario, el Egipcio

Acerca de Hermana Lourdes

Me sumé a participar del blog El Santo Nombre a finales de 2019. He buscado a Dios y a la Verdad toda mi vida. Conociéndome a mí misma, conociendo el mundo, tal como el Maestro nos indicó, sigo los latidos del Corazón.
Esta entrada fue publicada en Aportes de los miembros, Ejercicios espiritules y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El desierto en casa

  1. Hno Betocua dijo:

    Paz y bien hn@s: “Dios mío, tus caminos son santos: ¿Qué dios es grande como nuestro Dios?” Bendecida cuaresma

    Me gusta

  2. José A. Heredia dijo:

    Gracias por recordarnos insistentemente que Dios es el que guía a su pueblo. Cuando todo va bien, nos parece lo más normal, pero cuando las cosas van mal o se nos tuercen los planes y tenemos miedo, nos cuesta reconocerlo. Ciertamente, vivir en el desierto no es fácil, ni cómodo y está lleno de peligros de todo tipo. Solo cabe confiar en Dios, que es el que guía a su pueblo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s