El descanso del alma

77. Hijo, es tiempo de que aprendas – antes de cualquier otra cosa – que, así como aquel que desea saber como extender bien el arco no puede hacerlo sino tiene un centro al cual apuntar, quién desea aprender a vivir bien la hesiquía, debe mirar como centro al cual dirigirse el ser siempre manso de corazón.

En efecto dice San Isidoro: “No basta practicar la ascesis para obtener la virtud, es necesario también adecuarse a ciertas reglas para poder alcanzar la ascesis. Si perseguimos y luchamos por lograr la mansedumbre e interrumpimos la lucha con sentimientos tumultuosos, eso no es otra cosa que desear obtener la salvación, pero no querer hacer lo que contribuye a alcanzarla…

83. Sé, por ello, solícito para todas las cosas mencionadas, y, ante todo, invoca con calma, mansedumbre y conciencia pura al Señor Jesucristo en la profundidad de tu corazón, como hemos dicho. Así pues, avanzando por el camino, posees su gracia divina que reposa en el alma. Dice Clímaco: “Nadie que esté atormentado por la cólera y la presunción, la hipocresía y el rencor podrá osar contemplar jamás una traza de hesiquía, a fin de no ser atrapado por la confusión. Pero si uno está puro de esas cosas, desde sí mismo conoce lo que necesita. Yo mismo no creo conocerlo”.

Por consiguiente, no sólo tendrás la gracia de Dios que reposa en tu alma, sino que tu alma descansará perfectamente de los demonios y las pasiones que la atormentaban. Y si la atormentasen nuevamente, no podrían actuar porque esta no adhiere a ellos, ni desea el placer que de ellos proviene.

Párrafos 77 y 83 de Calixto e Ignacio Xanthopoulus; en páginas 298 y 304 del volumen IV de Filocalía; ed. Lumen, Buenos Aires 2012

Enlaces de hoy:

Homilía del domingo

Miedo, apego y deseo

Acerca de Hermana Lourdes

Me sumé a participar del blog El Santo Nombre a finales de 2019. He buscado a Dios y a la Verdad toda mi vida. Conociéndome a mí misma, conociendo el mundo, tal como el Maestro nos indicó, sigo los latidos del Corazón.
Esta entrada fue publicada en Filocalía y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El descanso del alma

  1. Hno Betocua dijo:

    Paz y bien, Señor Jesús ten piedad de mi que soy un pecador, saludos y bendiciones

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s