En la Octava Pascual…

Tiempo de Arriesgar.

Pensar en la Resurrección puede convertirse en un ejercicio de complacencia. “Jesús Resucitó”, “Feliz Pascua”,  “qué bonito es todo…”. Besos y sonrisas para todos…Llenamos nuestras liturgias de cantos que hablan de gozo sin límites y felicidad plena. Recitamos oraciones que dicen que el mundo está lleno de luz, que la tiniebla ha desaparecido, que la gracia desborda en torrentes, que es tiempo de cantar…  Pero si uno tiene ganas de ser escéptico el mundo ayuda mucho; miras alrededor y los periódicos siguen llenos de noticias trágicas. El que ayer sufría hambre hoy sigue con el estómago vacío. Los violentos no parecen haberse transformado en dóciles corderos. Nuestra Iglesia sigue necesitando más diálogo y menos seguridades. No hay 0´7 para ayudas al desarrollo, sigue habiendo deuda externa, no se ha abolido la pena de muerte, y así podríamos seguir mostrando semillas del mal (¿Y dónde quedan entonces las semillas de la resurrección que tanto exaltábamos la semana pasada?)

Tenemos que ser conscientes de que la Resurrección no es una cuestión de “todo o nada”, de un ya definitivo. Sólo es un anticipo, una promesa que ha empezado a cumplirse, un motivo para seguir luchando, una razón para correr riesgos.

Fuente: PastoralSJ



¡CRISTO HA RESUCITADO!

Celebrando el gozo de la victoria de Jesucristo sobre el pecado -nuestro pecado- y la Muerte, compartimos con todos vosotr@s, herman@s, el .pdf Sobre la Resurrección de Cristo, según la Beata Ana Catalina Emmerich

Resurreccion_cristo

 

Publicado en Aportes de los miembros, Espiritualidad, Meditaciones | 4 comentarios

Oblación. Triduo Pascual

Padre Santo

cuya Palabra es la Verdad

y el Amor erterno,

tú nos has elegido en tu Hijo querido

para que seamos santos e irreproclables

en tu presencia por el amor.

Tú nos atraes hacia ti

por el Corazón de tu Hijo,

abierto por nosotros en la Cruz,

y en él nos haces participes de su amor salvador,

por una vida de unión y oblación.

Tú nos asocias a su misterio

de Muerte y Resurrección

y al movimiento de reparación

que este misterio suscita en tu Iglesia.

Santifícamos en la verdad,

para que seamos configurados

a imagen de Cristo Jesús,

que se entregó hasta la muerte

por la salvación del mundo,

haciéndose Siervo de los hombres

en la humildad y la obediencia.

Enseñanos, por su ejemplo y gracia,

a entregarnos a ti y a estar disponibles

para anunciar a los hombres tu misericordia

preparando la llegada de tu Reino.

Amém

[Acto de Oblación. Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús. Dehonianos]

+—+—+

Hermanos,

renovados por la gracia del Santo Triduo Pascual,

El Señor os  atraiga, cada día,  a una mayor unión e intimidad con Él…

FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN

Publicado en Celebraciones litúrgicas, El Monje interior, Espiritualidad, Oración, Vida en Cristo | 2 comentarios