Padre nuestro en cuaresma

 

 

 

Padre Nuestro que estas en el cielo,

pero que nunca te has olvidado de nosotros;

Tu, que nos has enviado a tu Hijo Salvador…

Sea alabado por siempre tu Santo Nombre.

 

Ayudanos a hacerte presente entre nuestros hermanos,

pero no por nuestros méritos,

sino por los de Tu Hijo  entregado por nosotros.

Sea alabado por siempre tu Santo Nombre.

 

Transforma nuestros corazones en este tiempo de Converión,

para que seamos humildes i no vanidosos;

sencillos y no orgullosos;

pacientes y no coléricos;

generosos y no miserables;

alentadores y no decepcionadores;

honestos y no desohonestos;

indulgentes y no severos;

activos y no pasivos; 

liberadores y no opresores.

Sea alabado por siempre tu Santo Nombre.

 

Y no permitas que nunca más nos olvidemos de Ti:

cuando huyes de los conflictos bélicos;

cuando eres acusado injustamente;

cuando duermes en la calle;

cuando eres marginado;

cuando das la vida por los demás…

Sea alabado por siempre tu Santo Nombre.

 

Y que la Passión de Tu Hijo nos libre de todo mal.

Sea alabado por siempre tu Santo Nombre. amén

 

 

Publicado en Aportes de los miembros, Celebraciones litúrgicas, Contemplación, El Monje interior, Espiritu Santo, Espiritualidad, Meditaciones, Meditaciones breves, Vida Consagrada, Vida en Cristo, Vida Eremítica | Etiquetado | Deja un comentario

Cuaresma, camino de contemplación

Resultado de imagen de iconos pasion de cristo

“La contemplación nos pone a la escucha humilde y dócil de la Palabra de Dios: allí se nos comunica siempre en el claroscuro de la fe, qué quiere Dios de nosotros, porque suceden ciertas cosas, que tenemos que hacer para cambiar la historia.

María cambió la historia de esclavitud en historia de libertad con que nos liberó Cristo: (Gal 5,1), por su humilde disponibilidad de esclava del Señor.”

Cardenal Eduardo Pironio

 

Publicado en Aportes de los miembros, Celebraciones litúrgicas, Contemplación, El Monje interior, Espiritualidad, Meditaciones breves, Oración, Vida en Cristo, Virgen Maria | 6 comentarios