Vía del sentido. Vía del Espíritu.

Reflexiones sobre la meditación y la contemplación

San Juan de la Cruz sigue la tradición mística cristiana que distingue dos categorías generales de oración: la meditación, que «es acto discursivo por medio de imágenes, formas y figuras, fabricadas e imaginadas por los sentidos»; y la contemplación, que «se comunica e infunde en el alma por amor, lo cual acaece secretamente a oscuras de la obra del entendimiento y delas demás potencias». La meditación es la vía del sentido dado que implica un modo de cognición a través de los sentidos y las potencias. Forma
parte de la primera etapa del itinerario espiritual de los aspirantes, probacionistas o novicios, que san Juan denomina principiantes. Esta etapa concluye cuando se supera una crisis que se describe como «noche pasiva del sentido».


El paso de la meditación a la contemplación da paso a la vía del Espíritu o vía iluminativa; es «la vía del espíritu, que es la contemplación». En la vía contemplativa hay, a su vez, dos etapas sucesivas; una etapa de contemplación inicial o purgativa,
propia de los llamados aprovechantes, y una etapa final de contemplación perfecta o unitiva, propia de los denominados aprovechados. En ella «Salió el alma a comenzar el camino y vía del espíritu, que es de los aprovechantes y aprovechados, que por otro
nombre llaman vía iluminativa o contemplación infusa». El tránsito de la contemplación purgativa a la contemplación suma o perfecta está marcado por una crisis mayor caracterizada por la aceptación de la propia nada; es la «noche pasiva del espíritu» que abre las puertas a la vía unitiva del «sumo recogimiento» o «suma contemplación» que conduce a la unión transformante. Menciona el santo otra forma superior de contemplación, la visión beatífica, pero ella se da sólo en la otra vida.

Extraído de Historia de la Meditación No-dual de Javier Alvarado

Imagen extraída de pinterest.com

Deja aquí tu comentario

Enlaces recomendados:

Vida de San Francisco de Sales

Homilía del Padre José

Publicado en Contemplación, Homilías del Padre José | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

La más elevada oración

Texto para reflexionar

Photo by Nick Bondarev on Pexels.com

Esta revelación fue dada a mi entendimiento para enseñar a nuestras almas la forma de adherirse sabiamente a la bondad de Dios. Y en ese mismo momento vinieron a mi mente nuestros hábitos de oración, cómo en nuestra ignorancia acerca del amor acostumbramos a emplear muchos intermediarios.

Entonces vi verdaderamente que se honra y satisface más a Dios cuando le rezamos por su bondad y nos unimos a él por su gracia, con verdadero entendimiento y fe firme, que cuando empleamos todos esos intermediarios en los que puede pensar el corazón. Pues recurriendo a tales mediadores hacemos muy poco y no glorificamos plenamente a Dios. Su bondad es plena y completa, de nada necesita…

Por lo tanto, le agrada que le busquemos y honremos a través de sus mediaciones, con tal que comprendamos y sepamos que él es la bondad de todo. Pues la forma más elevada de oración es la que se dirige a la bondad de Dios, que desciende a nuestras más humildes necesidades. Da vida a nuestras almas y las hace vivir y crecer en gracia y virtud. Es la más cercana a nuestra naturaleza y la más pronta a la gracia, pues es la misma gracia que el alma busca y buscará siempre, hasta que conozcamos verdaderamente a nuestro Dios, que nos ha encerrado a todos en él.

Extraído de El libro de las Visiones y Revelaciones de Jualiana de Norwich

Dale aquí si quieres comentar

Enlaces de hoy:

Una actitud amigable

Una invitación del sitio Hozana.es

Publicado en Contemplación, Vida Consagrada | Etiquetado , , | 2 comentarios

Vivencia de Vida

Texto para reflexionar

Photo by James Finch on Pexels.com

El primer fundamento de la fe religiosa es la vivencia de vida. Todo ser humano lleva en sí un atisbo de la trascendencia, un anhelo de Dios y un presentimiento de que hay vida después de la muerte. Si la persona encuentra un expreso mensaje de Dios en su camino, este vislumbre vibrará en su interior.

La fe viene a ser una especie de resonancia en respuesta al mensaje. Cuanto más importante e intensa es la experiencia vital, tanto más fácil será que el ser humano halle su camino hacia Dios. También es posible que tome conciencia de que ya tenía un atisbo de Dios con anterioridad, pero en su diario trajinar no le había prestado suficiente atención. No hay fe posible sin una experiencia de vida. Es un factor determinante en el despertar de la fe en Dios.

Extraído de El camino de la contemplación de Francisco Jalics, SJ

Dale aquí para comentar

Enlaces recomendados:

Felices ustedes…

San Antonio Abad

Publicado en Contemplación, Discernimiento, Santo Nombre | Etiquetado , , , , , | 8 comentarios

Conviértete en lo que eres

Reflexión de hoy

Photo by Pixabay on Pexels.com

«En mi principio está mi fin.» El propósito de la oración se puede resumir en la frase:
«Conviértete en lo que eres.» Conviértete, consciente y activamente, en lo que ya eres potencialmente y en secreto, en virtud de tu creación según la imagen divina y tu recreación en el Bautismo. Conviértete en lo que eres: Más exactamente, vuelve dentro de ti mismo; descúbrele a Él que ya es tuyo, escúchale a Él que nunca cesa de hablar en tu interior; poséele a Él que incluso ahora te posee. Tal es el mensaje de Dios para cualquiera que desea orar: «Tú no me buscarías si no fuera porque ya me has encontrado.»

Extraído de El poder del Nombre / Oración de Jesús en la Espiritualidad Ortodoxa

Kallisto Ware

Dale aquí para comentar

Enlaces recomendados:

Bautismo del Señor

Homilía del Padre José

Publicado en Celebraciones litúrgicas, Contemplación, Santo Nombre | Etiquetado , , , , | 10 comentarios

En la festividad de los Reyes Magos

Three Kings Behold the Star of Bethlehem

Pues la estrella

es ya llegada,

vaya con los Reyes

la mi manada.

Vamos todas juntas

a ver el Mesías,

pues vemos cumplidas

ya las profecías.

Pues en nuestros días,

es ya llegada,

vaya con los Reyes

la mi manada.

Llevémosle dones

de grande valor,

pues vienen los Reyes,

con tan gran hervor.

Alégrese hoy

nuestra gran Zagala,

vaya con los Reyes

la mi manada.

No cures, Llorente,

de buscar razón,

para ver que es Dios

aqueste garzón.

Dale el corazón,

y yo esté empeñada:

vaya con los Reyes

la mi manada.

Santa Teresa de Jesús

Imagen extraída de muyinteresante.es

Dale aquí para comentar

Enlaces recomendados:

Video Padre José Epifanía

Tocar el corazón de Dios

Publicado en Homenajes, Homilías del Padre José, Santo Nombre | Etiquetado , , , , | 1 Comentario

En el principio…la Palabra.

Photo by Pixabay on Pexels.com

Al principio existía la Palabra,
y la Palabra estaba junto a Dios,
y la Palabra era Dios.

Al principio estaba junto a Dios.

Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra
y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe.

En ella estaba la vida,
y la vida era la luz de los hombres.

La luz brilla en las tinieblas,
y las tinieblas no la percibieron.

Apareció un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan.

Vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él.

El no era luz, sino el testigo de la luz.

La Palabra era la luz verdadera
que, al venir a este mundo,
ilumina a todo hombre.

Ella estaba en el mundo,
y el mundo fue hecho por medio de ella,
y el mundo no la conoció.

Vino a los suyos,
y los suyos no la recibieron.

Pero a todos los que la recibieron,
a los que creen en su Nombre,
les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios.

Ellos no nacieron de la sangre,
ni por obra de la carne,
ni de la voluntad del hombre,
sino que fueron engendrados por Dios.

Y la Palabra se hizo carne
y habitó entre nosotros.
Y nosotros hemos visto su gloria,
la gloria que recibe del Padre como Hijo único,
lleno de gracia y de verdad.

Juan da testimonio de él, al declarar: «Este es aquel del que yo dije: El que viene después de mí me ha precedido, porque existía antes que yo».

De su plenitud, todos nosotros hemos participado
y hemos recibido gracia sobre gracia:

porque la Ley fue dada por medio de Moisés,
pero la gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo.

Nadie ha visto jamás a Dios;
el que lo ha revelado es el Hijo único,
que está en el seno del Padre.

(Ver texto completo aquí)

Evangelio de San Juan (1,1-5.9-18)

Dale aquí para comentar

Enlaces recomendados:

Homilía del Domingo del Padre José

Tocar el corazón de Dios

Publicado en Adoración, Oracion de Jesús, Santo Nombre | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Año Nuevo

Photo by Pixabay on Pexels.com

Fuente desconocida

Dale aquí para comentar

Enlaces recomendados:

Santa Maria, Madre de Dios

Homilía del Padre José

Publicado en Santo Nombre | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Adherirse a la bondad de Dios

Photo by Robert Stokoe on Pexels.com

Esta revelación fue dada a mi entendimiento para enseñar a nuestras almas la forma de adherirse sabiamente a la bondad de Dios. Y en ese mismo momento vinieron a mi mente nuestros hábitos de oración, cómo en nuestra ignorancia acerca del amor acostumbramos a emplear muchos intermediarios. Entonces vi verdaderamente que se honra y satisface más a Dios cuando le rezamos por su bondad y nos unimos a él por su gracia, con verdadero entendimiento y fe firme, que cuando empleamos todos esos intermediarios en los que puede pensar el corazón. Pues recurriendo a tales mediadores hacemos muy poco y no glorificamos plenamente a Dios. Su bondad es plena y completa, de nada necesita.

de Santa Juliana de Norwich

Dale aquí para comentar

Enlaces recomendados:

Santos Inocentes

Homilía del Padre José – La Sagrada Familia

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria | Deja un comentario

Una Navidad diferente

Todo el mundo habla de que esta Navidad será diferente, pero muchos lo dicen por que no podrán reunirse, celebrar fiestas, realizar compras, o hacer lo mismo que hacían todos los años. Sin embargo, esta Navidad puede ser diferente para nosotros por otros motivos. Es verdad que no ha sido un año como los demás. Este año de pandemia nos ha enseñado muchas cosas, entre otras, nuestra fragilidad, nuestra pobreza, nuestra dependencia de Dios.

Y ese aprendizaje es bueno porque nos ayuda a descubrir donde debería estar puesta nuestra esperanza y nuestra confianza, solamente en Dios. En ese Dios que se hizo Niño en Navidad, un niño con fragilidades y pobrezas como nosotros. Con hambre, frío y sueño. ¿Y sus padres? Fuera de su hogar, buscando un sitio donde dar a luz al Creador del Universo, con dudas, con miedos, igual que nosotros, con dolor, pero con esperanza en el Salvador que iba a venir.

Entonces, ¿qué tiene esta Navidad de distinta a las demás? Se parece bastante a la de Jesús. Con pobreza, con imprevistos, tal vez lejos del hogar, con incertidumbre. Jesús se hizo hombre y padeció lo mismo que nosotros, ¿quién sino ese Niño luego hecho Hombre nos comprende en nuestra Navidad, en su Navidad?

Esta es una Navidad diferente y puede ser la mejor Navidad de tu vida, si te sirve para buscar al Salvador, al Redentor del mundo. Le encontrarás en las pequeñas circunstancias de tu vida, en tus dificultades, en tus soledades y también en tus alegrías. Nunca estás solo porque ese Niño está junto a su Padre y el Espíritu Santo habitando en ti, por lo que estas Navidades las pasarás en familia, ¡qué mejor familia que la que habita en tu corazón y de la que formas parte!

Para que esta Navidad sea la mejor, entra en tu interior, recógete, dedica todos los días a estar un rato de oración, participa en los sacramentos. Vive una Navidad donde el Niño nazca en tu corazón. Que esta Navidad nos haga de verdad valorar la vida de todo ser humano, nuestra propia vida, el don de la vida. Lee algún libro espiritual y participa en alguna comunidad espiritual de Hozana que te ayude. Dale calor al Niño y déjate calentar por su Amor que es el Espíritu Santo. Y que estemos alegres porque como decía San León Magno en uno de sus sermones navideños:

“Hoy, queridos hermanos, ha nacido nuestro Salvador; alegrémonos. No puede haber lugar para la tristeza, cuando acaba de nacer la vida; la misma que acaba con el temor de la mortalidad, y nos infunde la alegría de la eternidad prometida.” Vive una Navidad diferente y compártela con tus seres queridos, esta Navidad puedecambiar tu interior, puede cambiar el mundo.

¡Feliz Navidad!


María Jesús Esteban, por Hozana

Imagen extraída de freepik.es

Dale aquí para comentar

Enlaces recomendados:

Homilía Padre José – Navidad 2020

Oraciones para Navidad

Luz para quien yace en las tinieblas

Publicado en Celebraciones litúrgicas, Santo Nombre | Etiquetado | 4 comentarios

Al principio existía la Palabra

Tiempo de Adviento – Meditación vigésimosegunda y última

Al principio existía la Palabra y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. Ella existía al principio junto a Dios. Todo existió por medio de ella, y sin ella nada existió de cuanto existe. En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres; la luz brilló en las tinieblas, y las tinieblas no la comprendieron.

—Apareció un hombre enviado por Dios, llamado Juan, que vino como testigo, para dar testimonio de la luz, de modo que todos creyeran por medio de él. Él no era la luz, sino un testigo de la luz. La luz verdadera que ilumina a todo hombre estaba viniendo al mundo. En el mundo estaba, el mundo existió por ella, y el mundo no la reconoció. Vino a los suyos, y los suyos no la recibieron. Pero a los que la recibieron, a los que creen en ella, lo hizo capaces de ser hijos de Dios: ellos no han nacido de la sangre ni del deseo de la carne, ni del deseo del hombre, sino que fueron engendrados por Dios.

La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. Y nosotros hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y verdad.

Juan grita dando testimonio de él: Éste es aquél del que yo decía: El que viene
detrás de mí, es más importante que yo, porque existía antes que yo. De su plenitud hemos recibido todos: gracia tras gracia. Porque la ley se promulgó por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad se realizaron por Jesús el Mesías. Nadie ha visto jamás a Dios; el Hijo único, Dios, que estaba allado del Padre, Él nos lo dio a conocer. –

Evangelio: Juan 1,1-18

Imagen de tengoseddeti.org

Hermanos y Hermanas, este vídeo que acompaña el post no está traducido al español, pero visto con los ojos del Corazón y los oídos del Alma, de seguro lo van a entender.

Dale aquí para comentar

Enlaces recomendados;

Misa de Nochebuena – Padre José

La gruta del Corazón

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Todo lo que ha sido creado

Tiempo de Adviento – Meditación vigésimaprimera

Y en esto me mostró algo pequeño, no mayor que una avellana, en la
palma de mi mano, según me pareció; era redondo como una bolita. Lo miré con el ojo de mi entendimiento y pensé: «¿Qué puede ser?». Se me respondió, de manera general: «Es todo lo que ha sido creado». Me quedé asombrada de que pudiera durar, pues una cosa tan insignificante, pensaba yo, podía desvanecerse en un instante. Y se me respondió en mi entendimiento: «Permanece y permanecerá siempre, porque Dios lo ama; de este modo, todo tiene su ser a través del amor de Dios».


En esa pequeña nada vi tres propiedades. La primera es que Dios la ha creado, la segunda, que Dios la ama, la tercera, que Dios la conserva. Mas ¿qué vi yo en ello? Que Dios es el Creador, el protector y el amante. Hasta que no esté unida substancialmente a él, nunca podré tener perfecto reposo ni verdadera felicidad; es decir, hasta que no esté tan unida a él que no pueda haber cosa alguna creada entre mi Dios y yo.

Extraído del Libro de las Visiones y Revelaciones de Juliana de Norwich

Imagen extraída de ngenespanol.com

Dale aquí para comentar

Enlaces recomendados:

Feliz Navidad desde el Belén

Feliz la que ha creído

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria | Etiquetado , , , | 4 comentarios

Los ojos de Dios en la Tierra

Tiempo de Adviento – Meditación vigésima

Photo by Pixabay on Pexels.com

El Nacimiento de Cristo nos trae en esta noche muchas vivencias y otras tantas sensaciones personales y comunitarias: si Dios se hace hombre, es porque el día a día del ser humano, está abocado y llamado a Dios.
Si Dios, viene hasta nosotros (Niño, pequeño, infante, débil) es para que comprendamos que, en la pequeñez, está la autopista y la puerta para llegar y encontrarse con El.
¡Que gran regalo y qué gran sacramento! ¡Dios en un pesebre! Y, en ese pesebre, en esta noche santa, se iluminan las cavernas más oscuras de la humanidad. En ese establo, el hombre aprende la lección más magistral bajada desde el cielo: el AMOR de un Dios.
Hoy, con el Nacimiento del Señor, Dios no nos da ninguna fórmula mágica para ser felices. En cada uno de nosotros, en los que estamos aquí y ahora, esta la decisión de aceptarle o rechazarle; de adorarle o de buscarnos a nosotros mismos; de llevarle la ofrenda de nuestra existencia o de negarle hasta el más insignificante detalle.
3.- Si, amigos. La Navidad es el gran regalo de Dios a la humanidad. Una humanidad, que en números, acontecimientos, y en formas, está condicionada por la violencia, el desasosiego, la intranquilidad, la pobreza, la injusticia… (pongamos todo lo que queramos). ¡Cómo no agradecer a Dios que, a través de Jesús, contemple en primera línea nuestros sufrimientos y éxitos, nuestras fatigas y nuestras penas, nuestras caídas o nuestras alzadas!

Hoy, damos gracias a Dios. Los ojos de Jesús, serán los ojos de Dios en la tierra. Los brazos de un Niño, serán los brazos del amor de Dios en el mundo. Los pies de un Infante, serán pies de Dios que nos acompañen en nuestro caminar. El corazón de Cristo, será el latir del mismo Dios en medio de un mundo, que en cuestiones de fe y de amor a Dios, se encuentra con un constipado demasiado severo y prolongado.
¡Bendita sea esta noche! ¡Noche santa y dichosa!
Que Jesús, en estas primeras horas de su presencia en medio de nosotros, nos lleve al descubrimiento de la belleza de Dios.
Que Jesús, en los brazos de María y bajo la mirada serena de José, nos haga renacer en nuestra fe. ¡Cómo no conmovernos ante este Misterio! ¿Cómo no intentar de nuevo ser portadores de verdad, de bondad, de solidaridad y de perdón, cuando vemos todo ello desbordado y desbordando sobre cuatro tablas cruzadas en un pesebre?
¡Feliz noche, Señor! ¡Bienvenido a esta tierra! Te adoramos y te bendecimos. Te amamos y creemos profundamente en Ti. Tú eres el Hijo de Dios. Que seas la salvación que el mundo espera y necesita.

Extraído de musicaliturgica.com

Dale aquí para comentar

Enlaces recomendados:

Últimas 100 publicaciones

Padre en la acogida

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria | Etiquetado , | Deja un comentario

Dios entre nosotros

Tiempo de Adviento – Meditación décimonovena

Y acampó entre nosotros.

El evangelista San Juan, al hablarnos de la Encarnación del Hijo de Dios, no nos dice  nada de todo ese mundo tan familiar de los pastores, el pesebre, los ángeles y el Niño Dios  con María y José. San Juan se adentra en el misterio desde otra hondura. En Dios estaba la Palabra, la Fuerza de comunicación y revelación de Dios. En esa  Palabra había vida y había luz. Esa Palabra puso en marcha la creación entera. Nosotros  mismos somos fruto de esa Palabra misteriosa. Esa Palabra ahora se ha hecho carne y ha  habitado entre nosotros.

A los hombres nos sigue pareciendo todo esto demasiado hermoso para ser verdadero.  Un Dios hecho carne, identificado con nuestra debilidad, respirando nuestro aire y sufriendo  nuestros problemas. Y seguimos buscando a Dios arriba, en los cielos, cuando está abajo en la tierra. Y  seguimos persiguiéndole fuera, sin acogerlo con fe en nuestro interior. Una de las grandes contradicciones de los cristianos es confesar con entusiasmo la  encarnación de Dios y olvidar luego que Cristo está ahora en medio de nosotros. Y sin  embargo, después de la Encarnación, a Dios sólo le podremos encontrar entre los hombres,  con los hombres, en los hombres.

Dios ha bajado a lo profundo de nuestra existencia y la vida nos sigue pareciendo vacía.  Dios ha venido a habitar en el corazón de los hombres y sentimos un vacío interior  insoportable. Dios ha venido a reinar entre nosotros y parece estar totalmente ausente en  nuestras relaciones.

Dios ha asumido nuestra carne y seguimos sin saber vivir debidamente lo carnal. Dios se  ha encarnado en un cuerpo humano y olvidamos que nuestro cuerpo es templo del espíritu. También entre nosotros se cumplen las palabras de San Juan: «Vino a los suyos y los  suyos no le recibieron». Dios busca acogida en nosotros y nuestra ceguera cierra las  puertas a Dios.

Y sin embargo, es posible abrir los ojos y contemplar al Hijo de Dios «lleno de gracia y de  verdad». El que cree, siempre ve algo. Ve la vida envuelta en gracia y en verdad. Tiene en  sus ojos una luz para descubrir en el fondo de la existencia la verdad y la gracia de ese Dios  que lo llena todo.

¿Hemos visto nosotros? ¿Estamos todavía ciegos? ¿Nos vemos solamente a nosotros?  ¿La vida nos refleja solamente las pequeñas preocupaciones que llevamos en nuestro  corazón?  Dejemos que nuestra alma se sienta penetrada por esa luz y esa vida de Dios que  también hoy quieren habitar en nosotros. 

Extraído de Buenas Noticias de Navarra de Jose Antonio de Pagola

Imagen extraída de footage.framepool.com

Dale aquí para comentar

Enlaces recomendados:

Paz

La gran señal en el cielo

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | 1 Comentario

Estar en tu centro

Tiempo de Adviento – Meditación decimo – octava

Amados hermanos y hermanas: Preparemos el corazón para que Jesucristo nazca en él esta Navidad… Para facilitar una mayor introspección hacia nuestro centro, acompañamos hoy con este interesante texto seleccionado.

El objetivo de la meditación es llegar a tu centro.  En muchas tradiciones se dice que la meditación es un peregrinaje al centro de tu corazón.  Es ahí donde aprendes a mantenerte despierto, vivo y quieto.  La palabra religión quiere decir reconectar a tu propio centro.  Lo importante de la meditación es descubrir, bajo tu propia experiencia, que sólo hay un centro y que nuestra misión  en la vida es encontrar su fuente y su significado, descubriéndolo y viviéndolo desde ese centro.


El hombre o mujer verdaderamente espiritual es aquel que está en armonía  y que vive en armonía consigo mismo, con los demás y con Dios.  Lo que aprenderás en tu meditación es que al estar en tu centro, estás con Dios.  Esto no es sólo la enseñanza de las religiones orientales, pero es el fundamento del Cristianismo.  En las palabras de Jesús:  “El reino de los cielos está en ti”.  Y en el reino, en la enseñanza de Jesús, hay una experiencia.  Es la experiencia de Dios.  Es la experiencia de la energía básica del universo.  Y, de nuevo, en la visión de Jesús, comprendemos que este poder básico, del cuál se deriva la vida, es el Amor.  

La experiencia Cristiana es aprender a vivir en este nivel de la realidad. San Juan de la Cruz lo expresa diciendo que Dios es el centro de tu alma.  Estás invitado a descubrir, a comprobar  y a validar esto a través de tu propia experiencia.  Esta invitación es descubrir en tu centro  la energía y el poder, en el silencio, en la quietud – descubrirás el poder de la paz que va más allá de nuestra comprensión.

Texto extraído de El camino de la meditación de John Main

Imagen extraída de cristoreyla.blogspot.com

Dale aquí para comentar

Enlaces recomendados:

Homilía del Padre José

Harpa Dei – I Vísperas 4º domingo de Adviento

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , | 6 comentarios

EL REGALO DE NAVIDAD

Tiempo de Adviento – Meditación decimoséptima

Alégrate 

¿Cuántos son los que creen de verdad en la Navidad? ¿Cuántos los que saben celebrarla  en lo más íntimo de su corazón? Estamos tan entretenidos con nuestras compras, regalos y  cenas que resulta difícil acordarse de Dios y acogerlo en medio de tanta confusión. Nos preocupamos mucho de que estos días no falte nada en nuestros hogares, pero a  casi nadie le preocupa si allí falta Dios. Por otra parte, andamos tan llenos de cosas que no  sabemos ya alegrarnos de la «cercanía de Dios».

Y una vez más, estas fiestas pasarán sin que muchos hombres y mujeres hayan podido  escuchar nada nuevo, vivo y gozoso en su corazón. Y desmontarán «el Belén» y retirarán el  árbol y las estrellas, sin que nada grande haya renacido en sus vidas.

La Navidad no es una fiesta fácil. Sólo puede celebrarla desde dentro quien se atreve a  creer que Dios puede volver a nacer entre nosotros, en nuestra vida diaria. Este nacimiento  será pobre, frágil, débil como lo fue el de Belén. Pero puede ser un acontecimiento real. El  verdadero regalo de Navidad.

Los hombres no nos atrevemos a creer del todo en la bondad y ternura de Dios.  Necesitamos detenernos ante lo que significa un Dios que se nos ofrece como niño débil,  vulnerable, indefenso, sonriente, irradiando sólo paz, gozo y ternura. Se despertaría en  nosotros una alegría diferente, nos inundaría una confianza desconocida. Nos daríamos  cuenta de que no podemos hacer otra cosa sino dar gracias.

Nuestra gran equivocación es pensar que no necesitamos de Dios. Creer que nos basta  con un poco más de bienestar, un poco más de dinero, de salud, de suerte, de seguridad. Y  luchamos por tenerlo todo. Todo menos Dios.

Felices los que tienen un corazón sencillo, limpio y pobre porque Dios es para ellos.  Felices los que sienten necesidad de Dios porque Dios puede nacer todavía en sus vidas. Felices los que, en medio del bullicio y aturdimiento de estas fiestas, sepan acoger con  corazón creyente y agradecido el regalo de un Dios Niño. Para ellos habrá sido Navidad. 

Texto extraído de mercaba.org. Fragmentos de JOSE ANTONIO PAGOLA

Imagen extraída de artehistoria.com

Dale aquí para comentar

Enlaces recomendados:

El liderazgo benedictino

El pobre entre los pobres

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , | 1 Comentario

Ser Instrumento de tu Paz

Tiempo de Adviento – Meditación decimosexta.

Donde hay amor y sabiduría, allí no hay temor ni ignorancia.
Donde hay paciencia y humildad, allí no hay ira ni turbación.
Donde hay pobreza con alegría, allí no hay ambición ni avaricia.
Donde hay quietud y meditación, allí no hay preocupación ni disipación.
Donde está el temor de Dios guardando la casa, allí el enemigo no puede encontrar la puerta de entrada.
Donde hay misericordia y discreción, allí no hay soberbia ni dureza.

Admonición 28 de San Francisco, escrita a modo de estribillo

Oración Simple

Señor, haz de mi un instrumento de tu paz.
Que allá donde hay odio, yo ponga el amor.
Que allá donde hay ofensa, yo ponga el perdón.
Que allá donde hay discordia, yo ponga la unión.
Que allá donde hay error, yo ponga la verdad.
Que allá donde hay duda, yo ponga la Fe.
Que allá donde hay desesperación, yo ponga la esperanza.
Que allá donde hay tinieblas, yo ponga la luz.
Que allá donde hay tristeza, yo ponga la alegría.
Oh Señor, que yo no busque tanto
ser consolado, cuanto consolar,
ser comprendido, cuanto comprender,
ser amado, cuanto amar.
Porque es dándose como se recibe,
es olvidándose de sí mismo como uno se encuentra a sí mismo,
es perdonando, como se es perdonado,
es muriendo como se resucita a la vida eterna.

Oración Simple de San Francisco de Asís

Imagen de anothercity.org

Estimadas/os en Cristo Jesús, si alguno de ustedes se ha anotado en Filocalía o Fenomenología y no recibe los correos con las nuevas clases por favor avise en: cursofilocalia@gmail.com o en fenomenologiacurso@gmail.com Muchas gracias.

Dale aquí para comentar

Enlaces recomendados:

Audios – Desde La Ermita I

¡Ven Jesús!

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , | 2 comentarios

La sustancia de Dios

Tiempo de Adviento – Meditación decimoquinta

Sin embargo, siente el alma en sí una fuerza fundamental que la centra en Dios, y escucha en su interior una voz que le asegura que todo irá bien, siempre que ella le deje hacer a Dios y no viva sino de la fe. Como dice Jacob, «verdaderamente Dios está aquí, y yo no lo sabía» [Gén 28,16].

Alma querida, tú andas buscando a Dios, y Él está en todas partes. Todo te lo revela, todo te lo da, está junto a ti, a tu alrededor, en ti misma ¡y andas buscándole! Posees la sustancia de Dios, y buscas su idea. Buscas la perfección, y está en todo cuanto de sí mismo se te presenta. Tus sufrimientos, tus acciones, tus inclinaciones, son enigmas bajo los cuales se da Dios a ti por sí mismo, mientras que vanamente sueñas ideas sublimes, de las que no quiere servirse para morar en ti.

Extraído de El abandono a la Divina Providencia de Jean Pierre de Caussade

Imagen extraída de javij.com

Dale aquí para comentar

Enlaces recomendados:

Novena de los aguinaldos

Salve Regina

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , | 2 comentarios

El fruto prohibido

Tiempo de Adviento – meditación decimocuarta

Hermanos y hermanas; Debido a mi demora en publicar la siguiente meditación, mantendré la misma por dos días, a fin de dar tiempo para madurar y macerar en la reflexión y meditación en la misma. Les saludo invocando el Santo Nombre.

Todo hombre posee en su interior un sentido de eternidad que le lleva a buscar una paz o felicidad estable. Solo unos pocos comprenden que esa paz no puede ser satisfecha por los objetos creados, de modo que encaminan su búsqueda hacía lo trascendente.

Dentro de la Historia Sagrada del judaísmo y del cristianismo el episodio del jardín del Edén es el que mejor refleja esta situación anómala de la Humanidad. El hombre gozaba de la amistad y presencia de Dios en el Paraíso hasta que, al comer el fruto prohibido del Árbol del Bien y del Mal, fue arrojado al mundo de la dualidad.

La nostalgia del Paraíso impulsa al hombre a intentar recuperar ese estado perdido mediante un método o vía ya probado y suficientemente contrastado durante generaciones por otros buscadores. A estos efectos, como explicaba el benedictino García Jiménez de Cisneros, “vacar a la contemplación” se reveló como el método más adecuado.

En última instancia, somos dioses y lo hemos olvidado, por lo que “El alma aspira en Dios como Dios en ella por modo participado…, dado que Dios la haga merced de unirla en la Santísima Trinidad, en que el alma se hace deiforme y Dios por participación… De donde las almas esos mismos bienes poseen por participación que él por naturaleza; por lo cual verdaderamente son dioses por participación” (San Juan de la Cruz, Cántico, 39, 4).

Y como somos Uno en Dios, esa misma naturaleza divina pugna por llamar nuestra atención cuando no atendemos su reclamo; “¡Oh almas creadas para estas grandezas… ¿Qué hacéis? ¿En qué os entretenéis?… Pues para tanta luz estáis ciegos y para tan grandes voces sordos, no viendo que en tanto que buscáis grandezas y glorias os quedáis miserables y bajos, de tantos bienes hechos ignorantes e indignos!» (San Juan de la Cruz, Cántico, 39, 7).

Extraído de Historia de los métodos de la meditación no-dual de Javier Alvarado.

Imagen extraída de esplota.com

DALE AQUÍ PARA COMENTAR

Enlaces recomendados:

Canto Gregoriano “Signum Magnum”

Actuar desde el Espíritu

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , | 4 comentarios

En el centro de tu humildad

Tiempo de Adviento – Meditación decimotercera

Photo by Michel Meuleman on Pexels.com

Para venir a gustarlo todo

no quieras tener gusto en nada.

Para venir a saberlo todo

no quieras saber algo en nada.

Para venir a poseerlo todo

no quieras poseer algo en nada.

Para venir a serlo todo

no quieras ser algo en nada.

________________________________

Para venir a lo que gustas

has de ir por donde no gustas.

Para venir a lo que no sabes

has de ir por donde no sabes.

Para venir a poseer lo que no posees

has de ir por donde no posees.

Para venir a lo que no eres

has de ir por donde no eres.

Para leerlo completo dale aquí

San Juan de la Cruz

Dale aquí para comentar

Enlaces recomendados:

San Juan de la Cruz, Doctor de la Iglesia

José ternura de Dios

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Eterno silencio de Dios

Tiempo de Adviento – Meditación duodécima

Photo by Karen W Lim on Pexels.com

El primer requisito es comprender que debemos superar el egoísmo, de manera que decir «mi» oración ni siquiera sea una posibilidad. Se nos convoca a ver con los ojos de Cristo y a amar con el corazón de Cristo, y para responder a esta llamada debemos ir más allá de todo egoísmo. En términos prácticos significa aprender a estar tan en quietud y silencio que nos olvidemos de nosotros mismos. Esto es de suma importancia; debemos abrirnos al Padre a través de Jesús y, durante la oración, debemos ser como ese ojo que ve, pero no puede verse a sí mismo.

El modo de emprender este peregrinaje de «centrarse en otro» es recitar una frase breve, una palabra que hoy comúnmente llamamos mantra. El mantra es sencillamente un medio para desviar la atención de nosotros mismos, un modo de desengancharnos de nuestros pensamientos y preocupaciones. Recitar el mantra nos trae quietud y sosiego. Debemos recitarlo el tiempo que sea necesario hasta encon-trarnos inmersos en la oración de Jesús. La regla general es que al principio debemos repetirlo durante todo el período de meditación, cada mañana y cada noche, y luego dejar que ejerza su tarea de bálsamo durante unos años.

Llegará el día en que el mantra deje de sonar y nos perderemos en el eterno silencio de Dios. Cuando esto ocurra, la regla es clara: no tengamos la pretensión de apropiarnos de ese silencio y de utilizarlo para nuestro propio deleite. Tan pronto como seamos conscientes de estar en este estado de profundo silencio y de que empezamos a reflexionar al respecto, la regla es que vol-vamos lenta y silenciosamente a nuestro mantra.

El camino de la meditación de John Main

Dale aquí para comentar

Enlaces recomendados:

La cualidad de lo Sagrado

Homilía Padre José – Tercer domingo de Adviento

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , | 8 comentarios

Llena de Gracia

Tiempo de Adviento – Meditación undécima

Photo by Todd Trapani on Pexels.com

Amados hermanos y hermanas de nuestra querida Fraternidad Monástica;

Les adjunto hoy el link a una película sobre los últimos días de María, madre de Nuestro Señor Jesús. Una cinta llena de sabiduría y profundos diálogos que invitan una y otra vez a la mirada interior y darle continuidad a nuestra comunión con Dios.

Les propongo, en la medida que lo sientan que en estos días siguientes se animen a compartir a través de comentarios lo que han sentido tras el visionado de la misma, enriqueciendo el diálogo e intercambio en hermandad y fraternidad.

Bendiciones hermanos y hermanas.

Link a película completa “Llena de Gracia”

Dale aquí para comentar

Enlaces recomendados:

¿Místicos en el siglo XXI?

Exposición de la fe cristiana

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , | 6 comentarios

En María descubrimos lo que somos

Tiempo de Adviendo – Meditación décima


Bendita y alabada sea la purísima e inmaculada concepción de la bienaventurada Virgen María.

“Dios es lo mismo para todos. No puede tener privilegios y preferencias. Para Él todos somos inmaculados. La fiesta de María es siempre un motivo de alegría. Dios es el fundamento de todo ser, de todo ser humano. La plenitud nunca puede consistir en quitar algo, aunque se trate de un pecado. La plenitud está en el origen de todo ser, no se debe al esfuerzo personal a través de una vida.”


Pablo nos dice: “Él nos eligió, en la persona de Cristo para que fuésemos santos e inmaculados ante Él por el amor.”
Lo que descubrimos en María, debemos descubrirlo en nuestro propio ser. Lo que hay de divino en nosotros será siempre inmaculado. Tomar conciencia de esta realidad, sería el comienzo de una nueva manera de entendernos a nosotras mismas y de entender a los demás. Podemos decir que María es inmaculada, porque vivió esa realidad de Dios en ella. Dios no hace excepciones ni tiene privilegios con nadie. María no es una excepción sino la normal. En María descubrimos la verdadera vocación de todo ser humano.


Ser como María no es la meta de la mujer o del hombre, ya que partimos de la misma realidad de la que ella partió. Lo que estamos celebrando en esta fiesta de María nos indica el punto de partida de nuestra trayectoria humana, no el punto de llegada. En resumen Dios no puede darnos nada porque ya nos lo ha dado todo. Todo lo que tenemos de Dios, lo tenemos desde siempre. Nuestra plenitud en Dios, es de nacimiento, es nuestra denominación de origen, no una elaboración añadida a través de nuestra existencia. Lo que hay en nosotras de divino, no es consecuencia de un esfuerzo personal, sino la causa de todo lo que podemos llegar a ser. Aquí está la buena noticia que quiso transmitirnos Jesús, tan desconcertante que le costó la vida.

Extraído de Misioneras de la Inmaculada Concepcion

Imagen extraída de trecetv.es

Dale aquí para dejar tu comentario

Enlaces recomendados de hoy:

Inmaculada Concepción

Lugares Sagrados

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , | 6 comentarios

Vuestra soy, para vos nací

Tiempo de Adviento – Meditación novena

Vuestra soy, para Vos nací,
¿qué mandáis hacer de mí?
Soberana Majestad,
eterna sabiduría,
bondad buena al alma mía;
Dios alteza, un ser, bondad,
la gran vileza mirad
que hoy os canta amor así:
¿qué mandáis hacer de mí?
Vuestra soy, pues me criastes,
vuestra, pues me redimistes,
vuestra, pues que me sufristes,
vuestra pues que me llamastes,
vuestra porque me esperastes,
vuestra, pues no me perdí:
¿qué mandáis hacer de mí?
¿Qué mandáis, pues, buen Señor,
que haga tan vil criado?
¿Cuál oficio le habéis dado
a este esclavo pecador?
Veisme aquí, mi dulce Amor,
amor dulce, veisme aquí:
¿qué mandáis hacer de mí?

Ves aquí mi corazón,
yo le pongo en vuestra palma,
mi cuerpo, mi vida y alma,
mis entrañas y afición;
dulce Esposo y redención,
pues por vuestra me ofrecí:
¿qué mandáis hacer de mí?
Dadme muerte, dadme vida:
dad salud o enfermedad,
honra o deshonra me dad,
dadme guerra o paz crecida,
flaqueza o fuerza cumplida,
que a todo digo que sí:
¿qué mandáis hacer de mí?

Dale aquí para ver el poema completo

Santa Teresa de Jesús

Imagen extraída de pinterest.com

Deja aquí tu comentario

Enlaces recomendados de hoy:

Recordando

Hoy no quiero estar contigo Jesús

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Lo más grande de todo, el Amor.

Tiempo de Adviento – Meditación Octava

Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe. Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada.

Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, no me sirve para nada. El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

El amor no pasará jamás. Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá; porque nuestra ciencia es imperfecta y nuestras profecías, limitadas. Cuando llegue lo que es perfecto, cesará lo que es imperfecto.

Mientras yo era niño, hablaba como un niño, sentía como un niño, razonaba como un niño, pero cuando me hice hombre, dejé a un lado las cosas de niño. Ahora vemos como en un espejo, confusamente; después veremos cara a cara. Ahora conozco todo imperfectamente; después conoceré como Dios me conoce a mí. En una palabra, ahora existen tres cosas: la fe, la esperanza y el amor, pero la más grande de todas es el amor.

Primera Carta a los Corintios, San Pablo

Imagen extraída de ilovebeingchristian.com

Dale aquí para comentar

Enlaces recomendados de hoy:

Homilía del Padre José – Segundo domingo Adviento

Música para orar

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , , , | 4 comentarios

Dejémonos llevar por Dios en cada instante

Tiempo de Adviento – Meditación séptima

Pero ¿de qué pan se alimenta la fe de María y de José, cuál es el sacramento de todos sus momentos sagrados? ¿Qué se descubre bajo la apariencia común de los acontecimientos que los llenan? Lo que allí sucede es visible, es lo que ordinariamente vemos en todos los hombres; pero lo invisible que la fe allí descubre y reconoce es nada menos que el mismo Dios realizando obras grandes [Lc 1,49].

¡Oh Pan de los ángeles, maná celeste, perla evangélica, sacramento del momento presente! Tú nos das al mismo Dios bajo las apariencias tan viles del establo y la cuna, la paja y el heno… ¿Pero a quién se lo das? A los hambrientos los colma de bienes [Lc. 1,53]. Dios se revela a los pequeños en las cosas más pequeñas; y los grandes, que solo miran la apariencia, no le reconocen, no lo descubren ni aun en las grandes.

¿Hay algún modo secreto para encontrar este tesoro, este grano de mostaza, esta dracma? En absoluto. Es un tesoro que está en todas partes, y que se ofrece a nosotros en todo tiempo y lugar. Como Dios, las criaturas todas, amigas y enemigas, lo derraman a manos llenas, y lo hacen fluir por todas las facultades de nuestro cuerpo y potencias de nuestra alma, hasta el centro mismo del corazón. Abramos, pues, nuestra boca, y nos será llenada. Sí, la acción divina inunda el universo, penetra y envuelve todas las criaturas, y en cualquier parte que estén ellas, ella está, las adelanta, las acompaña, las sigue. Lo único que hay que hacer es dejarse llevar por su impulso.

Extraído de El Abandono en la Divina Providencia de Jean Pierre de Caussade

Imagen extraída de Monacato blog

Dale aquí para dejar un comentario

Enlaces recomendados:

Hijos de la Luz

Adviento 2020

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Silencio de escucha y atención

Tiempo de Adviento – Meditación sexta

La fiesta de María Inmaculada nos acerca a la familia concepcionista, nos manifiesta la cercanía de lo divino en ella, en nosotras y nosotros. En María descubrimos las maravillas de Dios. Abramos la puerta de nuestro corazón de par en par, para recibirla y dejar que Dios, a través de ella, haga su obra de transformación en nuestra vida y en la congregación.

“María Inmaculada, nos acercamos a ti para recordar tu presencia liberadora en nuestra vida yen la vida del pueblo. Queremos en esta novena, como lo hiciste tú, acercar a Jesús Misionero a los que están necesitados de su presencia; y te sientan amiga y hermana, madre que escucha los ruegos y lamentos y da todo el amor, ternura y consuelo. María de Nazaret, madre y discípula de Jesús, mujer empoderada en el amor de Dios, mujer empoderada por el amor de Dios, ruega por nosotras y nosotros.”

La Inmaculada es y significa la victoria frente al poder disgregador del pecado. La Iglesia nos la presenta como modelo de comunión, re-creadora del proyecto de persona nueva que Dios tiene para la humanidad. Ella despierta el corazón filial que duerme en cada ser humano y lo hace crecer en fraternidad.

El evangelista san Lucas señala que María retiene y conserva todos estos acontecimientos en su memoria, antes de meditarlos en su corazón” Hay en ella una calidad de escucha, de silencio y de atención que moviliza todas sus energías. En María, esta calidad de atención puede llegar hasta la delicadeza de deferencia y la cortesía del corazón, a fin de esperar la venida de la Palabra hecha carne. El silencio de María en el Evangelio es un silencio hecho de escucha y de atención, un silencio de preferencia por el proyecto de Dios.

La Inmaculada Concepción es así una señal de que, en la intención de Dios, la gracia es más original que el pecado.


Preguntas para el compartir.
1.- Teniendo como modelo a María, pregúntate ¿Cómo dejas que la palabra de Dios dé fruto en tu vida?
2.- En su respuesta María comprometió la vida entera: Evaluando las respuestas que has dado a Dios en cada etapa de tu vida ¿Cómo es hoy tu compromiso con el proyecto de Dios?
3.- ¿A qué te desafía la realidad circundante y cómo podrías llevar a cabo en ella la praxis liberadora MIC contenida en la Inmaculada?

Extraído de Misionarias de la Inmaculada Concepción

Imagen extraída de imagenes.4ever.eu

Dale aquí para comentar

Enlaces recomendados de hoy:

Jornada de reseñas literarias

Un corazón abundante

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Aviso sobre el retiro

Queridas hermanas/os, si alguno de ustedes se anotó para participar del Retiro espiritual virtual, “Consagrados a la Presencia” que inicia mañana viernes y no recibió ayer un correo informativo, por favor avisarnos al correo fraternidad.monastica@gmail.com para subsanar el error y agregaros a la lista de participantes. Un saludo fraterno para todos en Cristo Jesús.

Publicado en Novedades | Etiquetado | 2 comentarios

LA INMACULADA REVELA AL ESPÍRITU SANTO

Jornada de Reseñas Literarias

LA INMACULADA REVELA AL ESPÍRITU SANTO

Hermanos y hermanos de nuestra amada Fraternidad:

Nos complace hacerles llegar esta referencia y vinculación a la Librería TESTIMONIO de autores católicos escogidos.

Como sabrán hemos entrado en la novena de nuestra Señora Inmaculada Concepción. Creemos una buena ocasión para dar a conocer esta obra literaria, La cuál nos ayude en nuestro camino de amor y purificación al amparo y bendición de nuestra Santísima Madre.

A continuación les mandamos breve referencia sobre el libro y datos de publicación, así como el vinculo a la página de la Librería Testimonios que nos lo da a conocer.

Preciosa joya que contiene conversaciones y pláticas espirituales, hasta ahora inéditas en castellano, de San Maximiliano María Kolbe.

Testimonio se complace en ofrecer a los lectores esta traducción del hermoso libro “L’Immaculée révèle L’Esprit Saint” de Jean François Villepelée. Preciosa joya que contiene conversaciones y pláticas espirituales, hasta ahora inéditas en castellano, de San Maximiliano María Kolbe, franciscano conventual, misionero y mártir de la caridad en Auschwitx. “¿Santo o loco?”, así se preguntaba uno de sus contemporáneos. Ciertamente fue un santo, un gran santo que coronó su vida con la entrega máxima de dar la vida por un desconocido. Y un loco, “Loco de Nuestra Señora”, loco de amor a la Virgen Inmaculada por quien trabajó y sufrió.

Estamos viviendo un resurgir de la devoción y amor a María Santísima. Este libro desea ser respuesta y estímulo en este proceso de “marianización”, de la mano de uno de los más grandes santo marianos, San Maximiliano Kolbe.

Enlace a la web de la Librería TESTIMONIO

Otros libros de interés

Dale aquí para comentar

Publicado en Celebraciones litúrgicas, Novedades, Santo Nombre | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Bajo oscuras apariencias

Tiempo de Adviento – Meditación tercera

Photo on Pexels.com

La virtud del Altísimo la cubrirá con su sombra, y esta sombra no es sino lo que cada momento presenta en forma de deberes, atracciones y cruces. Las sombras, en efecto, en el orden de la naturaleza, se esparcen sobre los objetos sensibles, como velos que los ocultan. Y del mismo modo, en el orden moral y sobrenatural, bajo sus oscuras apariencias, encubren la verdad de la voluntad divina, la única realidad que merece nuestra atención.

Así es como María se encuentra siempre dispuesta. Y esas sombras, deslizándose sobre sus facultades, muy lejos de producirle ilusiones vanas, llena su fe de Aquél que es siempre el mismo. Retírate ya, arcángel, que eres también una sombra. Pasó tu instante y desapareces. María sigue y va siempre adelante, y tú ya estás muy lejos. Pero el Espíritu Santo, que bajo el aspecto sensible de esa misión ha entrado en ella, ya nunca la abandonará.

Casi no vemos rasgo alguno extraordinario en el exterior de la santísima Virgen. No es al menos eso lo que la Escritura subraya. Su vida es presentada como algo muy simple y común en lo exterior. Ella hace y sufre lo que hacen y sufren las personas de su condición.

Jean Pierre de Caussade

Dale aquí para dejar tu comentario

Enlaces recomendados de hoy:

Didakhé

Las cautelas

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , | Deja un comentario

En el principio… el Verbo.

Photo by Josh Sorenson on Pexels.com

Tiempo de Adviento – Meditación segunda

I

En el principio morava
el Verbo y en Dios vivía
en quien su felicidad
infinita posseýa.
El mismo Verbo Dios era
que el principio se dezía
él morava en el principio
y principio no tenía.
Él era el mismo principio
por eso dél carecía
el Verbo se llama Hijo
que del principio nacía.
Ale siempre concevido
y siempre le concevía
dale siempre su sustancia
y siempre se la tenía.
Y assí la gloria del Hijo
es la que en el Padre avía
y toda su gloria el Padre
en el Hijo posseýa.
Como amado en el amante
uno en otro residía
y aquese amor que los une
en lo mismo convenía.
Con el uno y con el otro
en ygualdad y valía
tres personas y un Amado
entre todos tres avía,
Y un amor en todas ellas
un amante los hazía
y el amante es el amado
en que cada qual vivía.
Que el ser que los tres posseen
cada cual le posseýa
y cada qual de ellos ama
a la que este ser tenía.
Este ser es cada una
y éste solo las unía
en un inefable nudo
que dezirse no savía.
Por lo qual era infinito
el amor que los unía
porque un solo amor tres tienen
que su esencia se dezía
qu’el amor, quanto más une
tanto más amor hazía.

Texto extraído de Romances sobre el Evangelio de San Juan de la Cruz

Toca aquí para ver el texto completo

Dale aquí si quieres comentar

Enlaces recomendados de hoy:

Audio completo Romances sobre el Evangelio

de los Religiosos Camilos

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Preparando el pesebre

Meditaciones en el tiempo de Adviento

Amados hermanos y hermanas en el Corazón:

Hasta aquí concluimos con las meditaciones de Consagrar la Vida, para continuar preparándonos en este tiempo de Adviento en el que hoy entramos. Preparémonos para el nacimiento de Cristo en nuestro corazón. Pero para que la Gracia Divina nos tome por completo, primero debemos deshacernos, desprendernos, desaprendernos de todo aquello que no es de Dios en nuestro interior.

Iniciamos pues, o más bien continuamos en este proceso de purificación y preparación del pesebre en el corazón, para que llegado el día y cuando el fruto de nuestra fe esté maduro, nazca en nosotros el Redentor.

Meditación primera – María abandonada en Dios

Éstos eran los ocultos medios de la conducta de María, la más simple de todas las criaturas y la más abandonada a Dios. La respuesta que dio al ángel, contentándose con decirle: Hágase en mí según tu palabra [Lc 1,38], sintetiza toda la teología mística de sus antepasados. Entonces como ahora, todo se reducía al más puro y sencillo abandono del alma a la voluntad de Dios, bajo cualquier forma que se presentase. Esta disposición, tan alta y bella, que constituía el fondo del alma de María, brilla admirablemente en estas sencillísimas palabras: Fiat mihi. Es la misma exactamente que aquellas otras que nuestro Señor quiere que tengamos siempre en nuestro corazón y en nuestros labios: Hágase tu voluntad [Mt 6,10].

Es verdad que lo que se exige de María en este solemne instante es gloriosísimo para ella; pero todo el brillo de esta gloria no la deslumbra: es solamente la voluntad de Dios la que mueve su corazón.

Esta voluntad de Dios es la regla única que María sigue y que en todo ve. Sus ocupaciones todas, sean comunes o elevadas, no son a sus ojos más que sombras, más o menos brillantes, en las que encuentra siempre e igualmente con qué glorificar a Dios, reconociendo en todo la mano del Omnipotente. Su espíritu, lleno de alegría, mira todo lo que debe hacer o padecer en cada momento como un don de la mano de Aquél que llena de bienes un corazón que no se alimenta sino de Él, y no de sus criaturas.

Jean Pierre de Caussade

Imagen extraído de Catholic News Agency

Dale aquí para comentar

Links sugeridos de hoy:

Harpa Dei Liturgia – Domingo I de Adviento

Homilía Padre José

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , , | 3 comentarios

Vía pura y sencilla

Consagrar la vida – Meditación décima

Photo by Spencer Selover on Pexels.co

En el abandono, pues, el alma deja que Dios actúe en todo lo demás, guardándose sólo para sí el amor y la obediencia al deber presente, pues en esto el alma actuará siempre. Este amor del alma, infuso en el silencio, es una verdadera acción, a la que ella se obliga perpetuamente. Debe, en efecto, conservarla sin cesar y mantenerse continuamente en estas disposiciones en que el deber la pone, lo cual el alma no puede hacer, evidentemente, sin actuar. Y así esta obediencia al deber presente es al mismo tiempo una acción por la que ella se consagra entera a la voluntad exterior de Dios, sin esperar nada extraordinario.

Ésta es, pues, la regla, el método, la ley, la vía pura, sencilla y segura de esta alma: una ley invariable, que está vigente en todo tiempo, lugar y circunstancia de vida. Es una línea recta, por la que el alma camina valiente y fielmente, sin desviarse a derecha o a izquierda, y sin ocuparse de otra cosa. Y todo lo que vaya más allá de esto es recibido por ella pasivamente y realizado en el abandono. Es decir, es activa en todo lo que viene prescrito por el deber presente, y es, en cambio, pasiva y abandonada en todo lo demás, en lo que no hace nada por sí misma, sino acoger en paz la moción divina.

No hay camino espiritual que sea más seguro que esta sencilla vía, ni que sea tan claro y fácil, tan amable y tan libre de errores e ilusiones. La persona ama a Dios, cumple sus deberes cristianos, frecuenta los sacramentos, practica las obras exteriores de religión que obligan a todos, obedece a sus superiores, cumple sus deberes de estado, resiste continuamente las tentaciones de la carne, la sangre y el demonio. Nadie, en efecto, es más atento y vigilante para cumplir con sus obligaciones que las almas que van por esta vía.

Extraído de El abandono a la Divina Providencia de Jean Pierre de Caussade

Dale aquí para comentar

Enlaces recomendados de hoy:

Una hermana de la Fraternidad nos comparte esta hermosa canción. Canción “Desde Tí” de Salomé Arricibita

de Los Institutos de Vida Consagrada

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , , , | 2 comentarios

Impondrá actos de abnegación

Consagrar la Vida- Meditación novena

Ahora bien, si Dios trabaja con nosotros en nuestra santificación, justo es que Él lleve la dirección de la obra: nada se deberá hacer que no sea conforme a sus planes, bajo sus órdenes y a impulsos de su gracia. Él es el primer principio y último fin; nosotros hemos nacido para obedecer a sus determinaciones. Nos llama «a la escuela del servicio divino», para ser Él nuestro maestro; nos coloca en «el taller del Monasterio», para dirigir allí nuestro trabajo; «nos alista bajo su bandera» para conducirnos Él mismo al combate. Al Soberano Dueño pertenece mandar, a la suma sabiduría combinar todas las cosas; la criatura no puede colaborar sino en segundo término con su Creador.

Esta continua dependencia de Dios nos impondrá innumerables actos de abnegación, y no pocas veces tendremos que sacrificar nuestras miras limitadas y nuestros caprichosos deseos con las consiguientes quejas de la naturaleza; mas guardémonos bien de escucharla. ¿Podrá cabemos mayor fortuna que tener por guía la divina sabiduría de Dios, y por ayuda la divina omnipotencia, y ser los socios de Dios en la obra de nuestra salvación; sobre todo si se tiene en cuenta que la empresa realizada en común sólo tiende a nuestro personal provecho? Dios no reclama para sí sino su gloria y hacernos bien, dejándonos todo el beneficio. El perfecciona la naturaleza, nos eleva a una vida superior, nos procura la verdadera dicha de este mundo y la bienaventuranza en germen. ¡Ah, si comprendiéramos los designios de Dios y nuestros verdaderos intereses! Seguro que no tendríamos otro deseo que obedecerle con todo esmero, ni otro temor que no obedecerle lo bastante; le suplicaríamos e insistiríamos para que hiciera su voluntad y no la nuestra. Porque abandonar su sabia y poderosa mano para seguir nuestras pobres luces y vivir a merced de nuestra fantasía, es verdadera locura y supremo infortunio.

Extraído de El Santo Abandono de Dom Vital Lehodey

Imagen extraída de Jóvenes católicos

Dale aquí para comentar

Textos sugeridos:

Algunos consejos sobre la oración

de las Constumbres cistercienses

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , , , , | 2 comentarios

Ser tentado por el diablo

Consagrar la Vida – Meditación octava

San Mateo establece explícitamente una conexión entre el retiro de Jesús en el desierto y la tentación: “Jesús fue conducido por el Espíritu al desierto ‘para’ ser tentado por el diablo”.
Por el conocimiento de tus deslices habituales, por la experiencia del pasado y lo cuesta arriba de ciertos sacrificios, podrás llegar a barruntar las luchas que te aguardan. En el desierto, las hay clásicas, que en una forma u otra difícilmente podrás eludir: nacen de las propias excelencias del yermo. Resulta a veces agotador el enfrentamiento con esos monstruos de dentro, invulnerables en su inconsistencia.

La soledad te pone a cubierto de los intentos de perversión del mundo. El no ver, no oír, no oler, no tocar.., te afianza en una zona de seguridad relativa, pero un peligro te acecha: el replegarte sobre ti mismo, lo cual desarrolla en ti una sensibilidad excéntrica, cierta exacerbación ficticia de las potencias afectivas e imaginativas que confiere a las cosas mas nimias una resonancia desmedida, y te pone en trance de caer en la obsesión. Pruebas interiores se levantan, que serán niñerías, pero que turban la paz y hacen sufrir mucho.

En la vida activa te encogerías de hombros, y a otra cosa. En el desierto, esos fantasmas te acosan. Para purificar tu alma Dios puede echar mano de tu susceptibilidad ante el padecer. Mas la astucia del demonio sabe sacar partido de ella. Abre el corazón a un guía perspicaz y te salvarás de escollos que más de uno no sabe esquivar: la excentricidad, la manía persecutoria, los escrúpulos, la melancolía con todos sus sobresaltos. Los perpetuos descontentos, los hastiados son las víctimas imprudentes de la reclusión. Los místicos son su mayor triunfo…

Extraído de El Eremitorio de Dom Esteben Chevevière

Imagen extraída de listindiario.com

Toca aquí para comentar

Enlaces recomendados:

De las costumbres cistercienses

“Sacra Virginitas” y “Ad virginitatem sacram promovendam”

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , , , | 4 comentarios

Estado activo y estado pasivo

Consagrar la Vida – Meditación séptima

Hay un tiempo en que el alma vive en Dios, y otro en que Dios vive en el alma. Y lo que es propio de uno de estos tiempos, es contrario al otro. Cuando Dios vive en el alma, ésta debe abandonarse totalmente a su providencia. Cuando el alma vive en Dios, debe proveerse con mucha solicitud y regularidad de todos los medios de los que puede aprovecharse para llegar a esa unión con Dios. En efecto, todos sus caminos están trazados, sus lecturas, sus asuntos todos. Su guía está a su lado, y todo está regulado, hasta las horas de hablar.

Tiempo del abandono

Pero cuando Dios vive en el alma, ella no ha de hacer nada desde sí misma, sino aquello que le es dado hacer en cada momento movida por el principio que la anima. Ya no hay provisiones, ni caminos trazados. Es como un niño a quien se lleva donde se quiere, y que se limita a ver las cosas que se le van presentando. No hay ya libros señalados para esta persona. No raras veces se ve privada de director espiritual, y Dios las deja sin otro apoyo que Él mismo. Permanece así en la tiniebla y el olvido, el abandono, la muerte y la nada.

Esta persona experimenta sus necesidades y miserias sin saber por dónde ni cuándo le vendrá el auxilio. Simplemente, espera en paz y sin inquietud que le venga la asistencia, puestos sólo en el cielo los ojos de su esperanza. Dios, que en esta esposa suya no halla ninguna disposición más pura que esta total dimisión de todo lo que ella es, para solamente ser por gracia y por acción divina, le proporciona oportunamente libros y pensamientos, proyectos y avisos, consejos y ejemplos de sabiduría. Todo lo que las otras almas encuentran con su esfuerzo, ésta lo recibe en su abandono. Todo lo que las otras guardan con precaución, para retomarlo cuando les convenga, ella lo recibe en el momento en que lo necesita, admitiendo precisamente sólo aquello que Dios tiene a bien darle, para así vivir solamente de Él.

El Abandono en la Divina Providencia de Jean Pierre de Caussade

Imagen extraída de catholic-television.com

Dale aquí para comentar

Textos sugeridos:

El monacato primitivo

de la Interpretación de una Regla Monástica

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , , | 3 comentarios

Te arrojó al desierto

Consagrar la vida – sexta meditación

La palabra que pronuncia el Padre es palabra de amor: “Tú eres mi Hijo, el amado, en ti me complazco” El Espíritu que se da es el Espíritu de Amor. La retirada al desierto es la respuesta de Amor a esa palabra, a ese don del Amor. El Hijo de Dios ninguna necesidad tiene de prepararse al Apostolado. Pero su Humanidad, colmada de manera singular en aquella hora, suspira por hallarse a solas con su Padre. Tiene razón Guardini en pensar que el Espíritu “lo saca fuera, a la soledad, lejos de los suyos, lejos de la multitud que estaba junto al Jordán, al desierto donde sólo están su Padre y Él”.

Quizá no has reconocido tan a las claras el impulso de la gracia conduciéndote al Eremitorio. Es a veces el concurso de unas circunstancias muy profanas, que más parecían atropellarte que dejarse dirigir. Alguien que no eras tú, el Espíritu Santo, accionaba los mandos, y combinaba todas las cosas para traerte aquí.

El fue quien te arrojó fuera, a la soledad”. Una sola es tu respuesta posible: un asentimiento de amor. Únicamente a ese precio se conquista la perseverancia en el desierto. El Papa Pío XII lo declaraba: “Ni el miedo, ni el arrepentimiento, ni la prudencia sola son los que pueblan las soledades de los Monasterios. Es el amor de Dios.”

Extraído de El Eremitorio de Dom Esteben Chevevière

Imagen extraída de estaesnuestracasa.blogspot.com

Toca aquí para comentar

Enlaces recomendados:

Costumbres de la Cartuja

Scala Claustralium

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Absoluta impotencia

Consagrar la vida- quinta meditación

«Todo lo puedo en Aquel que me conforta»; sin Dios sólo queda la absoluta impotencia, por nosotros nada podemos hacer: ni pensar en el bien, ni desearlo, ni cumplirlo. Y no hablemos de la enmienda de nuestros vicios, de la perfecta adquisición de las virtudes, de la vida de intimidad con Dios que representan un cúmulo enorme de impotencias humanas y de intervenciones divinas. El hombre es, pues, un organismo maravilloso, por cuanto es capaz con la ayuda de Dios de llevar a cabo las obras más santas; pero es a la vez lo más pobre y necesitado que hay, ya que sin e! auxilio divino no puede concebir siquiera el pensamiento de lo bueno. Por dicha nuestra, Dios ha querido salir fiador de nuestra salvación, por lo que jamás podremos bendecirle como se merece, pero no quiere salvarnos sin nosotros y, por consiguiente, debemos unir nuestra acción a la suya con celo tanto mayor cuanto sin El nada podemos.

Nuestra santificación, nuestra salvación misma es, pues, obra de entrambos: para ella se precisan necesariamente la acción de Dios y nuestra cooperación, el acuerdo incesante de la voluntad divina y de la nuestra. El que trabaja con Dios aprovecha a cada instante; quien prescinde de El cae, o se fatiga en estéril agitación. Es, pues, de importancia suma no obrar sino unidos con Dios y esto todos los días y a cada momento, así en nuestras menores acciones como en cualquier circunstancia. porque sin esta íntima colaboración se pierde trabajo y tiempo. ¡Cuántas obras, llenas en apariencia, quedarán vacías por sólo este motivo! Por no haberlas hecho en unión con Dios, a pesar del trabajo que nos costaron, se desvanecerán ante la luz de la eternidad como sueño que se nos va así que despertamos.

Texto extraído de El Santo Abandono de Dom Vital Lehodey

Imagen extraída de dichosaventura.blogspot.com

Toca aquí para comentar

Textos sugeridos:

Constituciones Redentoristas

Segunda Regla de Vida

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , , | 3 comentarios

Único deseo

Consagrar la Vida – Tercera Meditación

¿Qué de particular tiene que yo nada desee, si tan bien me va, poniendo mi único deseo en Dios y olvidando lo demás?

Mejor dicho, no es que olvide mis deseos, sino que éstos se hacen tan poco importantes y tan indiferentes, que más que olvidarlos, desaparecen, y sólo queda en mi ánimo un contento muy grande de ver que sólo deseo con ansia, cumplir lo que Dios quiere de mí, y al mismo tiempo una alegría enorme de verme aligerado como de un peso muy grande, de verme libre de mi voluntad que he puesto junto a la de Jesús.

[…] Con Jesús a mi lado, nada me parece difícil, y el camino de la santidad cada vez lo veo mas sencillo. Más bien me parece que consiste en ir quitando cosas, que en ponerlas. Más bien se va reduciendo a sencillez, que complicando con cosas nuevas.

Y a medida que nos vamos desprendiendo de tanto amor desordenado a la criaturas y a nosotros mismos, me parece a mi que nos vamos acercando más y más al único amor, al único deseo, al único anhelo de esta vida… a la verdadera santidad que es Dios.

San Rafael Arnaiz Barón

Imagen extraída de israelleon.wordpress.com

Toca aquí para comentar

Enlaces de hoy:

Constituciones de la Orden de Predicadores

Reglas para una vida piadosa

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Nuestra amante eterna

Consagrar la vida Segunda Meditación

Súbitamente la Trinidad llenó mi corazón con la mayor alegría […] Pues la Trinidad es Dios, y Dios es la Trinidad. La Trinidad es nuestra creadora, la Trinidad es nuestra protectora, la Trinidad es nuestra amante eterna, la Trinidad es nuestra alegría infinita y nuestra dicha, por nuestro Señor Jesucristo y en nuestro Señor Jesucristo. Y esto me fue revelado en la primera visión y en todas las demás, pues donde aparece Jesús hay que entender la Santísima Trinidad, según yo lo vi.

[…] vi una gran unidad entre Cristo y nosotros. Pues cuando él sufría, nosotros sufríamos, y todas las criaturas capaces de sufrir sufrían con Él. Es decir, todas las criaturas que Dios ha creado para nuestro servicio, el cielo y la tierra […] Y cuando él desfalleció, ellos desfallecieron con él, según su naturaleza […) Y así, aquellos que eran sus amigos sufrieron dolor a causa del amor, y toda la creación en general sufrió.

Me preguntaba a menudo por qué la gran sabiduría de Dios no había impedido el comienzo del pecado. Pues entonces, me parecía, todo habría estado bien. Tendría que haber rechazado con todas mis fuerzas este pensamiento, y, sin embargo, lloraba y me entristecía por ello, sin razón ni medida. Jesús respondió: «El pecado es necesario, pero todo acabará bien, todo acabará bien, y cualquier cosa, sea cual sea, acabará bien»

Santa Juliana de Norwich

Imagen extraída de vidanuevadigital.com

Toca aquí para comentar

Enlaces de hoy:

Sobre Santa Juliana de Norwich

Música cristiana para orar y adorar

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , | 7 comentarios

Consagrar la vida

Diez meditaciones sobre la vida consagrada y la actitud cotidiana de consagración

Primera Meditación

Imagen de “Diócesis de Palencia”

“Sin embargo, qué alegre es el estar solo con Dios… Qué paz tan grande se respira cuando nos vemos solos… solos el alma y Dios. Qué caminos tan distintos lleva el mundo y lleva Cristo.

El mundo se busca a sí mismo, y a sí mismo se encuentra. El alma que no busca a Dios, busca a otras almas, y si no las halla llora su soledad… Tristes lágrimas que amargan el corazón no dan consuelo.

Pero el corazón que busca a Cristo, ama la soledad de todo y de todos, pues es en esa misma soledad donde Jesús se muestra. Es en esa soledad donde busca a las almas, allí las lleva a veces a costa de dolores y de sacrificios…

La verdadera felicidad se encuentra en Dios y solamente en Dios.  La única verdad es… Cristo”.

San Rafael Arnáiz Barón

Queridas hermanas y hermanos, presentaremos diez textos breves de diferentes santos o monjes que nos faciliten comprender e interiorizar el sentido de la consagración como actitud cotidiana. ¿Que significa para vosotros vivir consagrados? Si os apetece dejad vuestra reflexión en los comentarios debajo. Un saludo fraterno en Cristo.

Toca aquí para comentar

Enlaces de hoy:

Sobre San Rafael Arnáiz Barón

Vídeo sobre San Rafael

Publicado en Consagración de vida | Etiquetado , , , , , , | 4 comentarios

Hacerse amigo de Dios

Photo by Nick Bondarev on Pexels.com

“Existen bienes particulares que no poseen relación necesaria con la felicidad, ya que sin ellos uno puede ser feliz. A tales bienes no se adhiere la voluntad necesariamente.”

“Para ser voluntario un acto, ha de proceder de un principio intrínseco con algún conocimiento del fin.”

“Creer es un acto del entendimiento que asiente a la verdad divina por imperio de la voluntad movida por Dios mediante la gracia.”

“La fe se refiere a las cosas que no se ven, y la esperanza a las cosas que no están al alcance de la mano.”

“La esencia del amor es hacerse amigo de Dios, en tanto que Él es feliz y la fuente de la felicidad.”

Algunas frases reveladoras de Santo Tomás de Aquino.

Haz click aquí para dejar tu comentario.

Textos de hoy:

Las cautelas

Constituciones

Publicado en Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , , | 4 comentarios

Un Amor sin reservas

Amados hermanos y hermanas en Cristo;

Continuando con nuestra preparación para el Adviento, desde hoy vamos a ir incluyendo otros autores y otras fuentes que nos puedan servir de inspiración e iluminación en el camino.

En este sentido hoy les quiero compartir este interesante documental sobre la Hermana Clare Crockett, una joven monja de las Siervas del Hogar de la Madre, con una vida que creo puede inspirarnos a más de uno. Les animo a que dejen sus comentarios y reflexiones sobre lo que su vida les despierta interiormente.

Iremos proponiendo nuevos textos de otros autores y les invito a ustedes también, para que envíen lo que deseen compartir con el resto de la fraternidad.

Les saludo invocando el Santo Nombre.

Haz click aquí para dejar tu comentario

Textos de hoy:

Breve bibliografía hna Clare

Diez reglas

Publicado en Aportes de los miembros, Películas, Santo Nombre, Vida Consagrada | Etiquetado , , , , , , | 2 comentarios

Supremo Amor

Meditación trigésimo primera

La efusiva y amorosa entrega a Dios y la entrega de él hacia nosotros, es el más alto grado de oración. La almas que lo han alcanzado son el verdadero corazón de la Iglesia. En ellas vive el supremo Amor Sacerdotal de Jesús.

Lo más intimo de la esencia del amor es la entrega. Dios, quien es amor, se dona a la Creación a la cual ha creado por amor.

Dios es el amor y el amor es la bondad que se regala en sí misma. Una plenitud del Ser que no permanece encerrado en sí, sino que se da en participación a otros, que se regala y quiere hacer feliz.

Santa Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein)

Imagen extraída de redmilenaria.com

Haz click aquí para dejar tu comentario

Textos de hoy:

San Alberto Magno

Ayuno mental

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Entrar en el reino de Dios

Meditación trigésima

Photo by Vishal Shah on Pexels.com

Ciertamente debemos confesar al sacerdote todos nuestros pecados; y recibamos de él el cuerpo y la sangre de nuestro Señor Jesucristo. Quien no come su carne y no bebe su sangre (cf. Jn 6,55. 57), no puede entrar en el reino de Dios (Jn 3,5). Sin embargo, que coma y beba dignamente, porque quien lo recibe indignamente, come y bebe su propia condenación, no distinguiendo el cuerpo del Señor (1 Cor 11,29), esto es, que no lo discierne. Además, hagamos frutos dignos de penitencia (Lc 3,8). Y amemos al prójimo como a nosotros mismos (cf. Mt 22,39). Y si alguno no quiere amarlo como a sí mismo, al menos no le cause mal, sino que le haga bien.

Así pues, os ruego a todos vosotros, hermanos, besándoos los pies y con la caridad que puedo, que manifestéis toda reverencia y todo honor, tanto cuanto podáis, al santísimo cuerpo y sangre de nuestro Señor Jesucristo, en el cual las cosas que hay en los cielos y en la tierra han sido pacificadas y reconciliadas con el Dios omnipotente (cf. Col 1,20).

San Francisco de Asís

Haz click aquí para dejar tu comentario

Textos de hoy:

Homilía de hoy del Padre José

Regla de la Orden Franciscana Seglar (OFS)

Hermanas y hermanos de la Fraternidad Monástica Virtual. Queremos pediros que en la medida que lo sientan, nos envíen enlaces o textos de vuestro carisma de pertenencia o de vuestro santo de referencia o incluso enlaces a monasterios que os resulten entrañables. También podéis compartir experiencias en lo referente a la oración y vida contemplativa en general. Buscamos enriquecer la Fraternidad con una participación más asidua de vuestra parte. En fin que el blog es de todos vosotros y que estando los compartires en torno a la vida monástica y la búsqueda de la unión con Dios serán muy bien recibidos. Un saludo fraterno invocando el Santo Nombre de Jesús.

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria | Etiquetado , , , | 4 comentarios

Vivo sin vivir en mí

Meditación vigésimonovena

Photo by Robert Stokoe on Pexels.com
Vivo sin vivir en mí 
y de tal manera espero,
que muero porque no muero.

En mí yo no vivo ya,
y sin Dios vivir no puedo;
pues sin él y sin mí quedo,
este vivir ¿qué será?
Mil muertes se me hará,
pues mi misma vida espero,
muriendo porque no muero. 

Esta vida que yo vivo
es privación de vivir;
y así, es continuo morir
hasta que viva contigo.
Oye, mi Dios, lo que digo:
que esta vida no la quiero,
que muero porque no muero. 

Estando ausente de ti
¿qué vida puedo tener,
sino muerte padecer
la mayor que nunca vi?
Lástima tengo de mí,
pues de suerte persevero,
que muero, porque no muero. 

El pez que del agua sale
aun de alivio no carece,
que en la muerte que padece
al fin la muerte le vale.
¿Qué muerte habrá que se iguale
a mi vivir lastimero,
pues si más vivo más muero?

Cuando me pienso aliviar
de verte en el Sacramento,
háceme más sentimiento
el no te poder gozar;
todo es para más penar
por no verte como quiero,
y muero porque no muero. 

Y si me gozo, Señor,
con esperanza de verte,
en ver que puedo perderte
se me dobla mi dolor;
viviendo en tanto pavor
y esperando como espero,
muérome porque no muero.

¡Sácame de aquesta muerte
mi Dios, y dame la vida;
no me tengas impedida
en este lazo tan fuerte;
mira que peno por verte,
y mi mal es tan entero,
que muero porque no muero. 

Lloraré mi muerte ya
y lamentaré mi vida,
en tanto que detenida
por mis pecados está.
¡Oh mi Dios!, ¿cuándo será
cuando yo diga de vero:
vivo ya porque no muero?

Santa Teresa de Jesús

Haz click aquí para dejar tus comentarios

Textos de hoy:

La hoja de ruta de la mística

Compromiso de vida

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , | 3 comentarios

Silencioso diálogo

Meditación vigésimo-octava

Photo by Kai Pilger on Pexels.com

Unicamente Dios puedes acoger totalmente la entrega de un ser humano, y así entregada, el hombre no pierde su alma, sino que la gana. Y unicamente Dios puede donarse a sí mismo a una persona de tal modo que pueda llenar su alma sin perder nada de sí.

Necesitamos horas, en las cuales guardando silencio, dejemos que la Palabra Divina actúe en nosotros…

En el silencioso diálogo del corazón con Dios, se preparan las piedras vivas, con las cuales se edifica en Reino de Dios.

Santa Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein)

Haz click aquí para dejar tu comentario

Textos de hoy:

Las puertas del silencio

Oración del Corazón

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Y fuí al claustro…

Photo by Antonio Friedemann on Pexels.com

Estimadas hermanas y hermanos en Cristo Jesús: Hermana Lourdes tiene un problema con su ordenador por unas horas, os agregamos tres links a textos de gran hondura espiritual, extraídos del blog Anawim del hermano Rafael, que refieren a un diario personal (Mis relaciones) del Beato Francisco Palau i Quer (OCD) Un abrazo para todos invocando EL Santo Nombre de Jesús.

Del diario “Mis Relaciones”

Morir viviendo y vivir muriendo

Mi cosa amada

Publicado en Grandes orantes | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

SALUDO A LAS VIRTUDES

Meditación vigesimoséptima

¡Salve, reina sabiduría!, el Señor te salve con tu hermana la santa pura sencillez.
¡Señora santa pobreza!, el Señor te salve con tu hermana la santa humildad.
¡Señora santa caridad!, el Señor te salve con tu hermana la santa obediencia.
¡Santísimas virtudes!, a todas os salve el Señor, de quien venís y procedéis.

No hay absolutamente ningún hombre en el mundo entero que pueda tener una de vosotras si antes él no muere. El que tiene una y no ofende a las otras, las tiene todas. Y el que ofende a una, no tiene ninguna y a todas ofende. Y cada una confunde a los vicios y pecados.

La santa sabiduría confunde a Satanás y todas sus malicias. La pura santa sencillez confunde a toda la sabiduría de este mundo y a la sabiduría del cuerpo. La santa pobreza confunde a la codicia y avaricia y cuidados de este siglo. La santa humildad confunde a la soberbia y a todos los hombres que hay en el mundo, e igualmente a todas las cosas que hay en el mundo.

La santa caridad confunde a todas las tentaciones diabólicas y carnales y a todos los temores carnales. La santa obediencia confunde a todas las voluntades corporales y carnales, y tiene mortificado su cuerpo para obedecer al espíritu y para obedecer a su hermano, y está sujeto y sometido a todos los hombres que hay en el mundo, y no únicamente a solos los hombres, sino también a todas las bestias y fieras, para que puedan hacer de él todo lo que quieran, en la medida en que les fuere dado desde arriba por el Señor.

Saludo a las Virtudes de San Francisco de Asís

Imagen extraída de religionenlibertad.com

Haz click aquí para dejar tu comentario

Textos de hoy:

Aquí les dejo un mensaje de un hermano a quien conocemos bien, por si a alguien le puede interesar:

Hola, soy Roberto, de Argentina, con más de 50 y algo más de equilibrio psico-físico. Continúo la búsqueda espiritual detrás de Cristo, comenzada hace mucho… pasé por varias experiencias, ya sea laborales, afectivas, monásticas y la semi-eremítica que siempre sentí propia y es, en general, de gran dificultad para ser entendida socialmente. La mayor parte de lo vivido me ayudó a crecer en todo sentido y estoy muy agradecido, pero como aún no se da en estos momentos algo más concreto, quisiera ir conectando con gente, (no necesariamente eclesial) para cuidar casas u otra actividad que se realice cerca de la naturaleza, ámbito tan necesario para esta forma de espiritualidad. ¡Gracias invocando a Jesús! robmilenium33@gmail.com

Entrevista a Mario sobre aspectos de Filocalía

Publicado en Ejercicios espiritules, Meditación diaria, Santo Nombre | Etiquetado , , , , | Deja un comentario