Impulsos del Espíritu

Reconocer a Dios en todas las experiencias diarias…

El monje se alegra en la palabra del Padre dirigida a él, pero sabe que el Dios que se le revela sigue siendo un Dios escondido.

Uno que camina con Dios debe caminar en la fe. El misterio de Cristo está lleno de contrastes y tensiones: luz y oscuridad, vida y muerte, presente y futuro.

El monje conoce el significado de peregrinar. El no es lo que una vez fue, pero todavía no es aquello a lo cual Dios lo ha llamado a ser. Tentados a darse por vencidos, él y su comunidad lucharán por mantenerse fíeles a la llamada.

El monje sigue adelante con sus hermanos, creyendo en el poder que Cristo tiene de revelar la fuerza divina a través de las debilidades humanas.

Por el don de la vida monástica, el Espíritu invita al monje a ser miembro de una comunidad particular.

Los impulsos del Espíritu son silenciosos y misteriosos, pero persistentes.

El monje descubre que el don del Espíritu debe ser aceptado y compartido en una vida estructurada de acuerdo a la Regla de San Benito. Se entrega a este tipo de vida en un espíritu de amor y servicio, buscando a Dios en la obediencia, en el silencio y en la humildad.

El Espíritu continúa hablándole a través de la oración y el trabajo de esta comunidad bajo la guía de su Abad. Pero, en última instancia, es a través de la experiencia de los monjes que viven juntos en amor que el Espíritu habla a la comunidad.

Dios habla en todas partes, pero su mensaje es acallado porque la gente no tiene oídos para oír. Sus corazones están embotados por tantos ruidos.

No siempre pueden distinguir la Palabra de Dios de las simples palabras humanas. Permaneciendo cercano a las Sagradas Escrituras inspiradas en su oración privada y pública, el monje aprende a reconocer el eco de la Palabra de Dios en todas sus experiencias diarias, en la vida de los demás, y en los acontecimientos.

Permanece en silencio, no sea que la voz del Espíritu sea ahogada por su propio parloteo. Para guiarse, el monje tiene la tradición apostólica y la enseñanza de la Iglesia; y para ejemplo y ayuda tiene a sus hermanos con quienes él escucha al Señor.

Pulsar aquí para ir al texto completo

Esta entrada fue publicada en El Monje interior, formación monástica, Meditaciones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Impulsos del Espíritu

  1. LUIS dijo:

    CREO QUE TENGO VOCACIÓN DE MONJE, YA LE CONSAGRE 6 AÑOS DE MI VIDA A DIOS, DE MIS 20 MIS 26. ESTUVE EN UN MONASTERIO DE MEDELLIN, CIUDAD EN LA QUE VIVO, PERO SALÍ PORQUE MIS SUPERIORES CONSIDERARON QUE NO TENIA VOCACIÓN. ACTUALMENTE SOY DOCENTE DE TEOLOGÍA Y VIVO SOLO EN LA CIUDAD. ALGÚN ANGELITO QUE ME QUIERA ORIENTAR…PAZ

    Me gusta

  2. olga moreno dijo:

    DIOS nos habla en todas partes pero su mensaje no es escuchado porque estamos tan acostumbrados a los ruidos exteriores como interiores, dejamos pasar el mensaje del señor
    cuando nosotros aprendamos a silenciarnos interiormente entonces no pondremos atención al ruido exterior y nuestra oración sera escuchada y podremos escuchar lo que el señor quiere de cada uno de nosotros,
    san benito siempre decía”ora et labora” (reza y trabaja) hermanos hay que acostumbrarnos a la oración y ayuno para cercarnos a DIOS
    gracias hnos

    Me gusta

  3. derme dijo:

    gracias, muy esclarecedor del Espiritu del Silencio, Dios Espiritu Santo

    Me gusta

  4. Anónimo dijo:

    Siempre gracias.

    Me gusta

  5. HNO. BETOCUA dijo:

    PAZ Y BIEN, ANTE TODO BUENA SEMANA A TODA LA FRATERNIDAD, Y SIGO AGRADECIENDO TODO EL MATERIAL QUE SE NOS ACONSEJA REFLEXIONAR, MUY BUENO, ESTO ES UNA FORMA EN LA QUE DIOS NOS HABLA A PESAR DEL ACTIVISMO

    Me gusta

  6. ilovethelife dijo:

    Quiero abandonar la fraternidad y no se cmo.

    Date: Sun, 12 Aug 2012 14:19:11 +0000 To: jose_8-l@hotmail.com

    Me gusta

  7. esteban tucumán dijo:

    Dios habla en todas partes, pero su mensaje es acallado porque la gente no tiene oídos para oír. Sus corazones están embotados por tantos ruidos.
    No siempre pueden distinguir la Palabra de Dios de las simples palabras humanas.
    Abandonarse a la voluntad de Dios, cuando no se está seguro de que sea la que uno cree.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s